Esclerosis múltiple: identifican el virus que causa la enfermedad

0

Se sabe qué es la esclerosis múltiple y los efectos que causa; y gracias a una reciente investigación, ahora también se conoce cuál es el virus que la provoca.

Con más de dos millones y medio de afectados en todo el mundo, de los cuales más de 50.000 residen en España, según la Sociedad Española de Neurología (la SEN), el reciente descubrimiento de la identificación del virus de la esclerosis múltiple promete mejorar a base de vacunas la prevención de la enfermedad, por un lado, augurando además una renovación de los tratamientos administrados, y todo a través del respaldo de fármacos antivirales.

Científicos de EEUU hallan el virus de la esclerosis múltiple

La enfermedad neurodegenerativa de la esclerosis múltiple surge como consecuencia de la infección por el virus de Epstein-Barr, o así lo afirman los científicos involucrados en una investigación realizada en la Escuela de Salud Pública de Harvard, en EEUU, cuyos resultados se difundieron el 13 de enero a través de la revista Science.

Un virus que, dicho sea de paso, está siendo investigado actualmente por la compañía de Moderna en un ensayo clínico que busca hallar la primera vacuna del mundo contra su infección, tal y como anunciaron el 20 de diciembre, basándose para ello en la tecnología del ARN mensajero y en la participación de 272 voluntarios de entre 18 y 30 años.

El estudio de Moderna se realizará en Estados Unidos y estará en activo hasta junio de 2023, y tiene previsto elaborar una vacuna que no sólo sea eficaz para prevenir la esclerosis múltiple, sino también las otras enfermedades originadas por el virus de Epstein-Barr, desde la mononucleosis y el linfoma de Burkitt o linfoma de Hodgkin… entre otras.

Pero la investigación en cuestión que trae a colación el virus de la EM consiste en un trabajo que, tras recopilar y analizar todos los casos registrados y diagnosticados de la enfermedad a lo largo de veinte años, tomando como muestra a más de diez millones de pacientes de Estados Unidos con dicha patología, pone ahora sobre la mesa la posibilidad de prevenir la esclerosis múltiple mediante vacunas, y a mejorar además su tratamiento, valiéndose para ello de fármacos antivirales.

Para Xavier Montalbán, neurólogo del hospital Vall d’Hebrón y director del Cemcat o Centre d’Esclerosi Múltiple de Catalunya, esta nueva identificación «es un avance muy importante que aportará energía a la investigación en esclerosis múltiple, para mejorar la atención a los pacientes y para evitar casos de la enfermedad en el futuro».

Hablamos de una enfermedad que suele iniciarse entre los 25 y los 35 años, generalmente, y cuyo rasgo más distintivo es la destrucción de la mielina, es decir, la vaina aislante que recubre los axones de las neuronas.

Como consecuencia de dicha degradación, las neuronas pierden capacidad de transmitir señales nerviosas, originando el desfile de los síntomas más comunes que forman parte de la carta de presentación de la esclerosis múltiple, véase los problemas de equilibrio y de coordinación, ciertos problemas de visión, un cosquilleo y entumecimiento en las extremidades, incontinencia urinaria y algunos trastornos del habla… por citar sólo unos pocos ejemplos.

¿Qué supone esta nueva identificación para el entorno de la esclerosis múltiple?

Para captar el alcance de este hallazgo del virus que provoca la esclerosis múltiple es preciso aclarar que, si bien varias han sido las investigaciones que, hasta ahora, han demostrado con anterioridad que la mielina se destruye por una reacción autoinmune, un proceso en el que el sistema inmunitario ataca las neuronas por error, aún hoy en día se desconocía precisamente la causa de este ataque autoinmune.

He aquí donde entran a relucir y subrayar los resultados arrojados por esta reciente investigación, ya que sus conclusiones aclaran uno de los mayores enigmas de la enfermedad, y confirman además al virus de Epstein-Barr como culpable, cambiando su señalización de sospechoso número uno a causante principal.

El virus de Epstein-Barr se transmite a través de la saliva, y es uno de los virus más comunes que pululan entre las personas, infectando los linfocitos B de los individuos; sí, esas células inmunitarias que producen anticuerpos.

La literatura científica coincide en que algunos de los anticuerpos que surgen a raíz de la infección se convierten en asaltantes de la mielina. Por lo que sí, la nueva investigación viene a aportar las pruebas que se precisaban para demostrar que el virus de Epstein-Barr es culpable en sí de la esclerosis múltiple.

¿Cuál fue el proceso de investigación?

Para la realización de su estudio sobre el virus causante de la esclerosis múltiple, los investigadores revisaron un auténtico océano de datos, pertenecientes a más de diez millones de jóvenes alistados en el Ejército de Estados Unidos, a los que es común extraerles sangre cada dos años. Gracias a ello, pudieron diagnosticar esclerosis múltiple a 955 de esos jóvenes que estaban en activo, militares que trabajaron entre 1993 y 2013.

Y si bien la mayoría de ellos ya habían contraído el virus de Epstein-Barr antes de enrolarse en el ejército, los investigadores identificaron 34 casos de personas que no habían contraído la infección en el momento de alistarse, de modo que pudieron verificar que se contagiaron posteriormente, llegando finalmente a desarrollar esclerosis múltiple, aunque más adelante.

Según los científicos implicados en el estudio, el tiempo medio transcurrido entre la infección y el diagnóstico oscila en torno a siete años y medio.

No obstante, por fuerza ha de haber otros factores que influyan en el origen de la esclerosis múltiple, tal y como observó Xavier Montalban; ya que de entre todas las personas infectadas por el virus de Epstein-Barr, sólo una minoría acaban desarrollando la enfermedad de las mil caras.

El consenso general de expertos señala al tabaquismo, la predisposición genética, la obesidad y el déficit de vitamina D como los factores de riesgo de esta patología, aseverando asimismo que los factores hormonales pueden ser otro grano de arena de la EM, a la vista de que las mujeres tienen el triple de riesgo de sufrirla, en comparación con los hombres.

¿Qué concluyen los resultados de la citada investigación? Que el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple es prácticamente nulo… si no se produce antes una infección por el virus de Epstein-Barr.

«La gran mayoría de casos de esclerosis múltiple están causados por el virus de Epstein-Barr», redactan en la revista de Science los investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard, añadiendo en el mismo escrito que «potencialmente se podrían prevenir con una vacuna adecuada».

Y es que el virus de Epstein-Barr no solo interviene en el origen de la esclerosis múltiple, sino probablemente también en la progresión de la enfermedad, según apuntan los investigadores escolarizados en Harvard, tras lo cual recuerdan que a dicho virus se lo ha localizado igualmente en neuronas dañadas de algunos pacientes.

Señalan, por otro lado, que los fármacos que se utilizan actualmente para tratar la enfermedad, médicamente denominados anticuerpos anti-CD20, actúan arremetiendo contra las células inmunitarias en las que se resguarda el virus.

Por ello, contar con un fármaco antiviral que ataque directamente el virus de Epstein-Barr podría obtener una mayor eficacia y unos efectos secundarios mucho menores, a juicio de los propios investigadores mezclados en el trabajo.

Lo que a su vez puede brindar «nuevas oportunidades de terapia», según sostienen William Robinson y Lawrence Steinman en un artículo de análisis publicado también en Science. «Ahora que el desencadenante inicial de la esclerosis múltiple se ha identificado, tal vez la esclerosis múltiple se podría erradicar», destacó el dúo de investigadores, pertenecientes ambos a la Universidad de Stanford, en EEUU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí