Iván, un ucraniano con cáncer que necesita acogida

0

Con una hermana y un sobrino que ya han encontrado acogida en Torremolinos, Iván es un ucraniano con cáncer que lucha contra la enfermedad y ansía ser acogido.

Facebook ha vuelto a hacer honor de su apelativo como red social, y a convertirse en el medio perfecto para lanzar un llamamiento de ayuda y solidaridad. ¿El mensaje? Una petición de acogida en Málaga. ¿Por qué? En acogimiento a un joven ucraniano con cáncer que lucha contra esta enfermedad, mientras pide encontrar un rincón hogareño en algún rincón domiciliario de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Se busca techo y casa para un ucraniano con cáncer

Se trata de Iván, de 38 años; sufre un avanzado cáncer metastásico y admite estar necesitado de una acogida en Málaga. Tanto su hermana como el hijo de ésta, su sobrino pequeño, son la única familia que le queda, y ambos han conseguido que otra familia de Torremolinos los acoja.

¿qué es lo malo? Que en el domicilio no ha quedado sitio para él.

En España reside su única esperanza para poder tratar el cáncer que lo aqueja; el problema es que no cuenta con una casa y un techo bajo el cual poder gestionar la lucha por su familia y por su supervivencia, un hogar desde el que capear con sus seres queridos la crisis humanitaria que todos viven.

Lo cierto es que el ucraniano lleva tiempo en el país, incluso meses antes de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, debido a que España fue el único país que pudo dar un hálito de esperanza a su lucha contra el cáncer metastásico que padece, ayudándole a ganar tiempo, y todo gracias a cierto ensayo clínico, único en el mundo.

En un principio Iván contó con la ayuda económica de la familia que había dejado atrás, en Odessa, para poder costearse la estancia en España; tras la entrada de las tropas de Putin a fronteras ucranianas, empero, los suyos tuvieron que abandonar el país, dejando atrás a los padres, y añadiendo otra historia rota al capítulo de tragedias humanitarias del libro de sucesos de la guerra.

Ahora el ucraniano debe seguir su tratamiento sin poder contar con la ayuda económica de su familia, una lucha contra el cáncer en el que la certeza de saber que los suyos están bien no puede ser un consuelo a sus dolencias.

Es verdad que habla poco español, pero igual de cierto es que aprende deprisa y se defiende como buenamente puede, sin nunca perder la ocasión de agradecer toda la ayuda recibida hasta el momento.

Iván se muestra positivo, no pierde la esperanza, viviendo entre unas drásticas circunstancias que lo harán «famoso», tal y como bromea, pese a ser consciente de que no lo tiene nada fácil. Una actitud alegre que hace atisbar un poco la positiva personalidad que habita detrás del rostro del ucraniano, quien, hasta ayer, 11 de abril, solo tenía los ahorros suficientes para quedarse en un hostal hasta mañana, 14.

«Tengo muy poco dinero, pero puedo ayudar en lo que haga falta, hacer tareas del hogar, recados, pasear mascotas, acompañar a personas mayores o cuidar niños», se ofrece Iván en su texto de ayuda por la red social.

¿Qué busca a cambio? Solo un techo, una casa, un hogar, un rincón donde le acojan y donde pueda mantenerse cerca y en contacto con la familia que tiene aquí, su hermana y sobrino.

«Sé que casi todo el mundo prefiere acoger a mujeres. Lo entiendo perfectamente», escribió el ucraniano en su muro de Facebook, poniendo en palabras el relieve de la complicada y desesperada situación que vive. «Podemos hacer videollamada o quedar antes si no estáis seguros. También quisiera aclarar que soy gay, en caso de que consideréis esta información relevante».

¿Cómo ayudar a Iván?

Si usted está interesado en ayudar a este joven ucraniano, no dude en ponerse en contacto con él a través de la dirección de e-mail del grupo de voluntarios malagueños “sunflowersforaxarquia@gmail.com”, o directamente en su correo electrónico “topalov1ivan@gmail.com”.

Durante estos meses en España, Iván ha estado viviendo con un voluntario residente en Málaga, el cual pudo darle un techo durante un tiempo. Y hablamos en pasado, porque actualmente ya no es así.

Ahora duerme en un hostal, ya ha acudido a todas las asociaciones, pero ninguna ha podido resolver su situación y encontrarle una vivienda de acogida disponible. ¿Cuál es su esperanza? Encontrar pronto una alternativa que le permita seguir sonriéndole a todos los malos tragos que agrían su día a día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí