La Sociedad Española de Fitoterapia (SEF) afirma que no son lo mismo, a pesar de que sí tienen en común que el reino vegetal es una de las fuentes de los productos homeopáticos.

En el conocimiento cotidiano, términos como fitoterapia y homeopatía pueden entenderse como sinónimos, pero tal y como nos indica la Sociedad Española de Fitoterapia (SEF) ambas formas de medicina alternativa son diferentes. Es cierto que comparten el reino vegetal como fuente de sus productos, también otras características, pero en realidad la manera en la que operan es distinta.

Fitoterapia vs. Homeopatía / © Creación con fotos de pixabay.

Una de las principales diferencias es la procedencia de los productos que utilizan. La fitoterapia únicamente utiliza plantas para la elaboración de sus remedios medicinales. Mientras que la homeopatía, además de aprovechar las plantas, también añade otro tipo de ingredientes como pueden ser minerales (fósforo o arsénico blanco), productos animales (veneno de serpiente o de abejas) y productos sintéticos.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta para no confundir la homeopatía y la fitoterapia es la forma en la que cada una de las medicinas alternativas elabora sus productos. De hecho, en la homeopatía, habitualmente se diluye el ingrediente y, durante su preparación, a veces, también se puede exponerse a la luz solar o a rayos X.

Por el contrario, en la fitoterapia, los productos suelen consumirse sin una elaboración previa. Y es que muchas de las plantas se toman a través de una infusión. Si bien es cierto que también existen formas más parecidas a la homeopatía como pueden ser cápsulas o tinturas (macerar la hierba en agua y después se cuela sin diluir).

Cómo afecta al paciente

Esta diferencia nos lleva a otra de las cuestiones a destacar. En la homeopatía, el paciente, suele consumir un producto con una ínfima o nula concentración del compuesto activo. Mientras que en la fitoterapia, ocurre todo lo contrario al no tener una elaboración previa.

Todo ello nos hace poner en valor otra de las diferencias. Al tener una concentración del compuesto activo muy baja, el usuario de productos homeopáticos es menos probable que tenga efectos secundarios que las personas que utilicen remedios fitoterapéuticos. En cuanto a la probabilidad de que surta efectos benéficos, aumenta exponencialmente, como placebo, siempre en función de la credulidad del consumidor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí