Enfermedad inflamatoria intestinal, por un intestino más sano

0

Hoy, 19 de mayo, es el día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Mas ¿sabe en qué consiste esta patología y qué consecuencias acarrea para la salud?

Como cada 19 de mayo, se conmemora a nivel internacional el Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, a fin de dar visibilidad, conciencia e inspiración científica de investigación a una patología que goza de gran importancia clínica.

¿Pero qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

Conocida también por la abreviatura de su nombre, EII, agrupa bajo su identificación médica a ciertas patologías inflamatorias de etiología multifactorial, como puede ser la colitis ulcerosa (CU) o la enfermedad de Crohn (EC).

¿Y por qué estas dolencias, precisamente? Por el factor común que las hermana, básicamente; es decir, por su capacidad para afectar principalmente el tracto intestinal de quien la padece, su tendencia a deteriorar severamente la calidad de vida de sus afectados, y el riesgo en sí que suponen para desarrollar cáncer colorrectal.

Así, la EII causa que partes del intestino se pongan rojas y se inflamen; su carácter crónico, además, implica que esta afección dure mucho tiempo, o que desaparezca a veces para reaparecer más adelante, en un repetitivo ciclo constante.

Dentro de la enfermedad inflamatoria intestinal se encuentran unas dolencias que han visto incrementadas el número de pacientes atendidos, así como su incidencia entre la población, conforme la sociedad ha ido progresando en los últimos tiempos, y así lo apuntan desde esta mirada inmunológica de la patología; siendo una ominosa guadaña presente sobre todo en países industrializados de Estados Unidos, el norte de Europa y Reino Unido; y en menor grado en las zonas más en desarrollo de África, Asia y Latinoamérica.

Las patologías más habituales que conforman las enfermedades inflamatorias intestinales son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, como ya hemos señalado. Y aunque comparten rasgos característicos e importantes, también tienen ciertas distinciones propias y relevantes que hacen que haya dos tipos de EII.

Así, mientras la enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, empezando por la boca y llegando incluso al ano, la colitis ulcerosa descarga su impacto en el intestino grueso, únicamente, alcanzando el colon.

Otra diferencia fundamental entre ambas es que la inflamación que provoca la enfermedad de Crohn lesiona toda la pared intestinal, al tanto que la colitis, en cambio, genera llagas en el revestimiento interno del colon, las llamadas «úlceras».

¿Cuáles son las causas y los síntomas más frecuentes de la enfermedad inflamatoria intestinal?

Actualmente se desconoce la causa exacta de las AII, si bien la teoría con mayor peso apunta a una combinación de factores inmunitarios, genéticos y ambientales; se baraja, asimismo, que tanto la dieta como el estrés pueden empeorar esta inflamación intestinal, aunque eso no los convierte en desencadenantes.

La enfermedad inflamatoria intestinal es hereditaria, generalmente, habiendo, no obstante, muchos pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal sin antecedentes familiares. Hablamos, en cualquier caso, de una patología que puede aparecer a cualquier edad, si bien tiende a diagnosticarse habitualmente en adolescentes y adultos jóvenes, tras los resultados de análisis de sangre, heces y radiografías.

A veces, incluso, se hace preciso recurrir a una colonoscopia o una endoscopia superior, o solicitar técnicas de diagnóstico por imagen para una mejor detección del AII, como puede ser la tomografía computada o la resonancia magnética.

En cuanto a sus síntomas más reconocibles, el consenso científico y médico señala que tanto la diarrea como el dolor abdominal constituyen los signos más frecuentes de la AII, seguidos de la fiebre, la pérdida de peso, la falta de energía y sangre en las heces. Estas patologías también pueden causar artritis, erupciones, dolor articular, afecciones oculares y hasta ciertos problemas hepáticos. Se dice, asimismo, que los niños con enfermedad inflamatoria intestinal no suelen crecer tanto como lo que viene siendo común en su edad, alcanzando la pubertad un poco más tarde.

¿Tiene cura?

No, aunque sí un tratamiento que palía, y mucho, las huellas de sus síntomas. El tratamiento médico de la enfermedad inflamatoria intestinal se administra a base de medicamentos, cambios en la dieta y, si es necesario, una cirugía. El objetivo de este tratamiento no es otro que aliviar los síntomas, prevenir la aparición de otros problemas correlacionados, evitar futuras crisis y, dentro de lo posible, aplacar la inflamación intestinal en sí.

Cabe señalar, asimismo, que los pacientes con AII tienen dificultades para obtener los nutrientes y las calorías necesarios, debido básicamente a la falta de apetito y a los problemas digestivos que padecen. Por ello deben beber líquidos en abundancia, consumir una amplia variedad de alimentos, y evitar aquellos que empeoran sus síntomas. Es muy normal, de hecho, que lleguen a necesitar suplementos de vitaminas y minerales, calcio o vitamina D; incluso fórmulas especiales que les ayuden a aumentar las calorías y mejorar la nutrición, especialmente en los menores aún en edad de crecimiento.

Decir, por último, que los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal se exponen aún más a acabar sufriendo cáncer de colon, debido principalmente a la inflamación crónica del AII. De ahí la importancia de someterse anualmente a una colonoscopia, desde los primeros 10 años de haber recibido el diagnóstico.

Es habitual, por otra parte, ver a los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal sufriendo ansiedad, depresión y problemas de autoestima, vencidos sobre todo por el pensamiento de no poder seguir haciendo las cosas que hacían antes, o de no poder seguirle el ritmo a sus amigos, y menos durante las crisis. Lo mejor, en estos casos, es acudir a un profesional de la salud mental, para que les ayude a aceptar su situación y su condición.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí