Joaquín Echeverría: los ojos de Ignacio, el héroe del monopatín

0

Joaquín Echeverría podría haber optado por sentarse a contemplar la escena del lamento. El inconmensurable amor que siente por su hijo Ignacio le lleva a hacer cuantos eventos, conferencias, exposiciones, ponencias, etcétera le sugieran porque su hijo sigue vivo aunque el asesino que le asestó varias puñaladas hasta acabar con su vida esté por ahí pululando. La memoria de Ignacio sigue entre nosotros cinco años después de su muerte.

Ignacio nunca lo dudó. Defendió a una mujer y fue reconocido por la mismísima Reina de Inglaterra, Isabel II, pero también por todos los españoles de bien que hablamos de él como el héroe que afrontó la libertad, la democracia, la vida. El 3 de junio de 2017 Ignacio pasó a ser un héroe porque los valores que le habían inculcado le hicieron defender a esa mujer.

Hace ya cinco años de su muerte y hoy está más vivo que nunca…

Don Joaquín, gracias por hablar con nosotros. Un honor poder contar con su presencia en Prensa Social. Queremos resaltar la mirada limpia de Ignacio y con él, el ejemplo del hombre íntegro, ese en el que se deberían mirar los jóvenes. ¡Qué testimonio, qué belleza y qué honor, señor Echeverría!

Prensa Social: ¿Cómo se encuentran usted y su esposa después de un lustro de ausencia?

Joaquín Echeverría: Estamos bien, lógicamente nos acordamos mucho de Ignacio y a veces nos emociona ver cosas que evocan su recuerdo, aunque siempre están presente esos recuerdos de él y de cómo era. 

P.S.: Cuéntenos, ¿cómo era Ignacio?

J.E.: Ignacio era una persona alegre, entusiasta y con un gran tesón, no era excepcional en ninguna habilidad, pero su capacidad de esfuerzo y de sacrificio lo hacían conseguir las metas que se marcaba.

P.S.: No olvidarnos de Ignacio cada 3 de junio es importante. Ustedes necesitan mucha fuerza para seguir manteniendo vivo su recuerdo y su memoria, ¿no es así?

J.E.: En realidad, nosotros queremos que se mantenga su recuerdo porque creemos que para muchas personas recordar a Ignacio y pararse a pensar en su conducta tanto en su vida como en el día de su muerte puede ser bueno para ellos, porque creemos que su bondad es ejemplar y puede ser un buen modelo a seguir.

P.S.: He leído que se ha propuesto una comisión para canonizar a Ignacio; es una preciosidad, se pretende esto. pero ¿es fácil?

J.E.: Hemos tenido conversaciones con autoridades de la Iglesia que nos han asegurado que podría iniciarse un proceso de canonización, pero ahora tenemos que trabajar para reunir testimonios de su conducta, de su vida. Su muerte es de sobra conocida, también lo es el reconocimiento público de su sacrificio y generosidad a la hora de su muerte. Pero son necesarios testimonios que acrediten sus méritos.

P.S.: Llamarle héroe o mártir es simplificar cuanto hizo. Él era mediador, un alma llena de luz, ¿verdad?

J.E.: Era un hombre bueno que se preocupaba por los demás y que defendía a las personas que estaban pasando un mal momento, fueran de la índole de estar sufriendo violencia, o humillaciones o necesidades. En situaciones extremas era capaz de intervenir a riesgo de su integridad o de su conveniencia. Intervenía cuando creía que lo justo no se imponía con coste en ocasiones grande para su vida, su confort o su futuro.

P.S.: ¿Qué fue de aquel monopatín? 

J.E.: El monopatín que utilizó para defender a las personas que estaban siendo apuñaladas en aquel atentado terrorista está en el Centro Memorial de Víctimas del Terrorismo de Vitoria. Lo acompañan una viñeta de Malagón en la que se cuajó la expresión: «Algunos héroes no llevan capa», y otra de Puebla en la que se ve a un joven con un monopatín entrando en el Cielo y al Rey Pelayo y a Blas de Lezo, con sus espadas en alto haciéndole pasillo.

P.S.: ¿Ignacio montaba mucho en monopatín?, porque muchos skateparks se llaman ahora como él, ¿verdad?

J.E.: Ignacio tenía una gran afición a practicar monopatín desde que tenía 10 o 12 años, el monopatín lo acompañó en todo momento, tanto en España como en sus estancias en el extranjero. Nunca dejó de practicar. Es cierto que han puesto su nombre en muchos lugares de practicar skate, muchos ayuntamientos les pusieron su nombre a sus instalaciones, supongo que en la idea, que yo comparto, de que los practicantes del skate lo consideran «uno de los nuestros«; y creo que para los jóvenes en general y también para los mayores, pararse a pensar en cómo era Ignacio y como se portaba es bueno, creo que es un buen modelo a imitar.

P.S.: En el Reino Unido se le ha reconocido y posee todas las distinciones, pero España ¿ha hecho lo mismo?, ¿le debe algo? ¿Cuáles han sido los reconocimientos que ha tenido a lo largo de estos años?

J.E.: En el Reino Unido le han dado la máxima condecoración civil de la Reina, la George Medal. Anteriormente los tres Cuerpos de Policía de Londres le habían otorgado su máxima distinción, creándose un precedente: nunca se habían unido los Cuerpos para dar estas distinciones hasta la muerte de Ignacio. Posteriormente los Cuerpos Superiores de Policía del Reino Unido también le concedieron su máxima distinción. Creándose de nuevo un precedente, porque Escocia nunca se había unido a entregar esa distinción y lo hizo con ocasión de reconocer el mérito de Ignacio.

Imagen cedida @RTVE

En España tiene la Gran Cruz del Mérito Civil, que supongo que es lo máximo a lo que se puede aspirar, la medalla que Las Rozas crea con motivo de dársela a él, la medalla de las Rozas de Madrid, la de la Policía Nacional. La medalla de la Federación Española de Patinaje, que solo la poseen algunos deportistas de élite y algún personaje público. El campeonato de España de surf de olas grandes se llama: «La Vaca Gigante — Trofeo Ignacio Echeverría», y un sinfín de atenciones y condecoraciones. Hay unas jornadas de seguridad internacional que llevan su nombre dentro de las actividades de la organización Seguridad y Cultura. También se le han publicado cientos de artículos dedicados a él y a su mérito. La universidad francesa de la Sorbona, donde hizo sus estudios, le concedió la medalla Richelieu.

P.S.: Una emoción tras otra y una muerte que ha servido para tanto, don Joaquín, qué grandeza… es una justificación más que de sobra y un bonito recuerdo que tienen ustedes para siempre. Nada lo devolverá aquí pero como padres, su hijo Ignacio es un ejemplo para muchas personas. Qué paz y qué honor, ¿no creen? ¿Es ese el significado de su muerte y los renglones torcidos de Dios?

J.E.: Yo he llegado a creer que Ignacio fue elegido por ser como era; si se necesitaba un ejemplo, y yo creo que hacía falta, de una persona ejemplar, convenía que esa persona fuera muy corriente, que sus méritos fueran fruto de su esfuerzo y no de haber nacido excepcionalmente dotado. Ignacio es un buen ejemplo porque todo lo por él conseguido es meramente fruto de su tesón y su propósito de ser bueno, y eso es imitable.

Siento que es así y por ello le doy gracias a Dios: por elegirlo y allanar su camino hacia el Cielo.

P.S.: En vez de salir corriendo, cuando Ignacio vio que iban a matar a esa mujer, él se lanzó a protegerla. Los valores están por encima de muchas cuestiones, pero ¿merece la pena? ¿Por qué esta sociedad no está comprometida? Pudo salir corriendo como otros y no lo hizo. ¿Qué le empujó, señor?

J.E.: Ignacio presenció griterío en la calle y carreras de personas que huyen; cuando él llega con la bicicleta, ve pasar a su lado huyendo a cuatro policías uniformados; él corre detrás de un quinto policía que va hacia tres terroristas, dos de ellos de pie y un tercero agachado en el suelo apuñalando a una mujer y tendido a su lado un hombre malherido. También se incorpora a la pelea un hombre vestido de calle. 

Ignacio se incorpora a la pelea, el policía uniformado cae malherido, el hombre vestido de calle también cae y él se mantiene en la pelea; aún no está herido, puede huir, pero no lo hace.

Se queda finalmente solo con tres terroristas, lo apuñalan, cae al suelo, donde es apuñalado de nuevo y muere desangrado. Las cuatro personas que estaban siendo apuñaladas cuando él se incorpora a la pelea están vivas.

En mi opinión lo que lo impulsa es la necesidad de proteger a los que lo necesitan, de ayudar a la Policía a evitar que haya más muertes.

Ignacio Echeverría

P.S.: Skate Hero, el musical, ¿qué ha supuesto para ustedes? Se representó el 11 de marzo en la cubierta de Leganés, ¿verdad?

J.E.: Los Cruzados de Santa María han tenido la generosidad de dedicar un musical a Ignacio, ellos hacen musicales periódicamente. Para nosotros ha sido emocionante y estamos muy agradecidos por la atención que han tenido con Ignacio y por tanto con nosotros.

Sus familiares queremos que siga presente porque eso justificaría su muerte, ya que esa muerte se puede convertir en algo útil, algo bueno y lo será si conocer su historia lo es para las personas. Este musical Skate tiene esa bondad, la bondad de conseguir que Ignacio llegue a más personas. Que más personas sepan que vale la pena ser bueno y portarse bien y por tanto algunas lo podrán imitar, sacando un fruto personal de su muerte.

El musical fue estrenado en Las Rozas el 5 de junio de 2021, con la asistencia del cardenal Osoro, el alcalde de Las Rozas y otras autoridades.

El 4 de diciembre se representó en Zamora en un acto convocado por el Obispado de Zamora, también asistió su obispo.

El pasado 11 de marzo se representó en la plaza cubierta de Leganés en funciones de mañana y tarde, por la mañana fundamentalmente para niños, alumnos de religión de diferentes colegios; y por la tarde para el público en general. Asistieron el obispo de Getafe y Monseñor Martínez Camino. Estos actos fueron con la convocatoria conjunta de las Diócesis De Getafe y la asociación de ayuda a víctimas del terrorismo 11-M.

Está previsto que se represente en Santiago de Compostela con motivo de la reunión de jóvenes europeos finalizando el año santo compostelano el 5 de agosto, en dos funciones, una en inglés y otra en español. Hay que darse cuenta de que el musical es interpretado por jóvenes que tienen sus obligaciones como estudiantes y no se pueden prodigar tanto como quisieran.

P.S.: Ignacio está homenajeado en distintos lugares de España. Nosotros nos queremos sumar a su recuerdo. Yo misma le escribí un obituario sin conocerle cuando murió porque me impactó mucho su acción. Sabe que le escucha, vamos a trasladarle algo.

J.E.: Ignacio sabe que yo estoy conforme con su decisión y como dice su madre: «estamos de acuerdo con lo que hizo, porque sabemos que lo hizo ejerciendo su libertad». 

La libertad es lo que diferencia al hombre del resto de la creación. Ignacio hizo uso de su libre albedrío, e hizo el mejor uso posible. Con motivo de esa actuación podemos decir como tantas otras veces: «bien hecho».

P.S.: ¿Qué les diría a los jóvenes de hoy en día?

J.E.: Yo les diría que miren a Ignacio y se den cuenta que ellos también pueden, que les puede parecer admirable lo que hizo Ignacio a la hora de su muerte, pero que la voluntad lo puede todo.

Pero el mérito de Ignacio no es solo el de ese día: el mérito es su modo de vida, en que cada día se esforzaba en ser mejor en todas las facetas que consideraba positivas; y que su esfuerzo, su tesón, sus ganas de hacer las cosas bien le permitieron adquirir una buena capacitación profesional con titulación universitaria, conocimiento de idiomas y un gran conocimiento de un área profesional. El esforzarse para ser mejor persona, para disfrutar de la vida y de los amigos y capacitarse profesionalmente vale la pena porque eso permitirá llevar una vida mejor, más feliz y más completa. En resumen,hay que ser bueno y ser útil a los demás y una de las facetas de perfección es capacitarse y ser útiles a la sociedad y a uno mismo.

P.S.: Muchas gracias, don Joaquín. Gracias por cuanto hace, usted también es un ejemplo en donde debemos mirarnos. Ignacio siempre estará presente en nuestra memoria; al menos, en Prensa Social o en dondequiera que yo pare. Descanse en paz.

Imagen cedida por don Joaquín. Ignacio con uno de sus familiares: la ternura de un gran hombre.
Ignacio Echeverría con su familia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí