La OCU alerta del alto contenido en sal de algunos jamones cocidos

0

La sal es buena o poco saludable, según la cantidad que se ingiera; algo que la OCU ha subrayado al destripar el interior de diversos jamones cocidos en venta.

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), todo producto comestible que contenga más de 1,25 gramos de sal en cada 100 gramos es un artículo con contenido alto en sal. Conscientes de este dato, el nuevo estudio realizado por la Organización de consumidores y usuarios (OCU) a puesto en fila de abuso a 24 jamones cocidos extra envasados, tras el análisis de 25 marcas en total.

La alarma contra el abuso de la sal llega a los jamones cocidos de los supermercados

Así, la investigación de la OCU ha puesto de manifiesto que 24 jamones cocidos contienen más de 1,25 gramos de sal por 100 gramos de jamón, sobrepasando así el margen de “contenido alto” establecido por AESAN.

Según explica la organización, los jamones de categoría extra poseen una mayor cantidad de carne, en torno a un 82 y un 98 por ciento, aproximadamente; una cualidad que ciertamente resalta frente a otras categorías de jamón, especialmente aquellas que tienen un mayor contenido de agua, almidones, fosfatos y otros aditivos.

La OCU señala que entre las marcas analizadas solo hay dos que destacan por su buena relación calidad precio; se trata de productos de dos supermercados diferentes, reseñables por su buena valoración en higiene, por contener un 85 por ciento de carne, y por compartir una buena degustación.

Por otra parte, la organización de Consumidores ha aprovechado esta alta detección en sal de diversos jamones para advertir también de la subida de precios de estos productos en los últimos tres meses; un incremento situado en un 13 por ciento, actualmente, algo que la OCU cataloga de «extraordinario».

Más drásticos han sido los aumentos en las marcas propias, con incrementos que sobrepasan el 22 por ciento; algo que entre las marcas blancas no sucede, ya que apenas han subido un 2,5 por ciento.

Emprendiendo una marcha para salvaguardar la salud cardiovascular

En cualquier caso, ambas circunstancias, aumento de precio y alto contenido en sal, han empujado a la OCU a recordar a los usuarios compradores que existen alternativas más saludables al jamón cocido, así como a otras carnes procesadas; empezando por los lácteos y la fruta, presencia imperativa en cualquier dieta variada y equilibrada, dicho sea de paso.

Y es que el jamón cocido es un producto cárnico procesado que entraña riesgos para la salud, tanto por la sal que contiene como por el mayor riesgo de cáncer colorrectal que implica su consumición, tal y como alertó en su día la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual ha optado por recomendar que el consumo de este producto sea ocasional.

Con los resultados del nuevo análisis en la mano, la OCU ha reaccionado solicitando directamente a los fabricantes que reduzcan la cantidad de sal en sus jamones cocidos, instando a la par al Gobierno a que impulse el etiquetado ‘Nutriscore’.

Esta clasificación permite comparar a ojo y de un rápido vistazo qué productos, hermanos de una misma categoría, son los más saludables y, por tanto, los más recomendables.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí