Unido a la humanidad desde hace siglos, el caballo es un animal que siempre ha resultado de gran utilidad en diversos ámbitos. Ahora también, gracias a su inteligencia y nobleza se ha transformado para ayudar a la formación de las personas con discapacidad. La equinoterapia, cuando se unen caballos y discapacidad.

La equinoterapia, también llamada “hipoterapia”, es un tipo de terapia que utiliza al caballo como sujeto para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad física, psíquica o sensorial, además de las personas mayores.

Esta actividad ecuestre se basa en la transmisión del movimiento del caballo hacia el jinete que debe adaptarse frente a los estímulos que produce el animal.

Mediante esta unión se produce una reacción sensorial, muscular y articular que mejora el enderezamiento de la espalda; desarrolla el equilibrio y la persona adquiere coordinación en los movimientos durante el paseo. 

Con este tipo de terapia novedoso, se obtienen beneficios importantes también por las propiedades físicas del caballo, que son transmitidas a quien lo monta; tanto por su volumen, como por su temperatura y por su forma rítmica de moverse estimulando en el usuario los músculos, las articulaciones, la piel y el equilibrio, produciéndole una sensación de relajación. 

La experiencia obtenida mediante estos paseos a caballo influye en el desarrollo de diversas áreas de la persona, convirtiéndola en una actividad muy enriquecedora que aporta beneficios que introducen mejoras en el ámbito físico como la estimulación del sistema sensoriomotor, desarrollo de la coordinación y disociación de movimientos, ejercita la musculatura, potencia la motricidad y la coordinación. Y en el ámbito emocional; mejora la autoestima, la seguridad personal, potencia el autocontrol y disminuye la ansiedad, entre otros. 

Aparte de la equinoterapia también es posible practicar la equitación adaptada, y es que son varios los centros hípicos que han mejorado sus instalaciones para abrir las puertas a un público nuevo y muy especial. Estos centros disponen de caballos entrenados para trabajar con personas con necesidades especiales, además de todos los utensilios necesarios par acomodar al jinete en el caballo.

Desde cojines especiales, a rampas adecuadas para que las personas con silla de ruedas puedan ponerse a la altura del caballo, e incluso una grúa que mediante el uso de arneses eleva al jinete para sentarlo encima del equino siempre con la ayuda de profesionales que ayudan a que el paseo sea una experiencia completamente segura. 

A lo largo del territorio español ya existen diversos clubs de hípica que prestan este tipo de servicios ofreciendo un plan de ocio inclusivo donde la accesibilidad se hace una realidad disponible para todas las personas. Disfrutar de un entorno campestre en contacto con la naturaleza y poder vivir la experiencia de conocer a los caballos y poder montarlos es una oportunidad que muchos pueden conseguir gracias al compromiso social de estos centros que hacen realidad la bella y ancestral práctica de montar a caballo. 

Enlaces externos de interés: 

Manos tendidas (Madrid): https://www.manostendidas.org/chipico.htm 

La Herradura (Sevilla): http://www.laherraduraactividadesecuestres.com/la-herradura-terapias-ecuestres/programa-ecuestre-de-integracion-de-jovenes-con-discapacidad/ 

Equinaria Educa (Madrid):  https://www.equinarea-educa.com/ 

Fundación Don Caballo (Barcelona): https://www.catalunya.com/centro-hipico-don-caballo-16-15001-149?language=es 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí