La cuarta dosis para mayores de 80 recibe el sí de Sanidad

0

¿Quién diría que las vacunas contra la covid-19 llegarían a tener hasta una cuarta dosis? Parece lejano cuando Sanidad asentía ante el primero de los sueros.

La estrategia de vacunación contra el coronavirus continúa su campaña de administración en España en manos del Ministerio de Sanidad el cual ha autorizado recientemente la inyección de una cuarta dosis, especificando eso sí, que solo será inoculado entre las personas mayores de 80 años.

La importancia de reforzar a los más vulnerables

El pasado 6 de abril, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea de Medicamentos (AEM o EMA, por sus siglas en español e inglés, respectivamente) sembraron la semilla de si administrar o no la dosis extra a los mayores de 80 años, tomando como base de partida de esta postura los resultados extraídos a raíz del estudio de los datos sobre el mayor riesgo de enfermedad grave en este colectivo en concreto, así como la protección proporcionada por el nuevo pinchazo.

Tras aprobarla Francia e Italia, ahora España se prepara para sumarse a la estela de esta cuarta dosificación. De hecho, los técnicos de la Ponencia de Vacunas ya están preparando las nuevas pautas de la estrategia, acción que responde al aumento de casos por covid-19 en el país.

Y es que, en opinión de estos expertos, es preciso administrar la cuarta dosis de las vacunas del Coronavirus a aquellos mayores de 80 años, así como a quienes viven en las residencias, contabilizando así un total de 3 millones de personas que recibirán refuerzo farmacológico.

Esta cuarta dosis se convertirá en la segunda dosis de refuerzo, ya que las dos primeras eran para empezar la inoculación y para completar la pauta de vacunación; es, en cualquier caso, una inyección extra que ya se administra entre los pacientes inmunodeprimidos.

Los técnicos de la Ponencia de Vacunas son los primeros en admitir que estos son unos planes que corren mucha prisa, teniendo en cuenta sobre todo los últimos datos sobre la incidencia en este grupo etario, los cuales reflejan unos resultados nada buenos; y esto es un peligro en toda regla porque una infección puede suponer, para mucha gente incluida en este colectivo, un ingreso directo en el hospital.

El tema fue abordado por los representantes de las CCAA y del Ministerio de Sanidad durante el último Consejo Interterritorial, coincidiendo todos en administrarla lo antes posible. Por ello, los técnicos de la Ponencia llevan semanas trabajando en esta cuarta dosis, ultimando una estrategia que casi seguro será aprobada por la Comisión de Salud Pública esta misma semana o, a lo más tardar, la semana que viene.

Una incidencia que vuelve a dispararse

En los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad el pasado viernes, se refleja que la incidencia acumulada a 14 días entre los mayores de 80 años asciende actualmente a 731,31 casos por 100.000 habitantes; es decir, 70 puntos más que el pasado martes.

Un incremento que, dicho sea de paso, también ha tenido su rebote aumentativo entre aquellos cuya edad oscila entre los 70 y 80 años, llegando a subir hasta 50 puntos en apenas tres días; y pasando así de 531 a 583. La incidencia del grupo de los de 60 y 70 años es algo menor, de 40 puntos.

Otro dato que preocupa a la comisión de Salud Pública es que la positividad de las pruebas diagnósticas supera actualmente el 25 por ciento, una cifra que no ha dejado de subir clara y descaradamente desde hace tres semanas.

Son, en suma, incrementos de contagios por covid-19 traducidos en un ligero aumento de los ingresos hospitalarios, ya que ahora alcanzan el 5 por ciento de la ocupación de las camas por pacientes aquejados por coronavirus. La ocupación que no se ha visto alterada es el de las UCIS, sin embargo, ya que continúan entorno al 3,7 por ciento.

Resulta curioso constatar que esta situación de incidencia incrementada no es igual en todas las comunidades autónomas de España, siendo Asturias, Canarias, Extremadura y Castilla y León las regiones que mayor incidencia registran entre los mayores de 80, frente a la media a 14 días que notifican otras zonas del país.

De hecho, Asturias, la comunidad que más proporción de población mayor española guarda entre sus habitantes, reculó ante la entrada en vigor del fin de la prohibición de llevar mascarillas en los espacios interiores públicos, pidiendo esta misma semana que la población las siguiera llevando, más al tratarse de inmunodeprimidos, embarazadas y mayores de 60; un paso atrás que responde, sencillamente, al considerable aumento de casos positivos en las últimas semanas de entre este nicho poblacional, los más vulnerables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí