La movilidad según Cantinflas

0

*Rocío De los Reyes Machuca para Prensa Social

Que digo yo que si don Quijote y Sancho filosofaban a lomos de su jamelgo y de su borrico, y si Juan Ramón Jiménez se sinceraba con su Platero, una también podrá hacerlo cabalgando en su particular y fiel Rocinante: la silla de ruedas que me acompaña desde niña.

Y llego a la conclusión de que entre cabrearme o escogorciarme de risa, lo más inteligente es esto último. Lo más sensato y lo más divertido.

Sobre mi corcel con llantas he visto de todo con estos ojitos que me regaló mi madre, que estoy curada de espanto y me entrego abiertamente al choteo, invitándoles a ustedes a ello.

En una infausta ocasión no pude entrar en cierto centro comercial porque algún cargo directivo lumbreras había colocado, en la única rampa existente, un cartel prohibiendo la entrada. Prohibido. Como suena y por la cara baydeféis. Con un par. Sin que el guardia de seguridad dejara pasar a un Carmen por allí. Y las demás puertas con escaleras del tipo de la pirámide Uxmal en la Rivera Maya, imposibles de superar para una servidora. Prohibido.

De modo que una se hizo allí la preceptiva foto y, con cachondeo y mala lechecilla, la envié al periódico. ¿Querían guerra? Ahí llevaban el plato lleno.

Créanme que la prensa es mano de santo: al día siguiente la señal había desaparecido. Me escogorcio toa imaginándome al fulano retirando la cachondeable señal a toda prisa. De veras que me escogorcio.

Más heavy fue una plaza de parking de vehículos con la indicación «Reservada a DEFICIENTES». ¿Quién dijo miedo? Fotito y arreglado en cuanto que la madre que parió al inventor del letrero leyó mi artículo en el Diario de Sevilla. Imagínenlo, je, je, je… «Niño… ¿tú no trabajas en el garaje de Tito? Verás, he visto en el periódico que…»

O los cuatro hermosos escalones de la Torre del Oro, sin que el Ayuntamiento facilite una triste rampa de madera y de quita y pon para su uso por personas turistas con movilidad reducida. Cualquier día se me retuerce el colmillo y me hago allí un selfi con veinte cojos muy rubios y muy guiris, para dejar al Concejal de movilidad con las patitas colgando cuando nuestros caretos salgan en la portada del ABC. Me voy a hartar de reír.

Pero la mejor aventura sobre mi jaca, la mejor, la que se lleva el record Guinness de lo absurdo y lo surrealista en materia de accesibilidad, me la acabo de encontrar frente al Corte Inglés de la Plaza del Duque, el cortinglé para los amigos.

Resulta que por allí transita más gente que en el alumbrado de la Feria y, tras mucho insistir, el Ayuntamiento ha colocado (¡por fin!) una rampa junto a la parada del bus.

No, no canten victoria, que cuando la rueda deja de girar el tonto sigue sentado en la noria: en medio de la rampa, justo en la mitad, hay un árbol de los gordos, que parece invitarte a que te endiñes un cebollazo, sin protección en el parterre para dejarte allí los dientes de propina.

De ilusión también se vive. Y se ríe, claro. Porque hoy mismo soñé que el Alcalde, vacilando de cercanía al pueblo y tal, se calzaba mi silla de ruedas para demostrar que no es cierto lo que digo de que en temas de movilidad él está más perdido que un sordo en un tiroteo.

Ante una nube de periodistas se pone a chulear de que Sevilla no es el rally Paris-Dakar para las personas con movilidad reducida, qué va, y se abalanza hacia la rampa y ¡CRACK!, se pega un lechón contra la sophora japónica, mientras que sobrevuela el espíritu de Cantinflas, con los ecologistas talibanes pidiéndole una responsabilidad patrimonial por dejarse la dentadura hincada en el árbol y con esta que suscribe emulando a Chiquito de la Calzada … «¿Te das cuen ahora, pecador de la pradera?, ¿te das cuen, peaso de finstro

Y cuando el desdentado regidor increpa a sus asesores de urbanismo, pidiéndoles que solventen esa barrera arquitectónica, estos le responden lo que a una menda le han respondido mil veces, parafraseando al humorista José Mota: «Sí, claro. Pero hoy no. Mañana».

*Rocío De Los Reyes Machuca es Embajadora del Comité Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia en Andalucía (CEDDD – A). SEVILLA.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí