La ONU expulsa a Rusia del Consejo de Derechos Humanos

0
El Comité de Naciones Unidas para los derechos de las personas con discapacidad condena al Estado por discriminar a un guardia urbano de Barcelona.
Asamblea General de las Naciones Unidas. Foto: ©Servicio de Fotografía de las Naciones

Rusia ya no forma parte del Consejo de Derechos Humanos, por votación de la ONU, pesea que 23 países mostraron su apoyo a Putin.

Tras una sangrienta invasión a Ucrania, más de un mes de conflicto bélico en las fronteras, y miles de muertos en ambos bandos, la Organización de Naciones Unidas llamó ayer a asamblea para votar el futuro de Rusia en la corporación. ¿Resultado? Las puertas del Consejo de Derechos Humanos que se abrieron y cerraron, poniendo de patitas en la calle al gigante soviético.

Continúan lloviendo piedras de sanciones contra el tejado ruso

Así, la separación de Rusia con la ONU se selló con 93 votos a favor, 58 abstenciones y 24 voces en contra.

La resolución de la ONU que votaba si expulsar o no a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas se celebró ayer jueves en Nueva York, su sede principal, propuesto para hablar sobre la invasión de Rusia a Ucrania en una sesión especial de emergencia de la Asamblea General.

Al frente de esta expulsión votada por el grueso de la comunidad internacional estuvo Estados Unidos, quien a estas alturas ya ha roto lazos comerciales con Rusia, como era de esperar, secundado por sus aliados occidentales, mientras que las acciones del régimen de Vladimir Putin recibieron el apoyo de gobiernos como China, Cuba, Corea de Norte, Irán, Siria o Venezuela… entre otros.

Para el régimen chino de Beijing, la resolución de la ONU no fue redactada de manera abierta, razón por la que su representante decidió votar en contra de la expulsión de rusia, afirmando que esta medida contra Moscú solo contribuirá a echar más leña al fuego.

Los países asiáticos fueron los que más en contra se mostraron ante este destierro de Moscú en los asientos de la ONU, con China, Corea del Norte, Irán, Kazajistán, Kirguistán, Laos, Siria, Tayikistán, Uzbekistán y Vietnam formando un grueso de oposición.

Desde África, nueve fueron los países que se negaron a apoyar esta expulsión, siendo Argelia, Burundi, Congo, Eritrea, Etiopía, Gabón, Mali, República Centroafricana y Zimbabue, dejando a Bolivia, Cuba y Nicaragua como únicos opositores de América, y a Bielorrusia y a la propia Rusia como únicos litigantes desde el viejo continente.

En la lista de abstenciones figuran Barbados, Brasil, El Salvador, Guyana, Méjico, Surinam, Trinidad y Tobago.

Críticas y más críticas

El representante de Rusia en la reunión, Gennady Kuzmin, criticó la iniciativa, como era de esperar, mientras que el portavoz de Ucrania, Sergiy Kyslytsya, no disimuló su aprobación.

«El proyecto de resolución que estamos considerando hoy no tiene relación con la situación sobre el terreno. Es un intento de EEUU de mantener el control total e intentar la colonización de los derechos humanos», aseveró el ruso, asegurando a renglón siguiente que «nuestra prioridad siempre ha sido la defensa y promoción de los derechos humanos. Rechazamos las acusaciones falsas basadas en hechos escenificados y falsificaciones ampliamente difundidas», remachó.

La medida es «extraordinaria», reconoció a su vez el embajador ucraniano en declaraciones anteriores a la votación, siendo que las acciones de Rusia van «más allá de los límites».

«La suspensión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos no es una opción, es un deber», dijo Kyslytsya. «Hemos escuchado muchas veces la misma lógica pervertida del agresor mientras mata a los ciudadanos de su vecino», remató el presidente del país invadido, no sin antes instar a Rusia a implementar las decisiones tomadas desde la Asamblea General de la ONU.

En tierra de nadie se alzaron con abstención las declaraciones del representante de Méjico, país conocido por su histórica política de no intervención, cuyo discurso se vio orientado hacia las proclamas: «incluso en medio de la guerra todos los canales deben mantenerse abiertos para encontrar una solución diplomática que devuelva la paz».

Consumada ya la expulsión, el canciller ucraniano hizo llegar su agradecimiento a toda la comunidad de la ONU que respaldó la decisión, afirmando a través de su cuenta de Twitter que «los criminales de guerra no tienen lugar en los organismos de la ONU a cargo de la protección de los derechos humanos», a lo que dio gracias a todos aquellos que «se pusieron del lado correcto de la historia».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí