Al menos ciento veinte mil personas están afectadas por un ictus cada año en España, un dato que sobre todo afecta a la franja entre veinte y sesenta y cuatro años. Por ello, el Ministerio de Sanidad junto a las comunidades autónomas han aprobado la actualización de la Estrategia del Ictus del Sistema Nacional de Salud, con el fin de prevenir, atender y rehabilitar a los afectados de modo que exista igualdad en todo el territorio español.

Hoy en día es la primera causa de discapacidad en España y una de las principañes causas de muerte.

Dicha estrategia publicada en 2009 estableció mejorar todos los niveles de atención sanitaria de esta enfermedad y ha sido actualizada en nuevas versiones en 2013 y 2021 haciendo hincapié en la reducción de la mortalidad a tal efecto por ictus en España.

Alrededor de 25.000 persona fallecen por haber tenido un ictus en España y actualmente se calcula que una de cada seis personas en el mundo padecerá un ictus a lo largo de su vida. En los últimos años se ha incrementado su incidencia en un 25% en edades comprendidas entre 20 y 64 años, si bien es más frecuente a partir de los 65 años.

En todo caso, tanto en el Plan Europeo de Acción para el Ictus 2018-2030 y el Plan de acción de la Organización Mundial del Ictus se considera que el ictus se puede prevenir y tratar de manera efectiva hasta en un 80/90% modificando los estilos de vida y los posibles factores de riesgo que lo provocan.

A posteriori los tratamientos de neurorrehablitación han disminuido notablemente la recuperación y han conseguido mantener la calidad de vida de las personas afectadas por el ictus. En ese sentido a partir de ahora se alinearán los principales objetivos recogidos en el plan de acción europeo para el ictus 2018-2030 y se abordará la complejidad de dicha enfermedad cerebrovascular desde una atención holística.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí