La Fundación CRIS contra el Cáncer ha puesto en marcha una campaña diferente bajo el lema «Investigamos, ganamos» en la que dos protagonistas, dos enfermos de cáncer, le hablan a la enfermedad mirándola de frente.

Cada vez son más los enfermos de cáncer que reclaman desprenderse de esa capa de heroínas o de la armadura de guerreros. No quieren oír hablar de batallas perdidas o ganadas. Es una enfermedad a la que hay que plantarle cara, pero porque no hay otra opción. Y esto es precisamente lo que relatan Pepe Monge y Monserrat Jiménez.

Pepe Monge de la campaña «Escúchame Cáncer»
Pepe Monge de la campaña «Escúchame Cáncer». Foto: CRIS contra el Cáncer©

El primero de ellos es paciente de mieloma múltiple y recibe tratamiento en la Unidad CRIS de Tumores Hematológicos en el Hospital 12 de Octubre de Madrid.

Así le habla Pepe al cáncer: «Escúchame cáncer, nunca te había esperado. Al principio me daba miedo pronunciar tu nombre, ¿por qué a mí? Pero me he enfrentado a ti y gracias a la investigación, te estoy ganando. Me siento más vivo que nunca, he recuperado mi vida, en la investigación tengo mi mejor arma».

Su compañera, Monserrat Jiménez, superó un cáncer de mama y creó el movimiento ‘Las Supernenas’, en apoyo a esta entidad que promueve la investigación de la enfermedad. También ella habla con su cáncer sin ambages.

«Escúchame cáncer, me has cambiado la vida dos veces, la primera me pillaste desprevenida. Pero una aprende, ¿sabes? A resistir, a plantarte cara, no has acabado conmigo. Ahora, me has hecho más fuerte, valorar más las pequeñas cosas, he vuelto a sonreír y confiar en la Investigación».

Montserrat Jiménez
Montserrat Jiménez, «Escúchame Cáncer».

La directora de CRIS contra el cáncer, Marta Cardona, confía en que esta campaña conecte con la sociedad y asiente la idea de la importancia de los avances científicos para el abordaje de la patología.

«Cuanta más investigación haya, más rápido se avanzará y se tendrán tratamientos más efectivos».

Al respecto, la entidad destaca que la investigación ha permito desarrollar tratamientos más dirigidos contra las células tumorales y que no afecten a las células sanas.

Así que en los últimos diez años la mejor selección de las terapias, la tendencia progresiva a una mayor personalización de los tratamientos o la irrupción de la inmunoterapia está logrando que en muchos casos se pueda evitar técnicas más invasivas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí