Disponibles para instalarse en el ordenador o en el móvil, estos gestores de contraseñas le ayudarán a recordar sus claves y a reforzar mejor su privacidad.

Ni la fecha de cumpleaños, el nombre de la mascota o el título de una película sirven realmente como claves infalibles e inviolables; de hecho, es lo primero que intentan averiguar los ciberdelincuentes cuando buscan asaltar la privacidad de las personas. Por ello, nada como confiarse a los gestores de contraseñas, que se yerguen como la respuesta perfecta para evitar el uso de las contraseñas de siempre o, peor aún, olvidarse directamente de ellas.

¿Cómo funcionan los gestores de contraseñas?

Se trata de herramientas que, si bien no son nuevas, cada vez están consiguiendo más filiación entre las personas, empresas y entidades. De hecho, la Agencia por la Ciberseguridad de la Unión Europea recomienda su uso, ya que permiten al usuario utilizar una clave diferente para cada cuenta o página web en la que tenga perfil, refuerza su privacidad, y encapsula los datos privados y personales.

Disponibles para instalarse como programa en un ordenador o como aplicación en un dispositivo móvil, los gestores de contraseñas son bastante útiles porque evitan que se caiga en el recurrente y erróneo uso del nombre de un ser querido, fecha de cumpleaños u ocio favorito como clave en los sitios webs que alguien visita.

A base de cifrar las claves dictadas, estos gestores de contraseñas almacenan los datos de una forma segura y privada, volviéndolos ilegibles para otros programas, a la par que asocian cada una de las contraseñas al servicio que le corresponda, ya sea correo electrónico, banca digital, red social y etc.

Y si bien estas herramientas digitales también pueden sufrir ataques e intentos de romper sus códigos para extraer la información que contienen, poseen, no obstante, unas prestaciones de seguridad mucho más fuertes, dado que están basadas en un cifrado muy recio; es más, están preparados para cerrar rápidamente cualquier brecha abierta en su seguridad, por leve o pasajera que sea.

¿Lo mejor? Que los gestores de contraseñas suelen recomendar varias claves robustas, librando al usuario de tener que inventar cualquier secuencia que le pase por la cabeza. Así, echar mano de su tecnología no es nada difícil. Basta con crearse una cuenta online en sus portales para poder usarlas y sacarles partido, tras lo cual habrá que fijar una contraseña muy fuerte, a partir de la cual ya se podrá acceder al resto.

De hecho, la única contraseña que el usuario tendrá que recordar es la que permite entrar al propio gestor. A este respecto solo cabe añadir dos consejos: poner una clave de la que uno vaya a acordarse siempre, e intentar que sea aleatoria, pues cuanto más extensa y fortuita, mejor para esa ciberseguridad buscada.

Algunos de estos gestores de contraseñas son

LastPass, uno de los gestores de contraseñas más conocidos en la actualidad, instalable además en diferentes dispositivos, ya sea ordenador o móvil o Tablet. ¿Su éxito? La promesa que lanza para ayudar a rellenar formularios automáticamente, presentándose asimismo como un generador de contraseñas aleatorias y como una aplicación de monedero digital segura.

Esta herramienta de claves cifradas cuenta con dos versiones; una gratuita, la cual cuenta con casi todas las funciones más básicas de almacenamiento, prácticamente, y otra de pago, cuyos servicios tienen un abanico más amplio y jugoso, por supuesto.

En su versión gratuita, LastPass permite almacenar tanto contraseñas como números de tarjetas de crédito, apto para quienes desean guardar tal dato en su dispositivo. Un generador de claves que también propone nombres de usuario por cada cuenta, a fin de que una persona no tenga siempre el mismo nombre, use las páginas que use, ya que eso tampoco es nada recomendable.

En este sentido, esta herramienta también tiene una función de autocompletado que permite hacer ambas cosas, de modo que, si uno escribe los primeros números de la tarjeta, por ejemplo, la aplicación se encarga de rellenar el resto.

Otro de los portales que copa la lista de gestores de contraseñas recomendable es Dashlane, enfocada sobre todo en un servicio que brinda seguridad a cambio de registrar la menor cantidad de datos posible.

Está disponible para diferentes sistemas operativos, y se autoproclama un excelente «administrador de contraseñas para el hogar, los dispositivos móviles y la empresa».

Pero lo más llamativo de esta aplicación es que brinda al usuario la opción de elegir un “contacto de emergencia”, el cual podrá acceder a la cuenta propia, si fuera necesario, avisando al propietario cuando detecta que un servidor ajeno ha extraído datos personales.

Señalar, por último, que Dashlane pone precio al número de dispositivos asociados con la misma cuenta; así, un solo dispositivo es gratuito; si se quiere aumentar el número hay que pagar, aunque el precio apenas ronda los 3€.

Más versátil se muestra 1Password, el «gestor de contraseñas para familias, empresas, equipos», diseñado además para guardar tanto contraseñas como documentos y otras claves.

Adaptado a la versión de todos los navegadores conocidos o, como mínimo, los más usados, esta aplicación tiene una prueba gratuita de un mes, a partir de la cual pasa a costar tres dólares mensuales.

Digna de mencionarse en este listín de gestores de contraseñas es KeePass, cuya máxima particularidad es su servicio gratuito, de código abierto. Las únicas desventajas que presenta es su diseño, más complejo y menos cómodo que los arriba citados, pero esto se entiende al captar que es un poco más técnico, hecho más a medida de aquellos que dominen unos cuantos tecnicismos de la materia y, por ende, busquen una configuración de la seguridad más personalizada, tanto así que hasta permite al usuario elegir el tipo de cifrado que desea para sus claves.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí