La Fundación Pequeño Deseo nació hace 22 años con el objeto de cumplir los deseos de niños con enfermedades graves o de mal pronóstico; muchos de ellos con cáncer. Como dice el lema de esta entidad «a veces cumplir el deseo de un niño es su mejor medicina».

Es una evidencia científica. Está demostrado que el cumplimiento de un deseo genera en el menor emociones tan positivas que tienen un efecto enorme en su bienestar y mejoría física.

La humanización de los hospitales es una de las batallas de esta oenegé.

«Apoyamos puntualmente actividades en los hospitales que hagan más llevadera la estancia en los mismos», aseguran.

Gracias a las donaciones y a la colaboración desinteresada de muchas personas las salas de oncología pediátrica se han llenado de color, de risas, de originales talleres y de visitas de personalidades famosas inesperadas, pero muy deseadas.

Se han cumplido ya 5.882 deseos a lo largo de estos 22 años. Sueños de todo tipo.

Desde el niño apasionado de los legos que sueña con construir un Castillo Medieval y que un día al salir del hospital recibe un paquete sorpresa.

Cartel de la Fundación Pequeño Deseo.
Fundación Pequeño Deseo. Foto: Fundación Pequeño Deseo©

«a veces cumplir el deseo de un niño es su mejor medicina».

Casos como el de esa pequeña fan de la cantante Lola Índigo. De pronto una enfermera le da un móvil y se encuentra con que su estrella favorita está en línea esperando para charlar con ella.

Esta Fundación nace en el año 2000 y tiene como labor social hacer realidad los sueños de estos pequeños con el fin de darles apoyo anímico. Si desea contribuir o hacer alguna donación tan solo debe seguir el siguiente enlace.

En una fecha tan especial como la de hoy, el Día Internacional del Niño con Cáncer, es importante no pasar por alto estos pequeños grandes gestos que logran apartar, durante unas horas, acaso un día, al niño y a su familia de la dureza a la que se ven abocados a enfrentarse a diario.

El cumplimiento de un deseo supone una inyección de combustible para seguir luchando. La ilusión es sin duda el mejor combustible para continuar el viaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí