Genotipo S/493Q, esa variante de Ómicron de alto riesgo biológico

0

Muchas son las variantes del SARS-CoV-2 que preocupan; de ahí el mecanismo de vigilancia y los proyectos que las investigan, como ocurre con el Genotipo S/493Q.

Comprender bien qué es el genotipo S/493Q, y captar cuál es la evolución de las distintas variantes del SARS-CoV-2 es una tarea ardua y bastante científica que, sin embargo, no resulta tan imposible de conseguir.

Y menos si se tiene al alcance de la mano toda la información recopilada por las organizaciones GISAID y NEXTSTRAIN y su detallado compendio de secuencias de este virus, extraídos de los diferentes centros centinela de todo el mundo.

Pero ¿qué es el genotipo S/493Q?

A fin de advertir sobre la presencia del Genotipo S/493Q y la aparición de una cepa de alto riesgo biológico asociada a su variante genotípica, ligada más específicamente al linaje PANGO B.1.1.529, de la variante Ómicron, este proyecto de tecnología de investigación Ixilka versa sobre la caracterización de este genotipo, su propagación, y cómo se diferencia dentro de la unión de Cov2-S/493.

El artículo divulgativo en cuestión fue publicado en ‘Research Gate’, aunque clasificado como una investigación sujeta aún a revisión de pares. No obstante, cabe aclarar, antes que nada, que, si bien los virus son entidades biológicas muy básicas, aquellos vinculados al ARN están expuestos a una gran selección natural, o eso se subraya en las conclusiones de esta investigación.

En sus líneas se llega a matizar, de hecho, que los descendientes con genotipos más adaptados a una mayor gama de haplotipos renuncian a una identidad específica… o al menos así ocurre con los que están dentro de la misma especie, que en este caso sería ACE2, recibiendo en el proceso una mayor capacidad replicativa, tal y como sucede con la cepa de Ómicron y su linaje PANGO B.1.1.529.

Una asignación que, sin embargo, puede mejorar o revertirse en variantes posteriores, sorprendentemente, logrando tanto una alta replicabilidad como una alta unión en diferentes células diana.

Es por todo ello que se dice que el genotipo S/493Q no solo cuenta con una cualidad de potenciación replicativa, que también, sino que además está implicado en la mutabilidad y obsolescencia del propio virus. Una característica que influye directamente en la capacidad de propagación del virus hacia diferentes órganos del mismo huésped, por un lado, y con las mismas se propague entre diferentes individuos, por otra parte.

¿Qué distingue entonces al genotipo S/493Q?

Que tiene una ventaja bastante competitiva y significativa respecto al resto de subvariantes de la cepa de Ómicron, lo que en términos de transmisibilidad significa una capacidad replicativa 70 veces mayor que las variantes anteriores, y así lo han puesto de manifiesto investigaciones como la realizada en su día por científicos de la Universidad de Hong Kong, en China.

En este sentido, no son pocos los investigadores que, tras analizar las secuencias reportadas hasta el momento sobre el genotipo S/493Q, han determinado que dicho genotipo es tan característico que hasta debe considerarse como una nueva variante de la propia Ómicron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí