La nueva vacuna contra el VIH inicia su ensayo en humanos

0
Vacuna contra el sida (c) Commons.
Vacuna contra el sida (c) Commons.

La novedosa tecnología ARN mensajero, que abrió la puerta a la creación de los sueros anticovid, empieza ahora a luchar contra el VIH y otras enfermedades.

No son pocos los estudios científicos que se han aplicado en la tarea de encontrar soluciones contra el VYH, desde que la enfermedad del Sida hizo su entrada en vescena. Muchos han fracasado en su empeño, cierto, pero otros tantos sí lo han conseguido, razón por la cual han transcurrido más de cuarenta años de batalla al Sida, marcados todos ellos por un moderado éxito clínico. ¿el problema? Que aún persiste el estigma hacia este colectivo afectado.

Moderna avanza en su camino contra el VIH

Basada en la novedosa y revolucionaria técnica ARNm, y bajo el patrocinio de la farmacéutica Moderna, la nueva vacuna contra el VIH ha comenzado su siguiente fase experimental, esta vez dando a probar las primeras dosis a 3.800 voluntarios humanos, según anunció ayer jueves la propia compañía estadounidense.

Este medicamento contra el sida ve la luz gracias a la alianza del laboratorio de Moderna con el centro de investigación médico Scripps Research, y la International AIDS Vaccine Initiative (IAVI), una organización científica sin ánimo de lucro.

Se trata de un ensayo clínico que entra en Fase I tras conseguir prometedores resultados en ratones y primates, pasando por ende a contar con un pequeño grupo de personas voluntarias dispuestas a dejarse estudiar.

En su diseño, el estudio busca probar la hipótesis de que la administración secuencial de inmunógenos del VIH, esos estimuladores y potenciadores brindados por el ARNm, pueden inducir perfectamente a específicas clases de respuestas de células B y, a partir de ahí, guiar su maduración temprana hacia anticuerpos ampliamente neutralizantes, los abreviados bnAb.

Para entender esto último, hay que aclarar que precisamente la inducción de bnAbs es un objetivo principal de cualquier proyecto de vacunación contra el VIH; y en este sentido, el presente trabajo se yergue como el primer avance en ese proceso en concreto.

Cada una de las entidades involucradas en el proyecto puso su grano de arena desde la contribución de su sector. Así, IAVI y Scripps Research aportaron los equipos científicos que desarrollaron los inmunógenos que actualmente se están probando en el ensayo; Moderna, por su parte, se encargó de agregar su tecnología inventiva de ARN Mensajero, logrando con ello dar instrucciones a las células, incitando a éstas a fabricar proteínas contra el patógeno que origina la enfermedad del Sida.

«En Moderna creemos que el ARNm ofrece una oportunidad única de abordar necesidades críticas de salud pública insatisfechas en todo el mundo», aseguró Stephen Hoge, doctor y presidente de la mentada empresa de biotecnología. «Consideramos que este programa en asociación con IAVI y Scripps Research es un paso importante en nuestra misión de aprovechar el potencial del ARNm para mejorar la salud humana».

Por su parte, Mark Feinberg, presidente de IAVI, aseveró que «la búsqueda de una vacuna contra el VIH ha sido larga y desafiante, y contar con nuevas herramientas en términos de inmunógenos y plataformas podría ser la clave para lograr un progreso rápido y eficaz».

Un futuro prometedor para la humanidad

Esta vacuna contra el VIH contará en su nueva etapa con la participación de cuatro centros de Estados Unidos y 56 adultos sanos no afectados por el virus.

El grupo estará constituido por 3.800 voluntarios en total, sacados de diferentes centros colaboradores de la investigación, los cuales se hallan repartidos en diferentes países; España (con 250 participantes), Polonia, Argentina, Estados Unidos, Méjico, Brasil, Perú e Italia.

Según comunican los investigadores, las respuestas inmunitarias de los participantes se someterán a minuciosa examinación y escrutinio de detalle molecular, a fin de evaluar si se lograron o no las respuestas deseadas. Asimismo, se controlará la seguridad de estos voluntarios a lo largo de los seis meses posteriores al último pinchazo de esta vacuna contra el VIH.

Preguntado al respecto de este proyecto, Toni Poveda, director de la Coordinadora estatal de VIH y sida (Cesida) afirmó ante 20minutos que «este tipo de informaciones las acogemos con esperanza. El hecho de que los ensayos de una vacuna vayan superando fases siempre es una buena noticia».

Como antecedente del proyecto de Moderna contra el VIH se encuentra el ensayo de Janssen del año pasado, el cual arrancó su tercera y última fase en una iniciativa denominada Mosaico, una suerte de herramienta de prevención contra el VIH; un logro que ningún intento de suero antisida ha alcanzado en diez años.

En cualquier caso, tanto la vacuna contra el VIH de Janssen como la actual de Moderna simbolizan importantes aliadas de refuerzo a la hora de alcanzar el objetivo autoimpuesto de Onusida, consistente en acabar con la pandemia del Sida en 2030.

Por ahora, sin embargo, como eficaces herramientas contra el VIH sólo pueden proclamarse a la pastilla preexposición PrEP y a los antirretrovirales, ya que hacen de la carga viral del VIH algo indetectable, convirtiendo al propio germen en una ponzoña intransmisible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí