Haber tenido varicela cuando se es pequeño puede hacer que ese virus se despierte y tengamos herpes zoster porque sigue latente y dormido en nuestro cuerpo.

Conocido popularmente como «culebrilla», la gran mayoría de la población desconoce si está o no vacunada. Una de cada tres personas de entre 50 y 90 años presentará un cuadro compatible con un herpes zóster a lo largo de su vida.

Debido a la debililtación del sistema inmune, el virus pierde la capacidad de estar controlado y debuta con un zóster punzante, un dolor agudo y una sensación de ardor muy especial. Tener esta patología supone que se sobreinfecten las lesiones hasta incluso tener complicaciones tales como ictus, sordera o afectación de fibras nerviosas.

De igual forma el haber tenido un herpes zóster no supone tampoco tener inmunidad para volver a pasarlo de nuevo. Si no está seguro de estar vacunado puede solicitar la misma en su centro de salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí