La covid persistente revela su predilección por las mujeres

0

Siempre se ha sabido que las mujeres tienen más papeletas para desarrollar covid persistente, si bien nunca se había dejado claro en qué proporción… hasta ahora.

Entendida como un síndrome cuyas complicaciones persisten cuatro semanas después de la infección inicial, como mínimo, la covid persistente sigue revelando datos sobre su duración, porcentaje, consistencia y predilección.

El coronavirus de larga duración muestra su evidencia científica hacia lo femenino

En este sentido, los investigadores del equipo de la Oficina del Médico Jefe de Salud de la Mujer, adscrita a Johnson & Johnson, han revelado en una nueva revisión de estudios sobre la long covid que las mujeres son «significativamente» más propensas que los varones a sufrir esta patología.

Su análisis de datos refleja, de hecho, que el colectivo femenino que padece esta enfermedad es también más propenso a experimentar síntomas sustancialmente diferentes, alcanzando hasta un 22 por ciento. Así lo han difundido los propios investigadores del trabajo, en un reciente artículo divulgativo de la revista Current Medical Research and Opinion’.

«El conocimiento de las diferencias fundamentales entre los sexos que subyacen a las manifestaciones clínicas, la progresión de la enfermedad y los resultados de salud de la COVID-19 es crucial para la identificación y el diseño racional de terapias eficaces e intervenciones de salud pública que incluyan y sean sensibles a las posibles necesidades diferenciales de tratamiento de ambos sexos».

Pero ¿qué aporta esta investigación?

El presente trabajo es una de las pocas síntesis bibliográficas que detallan minuciosamente y por sexos las afecciones específicas que se producen con la covid persistente. Y es que, si bien son muchos los estudios que han examinado la enfermedad fijándose en las diferencias sexuales, el ingreso en la UCI, la hospitalización, el apoyo a la ventilación e incluso la proporción de la mortalidad, pocas han sido hasta ahora las investigaciones que se han concentrado en ver cómo las afecciones que causa el virus y los daños a largo plazo dejados en el organismo varían en función del sexo.

«Se han notificado diferencias de sexo en los resultados durante brotes anteriores de coronavirus», admitieron los autores, haciendo ver que «se podrían haber previsto diferencias en los resultados entre mujeres y hombres infectados por el SARS-CoV-2. Lamentablemente, la mayoría de los estudios no evaluaron ni informaron de datos granulares por sexo, lo que limitó las percepciones clínicas específicas por sexo que pueden estar influyendo en el tratamiento».

Para los investigadores, lo ideal sería, de hecho, que «los datos desglosados por sexo estuvieran disponibles, aunque no fuera el objetivo principal del investigador, de modo que otros investigadores interesados pudieran utilizar los datos para explorar las diferencias importantes entre los sexos».

Para su estudio de revisión, los científicos contaron con un tamaño total de muestreo de 1.393.355 individuos únicos, es decir, 1,3 millones de pacientes; y se basaron en artículos académicos sobre el coronavirus publicados entre diciembre de 2019 y agosto de 2020, y en ensayos sobre la Covid persistente difundidos entre enero de 2020 y junio de 2021.

Durante su trabajo, los investigadores observaron que las aquejadas de covid persistente presentan una variedad de síntomas que difiere del que generalmente muestran los varones. Ellas padecen problemas de oído, nariz y garganta, trastornos neurológicos y del estado de ánimo, fatiga, problemas gastrointestinales y reumatológicos y de la piel; mientras que ellos son más dados a sufrir trastornos renales, diabetes y trastornos endocrinos.

«Las diferencias en la función del sistema inmunitario entre mujeres y hombres podrían ser un factor importante de las diferencias de sexo en el síndrome COVID largo», apuntaron los investigadores, señalando asimismo que «las mujeres montan respuestas inmunitarias innatas y adaptativas más rápidas y robustas, que pueden protegerlas de la infección inicial y de la gravedad. Sin embargo, esta misma diferencia puede hacer que las mujeres sean más vulnerables a las enfermedades autoinmunes prolongadas».

La necesidad de un estudio adicional

El texto divulgativo de este estudio observacional sobre la prevalencia de la covid persistente subraya asimismo que existen ciertos factores complicados que merecen un estudio adicional. Uno de ellos es que las mujeres pueden tener un mayor riesgo de exposición al virus en determinadas profesiones, ya sea la enfermería o la educación, por ejemplo; y otro de ellos es que «puede haber disparidades en el acceso a la atención sanitaria en función del sexo», en palabras de los investigadores, lo que «podría afectar a la historia natural de la enfermedad, dando lugar a más complicaciones y secuelas».

Este equipo de científicos advierte, de hecho, que la disponibilidad de datos sobre la covid persistente desglosados por sexos es imperativa para garantizar que se aborden los resultados dispares en el curso de la enfermedad, y lo mismo debe hacerse con el análisis intencionado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí