La covid persistente genera su propia enfermedad cardíaca

0

La long covid está resultando ser un no acabar de males, una persistencia de mil caras ominosas, un descubrir constante de patologías asociadas o consecuentes.

Fatiga, dolor en el pecho, dificultad para respirar, palpitaciones y cambios en los latidos… Enumerar los efectos del Covid-19 en el corazón es un no acabar de sustos cardíacos, ciertamente, un problema al que se exponen entre el 10 y el 30 por ciento de esos pacientes que acaban desarrollando una covid de larga duración o long covid, caracterizada por persistir 4 meses o más después de la infección inicial.

La covid persistente, la nueva enfermedad cardíaca que pare al ‘síndrome de PASC’

Bajo el nombre de Post Acute Sequelae from SARS-Cov-2, es decir, ‘síndrome de Pasc’, los expertos han extraído recientemente una nueva clasificación que abarca el Long Covid, el Coronavirus prolongado, matizando que es una infección vírica que acaba en una enfermedad solo cardiovascular.

La primera voz de alarma la ha dado el Colegio Americano de Cardiología a través de su periódico oficial, el Journal of the American College of Cardiology, al difundir públicamente en la mentada revista un documento de consenso redactado y sellado por los expertos del corazón con los que cuenta la entidad, el cual crea un camino de migas para seguir y así hacer frente a los casos en que el Long Covid acaba involucrando al corazón y a los vasos sanguíneos conectados a dicho órgano.

¿El objetivo fundamental del informe? Aprender a manejar debidamente a los pacientes con esta específica afección, básicamente. Se trata de un documento que El documento está llamado a convertirse en una guía a seguir de todos los profesionales de la cardiología, tal y como subrayó la Sociedad Italiana de Cardiología (SIC).

Una entidad médica que, por cierto, ha incidido asimismo en la conveniencia de realizar una adecuada actividad física, por un lado, a fin de recuperar la vitalidad de antes y volver a sentirse bien; y en la importancia de someterse a un procedimiento de diagnóstico adecuado a la mínima manifestación de síntomas cardiovasculares, y más si recientemente se ha superado una infección de Coronavirus.

¿Cuáles son los síntomas de un long covid con síndrome de PASC?

El número de pacientes que han superado la infección del virus SARS-CoV-2 llevándose a casa una o varias afectaciones cardiovasculares es tal, que los expertos han llegado a la decisión de definir una nueva enfermedad, el síndrome de PASC, resultado de una covid persistente con secuelas constantes en el órgano vital encargado de bombear sangre al cuerpo.

Identificado a nivel cardiovascular, se habla médicamente de esta afección cuando las pruebas diagnósticas de los médicos señalan una verdadera enfermedad cardiovascular, o cuando tales pruebas detectan signos no patológicos, pero sí sintomáticos, véase taquicardia o dolor torácico, falta de aliento, dificultad para respirar e incluso intolerancia física y cardíaca al ejercicio.

El problema de esta intolerancia radica, desafortunadamente, en que tanto la fatiga como la reducción de la capacidad de ejercicio empujan más y más hacia una disminución de la actividad diaria, primero, y al consiguiente continuo reposo en cama, después, lo que a su vez desemboca en un empeoramiento de los síntomas, primeramente, unido además a una disminución de la calidad de vida.

¿Qué recomienda entonces la bibliografía especializada contra esta covid persistente generada cardíacamente?

El consenso de la literatura experta sobre este nuevo rasgo de la covid persistente apunta que es absolutamente recomendable realizarle al paciente una evaluación cardiopulmonar básica, y hacerlo además lo antes posible para así determinar si la persona necesita más atención especializada o incluso una terapia médica adaptada a su nueva condición sanitaria y cardiovascular.

Se dice, asimismo, que la ingesta de sal y líquidos también puede beneficiar a aquellas personas con long covid con síndrome PASC, explicando que son componentes que pueden llegar a ser útiles para combatir precisamente esos síntomas de taquicardia e hipotensión ortostática y etc.

Lo que está claro, eso sí, es que sigue habiendo hambre de estudios de seguimiento, haciendo énfasis en esos síntomas cardiovasculares que aparecen y persisten semanas después de la infección original. No en vano ya es de dominio profesional que el coronavirus tiene efectos negativos en el corazón y sus vasos sanguíneos, por lo que resulta esencial detectar cualquier anomalía cardiovascular, reaccionar a tiempo, y tomar la mejor acción que favorezca la estabilidad sanitaria de este órgano palpitante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí