Hoy, con motivo del Día Mundial del Récord Guinness hemos querido conocer a Eric Domingo. Un joven deportista que ha logrado esta distinción en el maratón de Barcelona empujando la silla de ruedas de su madre Silvia que padece esclerosis múltiple (EM).

Fueron 42 kilómetros de recorrido en 2 horas, 53 minutos y 28 segundos, superando la marca anterior. Y fue también la consecución de un sueño: lograr que su madre cruzara la línea de meta como una campeona.

«En agosto mi madre enfermó por COVID y estuvo a punto de morir; así que cuando se recuperó nos pusimos un nuevo objetivo. Le prometí que antes o después tendría su reconocimiento como afectada por la esclerosis múltiple. Y logramos cumplir el objetivo», relata Eric Domingo para Prensa Social.

Pasado el coronavirus y el verano, fue dicho y hecho; pero se les planteaba un gran obstáculo: ¿cómo entrenar conjuntamente?

Una preparación exprés

«No podíamos entrenar juntos mi madre y yo. No hay zonas cerca de casa para ello. Así que yo me preparaba por mi cuenta, ya que corro seis días a la semana; y mi madre seguía con su terapia rehabilitadora», recuerda Domingo para nuestro periódico.

Tan solo tres semanas antes de la gran prueba madre e hijo participaron en la mini maratón de la Ciudad Condal, para medir sus fuerzas.

Y así fue como el pasado 7 de noviembre en la 42ª edición de la Zúrich Maratón de Barcelona, madre e hijo lograron inscribir sus nombres en el libro más famoso de los récords mundiales.

Aunque para Eric el mayor logro es la sonrisa de Silvia, su madre, de la que asegura: «siempre se emociona cada vez que cruza la línea de meta y siempre tiene la manía de darme las gracias, aunque no deba hacerlo».

Eric y Silvia en la línea de meta
Eric y Silvia en la línea de meta. Foto cedida por Eric Domingo.

«Cuando corremos somos felices. Ella me dice que siente que es libre, que parece como que no está en la silla y eso es felicidad pura. En ese momento nada nos preocupa. Solo correr y pasarlo bien».

Eric y Silvia: corredores de fondo

El objetivo de este atleta es dar visibilidad a la EM, una enfermedad crónica, neurodegenerativa y sin cura con la que su madre convive desde hace dos décadas.

Por esta razón, además de correr ha puesto en marcha la campaña «42kmcorrieEMdo», con EM de esclerosis múltiple, —apunta Eric— en la plataforma migranodearena.org.

Se ha propuesto recaudar 3.000 euros. De momento, ha conseguido la mitad. Este dinero irá destinado a la Fundación Esclerosis Múltiple para mejorar la calidad de vida de los enfermos y avanzar en la investigación de la enfermedad.

La historia de esta madre y su hijo enfrentándose con éxito a un maratón es el mejor modo de mostrar al mundo que la carrera contra la EM es también una prueba de resistencia.

Eric y Silvia, al margen de cualquier récord, son auténticos corredores de fondo.

Arantza Ostolaza

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí