El parque de atracciones Holiday World Maspalomas ha emitido a través de sus redes sociales un comunicado, después de que Esmeralda, la madre de un niño de 4 años con autismo e hiperactividad, se quejara a través de las redes sociales de que no se permitía el acceso a las atracciones del menor por cambios en la normativa.

Holiday World Maspalomas cuenta con atracciones para diferentes grupos de edad y, tras haber pagado su entrada y la de su hijo, Esmeralda se encontró con la sorpresa de que, en esta ocasión, ya que no era la primera vez que acudía a este parque de ocio, el menor no podría montarse en ninguna atracción por una nueva normativa vigente.

Según Esmeralda, el monitor del tiovivo para niños mayores de 2 años le informó de que su hijo no podía montarse en la atracción al peligrar su seguridad. La madre decidía entonces ponerse en contacto con el encargado del parque que le informaba de que no podían acceder a las atracciones por la nueva normativa adoptada.

Por ello, junto a otras madres se han unido en un grupo de WhatsApp, de “familias con autismo” para luchar por una mayor integración.

Comunicado oficial

Tras estos hechos, la dirección del parque de ocio realizó un comunicado oficial, el pasado 6 de julio, a través de sus redes sociales en el que aseguran que “las atracciones de Holiday World son máquinas, éstas tienen una peligrosidad intrínseca insalvable, deben usarse como el manual de su fabricante indica y como la Dirección de Seguridad y Riesgo del centro de ocio aconseja, por lo que estamos obligados legalmente a hacer cumplir las normas de nuestras atracciones para seguridad de todos nuestros visitantes y protección de su integridad física.”

Dicen, asimismo, que las normas de uso se endurecen en “función de la necesidad y dentro de las políticas de seguridad de la empresa que, de forma periódica, realiza análisis de riesgo en función de la complejidad y peligrosidad de cada atracción, actualizando los riesgos y las medidas correctoras y de protección de las atracciones, tendentes a conseguir y garantizar los máximos niveles de seguridad para nuestros clientes en aras de la excelencia en nuestro servicio”.

Aseguran, también que, en ningún momento, la empresa “ha negado el uso de las atracciones por mero capricho o por motivos subjetivos”, y que ha sido por motivos de seguridad y de protección física de los usuarios, “pues hay atracciones aptas y no aptas según qué condiciones físicas y/o psíquicas de las personas y hay otras atracciones infantiles que en las que no es posible que el progenitor acompañe al menor.

Por el contrario, sí hay atracciones infantiles que pueden ser usadas por el progenitor para acompañar al menor y cuyo uso se ha permitido.”

La empresa afirma que la seguridad “será siempre nuestra premisa, pues con la implantación de las correspondientes medidas de seguridad, nuestro objetivo es proteger en todo momento la integridad física de nuestros clientes y reiteramos que en ningún momento se ha negado el uso de atracciones por motivos de discriminación o de manera maliciosa, sino exclusivamente por motivos de seguridad.

Somos un centro de ocio inclusivo 100% donde se permite el uso de las atracciones a todos nuestros clientes siempre que sea seguro”.

La dirección del parque ha asegurado que la entidad es inclusiva al 100%. Sin embargo, lo primordial para ellos es garantizar la seguridad de todos y las condiciones que solicitaba la madre para que el niño accediera a las atracciones no era posible por la seguridad, tanto del menor, como de la madre.

Esmeralda sigue en la lucha por defender los derechos de los niños con algún tipo de discapacidad para acceder a un ocio saludable, no comprende que tras la reciente reforma del parque no se haya tenido en cuenta a este colectivo social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí