Identifican otros síntomas de la viruela del mono entre los pacientes del brote actual

0

Tras revelar nuevos síntomas de la viruela del mono en un pasado estudio, los investigadores han vuelto a señalar otros signos diversos a los brotes anteriores.

Tras cobrarse en España las dos primeras muertes por su causa en toda Europa, no sin antes dejarse declarar como Emergencia de salud internacional por la organización Mundial de la Salud (OMS), la viruela del mono sigue apostando mucho por confundir a médicos e investigadores y adoptar nuevas señalizaciones para la enfermedad que causa su infección, constatando con su divergencia que el virus sigue sin control.

Una huella diferente a las pasadas

Inflamación del pene, dolor rectal y dolor de garganta. Así se presentan los nuevos síntomas que la viruela del mono está adoptando en muchos casos del brote actual, llevando a los investigadores a proponer la conveniencia de que los médicos consideren que quienes muestren tales señales estén sufriendo una infección por Monkeypox, tal y como lo recoge un nuevo estudio, publicado en The BMJ.

Se trata de un trabajo científico que se ha adentrado en las huellas de la enfermedad por las regiones endémicas hasta identificar importantes diferencias en los síntomas de la viruela del mono entre el brote actual y los casos anteriores, una lluvia de resultados diferenciales con el que los investigadores esperan poder ayudar a los médicos a diagnosticar más acertadamente la enfermedad.

Para sus conclusiones, los investigadores se basaron en 197 casos de viruela del mono confirmados en un centro de enfermedades infecciosas de Londres, extraídos entre mayo y julio de 2022, llegando a describir en sus líneas a la hinchazón del pene y al dolor rectal como uno de los síntomas que más difieren de los brotes actuales de la viruela del mono con las señales de la enfermedad en anteriores olas de contagio.

En sus recomendaciones de prevención contra este virus, afirman que los pacientes que reúnan esas nuevas características clínicas deben ser «considerados para una revisión continua o para ser tratados en el hospital», adoptando la misma actitud de precaución y atención médica con quienes manifiestan dolor rectal severo o lesiones extensas en el pene.

El perfil de estos participantes coincide casi en su mayoría con los habituales rasgos médicos de la mayoría de afectados por el virus del simio; es decir que eran 197 hombres con una edad media de 38; de entre todos ellos, solo uno no se identificó como homosexual o bisexual, siendo que los 196 restantes admitieron que mantienen sexo con otros hombres.

Un perfil que casi no varía

Todos ellos, en cualquier caso, presentaban lesiones en la piel o en las membranas mucosas, generalmente en la zona perianal o en los genitales. Es más, el 86 por ciento de los pacientes reveló padecer de una enfermedad sistémica que afectaba a todo su cuerpo, siendo la fiebre, la inflamación de los ganglios linfáticos y los dolores musculares los tres síntomas más comunes que los aquejaban.

Asimismo, el 38 por ciento de los participantes desarrollaron síntomas sistémicos después de la aparición de las lesiones mucocutáneas, en claro contraste con los informes de casos existentes que sugieren que los síntomas sistémicos preceden a las lesiones cutáneas, aunque hubo un 14 por ciento que presentaron lesiones sin características sistémicas.

Por otra parte, los autores señalaron que tanto las lesiones solitarias como la inflamación de las amígdalas, dos síntomas que 22 y 9 de los participantes presentaron, respectivamente, no se conocían previamente como características típicas de la viruela del mono, de modo que podrían confundirse con otras afecciones.

De igual forma, el hecho de que solo uno de los participantes del estudio haya viajado recientemente a una región endémica, y que sólo una cuarta parte de los pacientes había tenido contacto conocido con alguien con positivo en la infección, confirma la transmisión en curso de la infección dentro del Reino Unido, en el primer caso, y plantea la posibilidad de transmisión por parte de personas sin síntomas o con muy pocos, en el segundo caso.

«La comprensión de estos hallazgos tendrá importantes implicaciones para el rastreo de contactos, el asesoramiento en materia de salud pública y las medidas de aislamiento y control de la infección en curso», en opinión de los investigadores, quienes también subrayaron la necesidad e importancia de seguir estudiando a la enfermedad, a fin de fundamentar las políticas de control y aislamiento de la infección, por un lado, amén de orientar el desarrollo de nuevos diagnósticos, tratamientos y medidas preventivas de la viruela del mono, por otra parte.

Entre los puntos flacos de la investigación que los propios autores reconocieron destacan ciertas limitaciones, siendo una de ellas la posible variabilidad de los registros clínicos, o el carácter observacional de los resultados y, cómo no, el hecho de que los datos se limitan a un solo centro.

Pese a todo, afirman que estos hallazgos confirman la actual transmisión comunitaria sin precedentes del virus de la viruela del mono que se observa en el Reino Unido y en muchos otros países no endémicos, siendo la corriente más repetida la aparición de la infección entre homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí