Jordi Sabaté Pons, insultado por Pilar Carracelas en Twitter: «por escoria como tú»

0

Este oficio de valientes ya no lo reconoce ni la madre que lo parió. En otro tiempo, la respetada prensa servía como servicio público para ser altavoz de situaciones, conflictos, reyertas, discriminaciones, injusticias; noticias en definitiva, esas que permitían remover conciencias y sacar a la luz lo que de otro modo hubiera estado silenciado. Hoy todo lo mueve la escoria, vayas donde vayas.

Y es aquí, en esta era de advenedizos en donde la prensa y en concreto, algunos profesionales que movidos por intereses políticos y financiados por el oro que los sostiene, se cambian de chaqueta —una cuestión inviable hace tiempo— y critican a cuantas personas promuevan con libertad lo que supone —en este caso concreto— vivir con una discapacidad y con la muerte en los talones: la ELA.

Jordi Sabaté Pons, quien amablemente nos concedió una entrevista el pasado mes de octubre, trabaja incansablemente en su canal de YouTube para concienciar acerca de esta enfermedad degenerativa que ya ha firmado su fecha de caducidad: la ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Mediante sus entrevistas y gracias al número de visitas, aporta cuanto gana a la investigación de esta cruel patología.

Entretanto se encuentra con una colega, una tal Pilar Carracelas quien cegada por su independentismo se permite llamar «escoria» a un hombre como Jordi.

Ahora vendrán los lamentos, las disculpas y las confusiones, porque cuando uno mete la pata y se visibiliza por dónde va, difícilmente podrá enmendar su error. La periodista nacionalista ha criticado a Jordi Sabaté, quien ha defendido al parlamentario, y pasan a ser todos escoria, término con el que se despacha esa persona que lleva a gala decir que ejerce este digno oficio.

No solo eso, sino que con saña ha referido que Sabaté Pons utiliza su enfermedad como una chaqueta, ante lo cual éste ha solicitado en su cuenta de Twitter que pida perdón a su padre octogenario, quien se ha sentido también ofendido cuando le ha increpado la desgracia de ser padre suyo. Numerosos tuiteros han denunciado sus prácticas y esperan a que sea expulsada de la red social.

Si no fuera porque en esta era del todo vale no pasará nada, el colegio de periodistas de Cataluña, la cadena para la que trabaja y la profesión entera deberían amonestarla, no sin antes airear cuanto hace contra las personas que, según leo al documentarme quién es esta «sujeta», es moneda de cambio habitual. En tiempos estudiábamos Ética y Deontología, una cuestión que hoy debe de sonar a chino. El precio de la fama supone que con tal de que hablen de ti, querida compañera, y que resuene el separatismo, todo sigue valiendo, y no.

A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga, «per escòria com tu…» osas decirle a un hombre postrado ante la vida. Cobarde; eres de quinta, compañera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí