Una silla de ruedas, unas muletas o la necesidad de un perro guía no tienen por qué ser obstáculos para disfrutar de una de las experiencias de ocio más enriquecedoras y amplias: viajar. En España, casi todas las infraestructuras y la mayoría de los servicios relacionados con el turismo cumplen con los requisitos de accesibilidad.

Desde lo más básico, un transporte adaptado que garantice la movilidad, hasta una amplia oferta de actividades accesibles, pasando por la visita a museos y lugares de interés sin barreras, o alojamientos y restaurantes capaces de atender las necesidades de las personas con discapacidad. 

Transporte

Si viaja a España en avión, no tendrá ningún problema. Todos los aeropuertos de España ofrecen la opción de un servicio de asistencia para personas con movilidad reducida o con discapacidades mentales, auditivas o visuales de forma gratuita. En la página web de AENA puede consultar el formulario para solicitar este apoyo (disponible en español, inglés, francés y alemán), además de los puntos de encuentro y las especificaciones de cada aeropuerto. Un asistente le acompañará desde su llegada a la terminal, ayudándole en los procesos de facturación, controles de seguridad, embarque, desembarque y recogida de equipaje.

En los trenes de media y larga distancia, también puede solicitar un servicio de asistencia que Renfe (la principal operadora ferroviaria del país) ofrece a través del programa Atendo. Aunque encontrará que muchas estaciones de tren españolas están adaptadas para cumplir con los criterios de accesibilidad universal (rampas, refuerzos visuales y auditivos, ascensores, etc.), también tiene la opción de solicitar este acompañamiento personal.

En los viajes internacionales, puede utilizar el servicio Atendo si viaja desde o hacia países pertenecientes a la Unión Internacional de Ferrocarriles (UIC). Consulte la página web de Renfe (también disponible en inglés) para acceder a toda la información y datos de contacto.

Para las distancias cortas y especialmente en las grandes ciudades, el transporte público (principalmente metro, autobús, taxi y, en algunos casos, tranvía) suele estar adaptado para los viajeros con discapacidad. Por ejemplo, en Madrid alrededor del 70% de las estaciones de metro son accesibles (puede consultar la lista en la página web del metro), al igual que alrededor del 90% de las estaciones de metro de Barcelona.

Asimismo, los autobuses locales de ambas ciudades son 100% accesibles (consulte la página web de los autobuses de Madrid y Barcelona y tenga en cuenta que cada autobús suele tener plazas para una o dos sillas de ruedas). Si viaja a otras ciudades con redes de metro de más reciente construcción, como Valencia (Comunidad Valenciana), Palma de Mallorca (Islas Baleares), Sevilla (Andalucía), Málaga (Andalucía) y Bilbao (Euskadi), la accesibilidad también está garantizada.

Para moverse en taxi o en un coche de alquiler con conductor, lo mejor es descargarse algunas aplicaciones móviles o conseguir los teléfonos de atención al cliente de cada ciudad, para poder solicitar un vehículo adaptado.

Lugares de interés, alojamiento y actividades

Pero viajar es algo más que llegar a España y moverse por nuestros destinos turísticos. Para que la experiencia sea completa, las actividades de ocio, culturales y gastronómicas también deben ser universales.

Una buena forma de planificar las vacaciones es consultar la web «España es accesible», un sello que utilizan las instituciones españolas que trabajan con la Red Española de Turismo Accesible desde 2016 para homogeneizar los criterios que hacen que cualquier lugar o actividad sea accesible, ofreciendo así una guía realista, completa y con garantías para los viajeros con discapacidad.

En su web se puede filtrar por destinos turísticos, temática o tipo de discapacidad para encontrar toda la oferta de actividades, alojamientos, lugares de interés, playas y parques de ocio, entre otros, adaptados a cualquier necesidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí