En la mayoría de los hogares seguro que se oye «cuidado con la sal» a la hora de comer o de elaborar la comida. Es cierto que la sal es perjudicial para la salud, sobre todo para las personas con problemas de hipertensión arterial, retención de líquidos u otras patologías cardiovasculares.

Muchas veces pensamos que, si un alimento no está salado, no lleva sal; y quizá le echamos «un poquito más». Esto puede pasar cuando consumimos productos envasados, ya que el sabor de los ingredientes disimula el exceso de sal.

Disminuir la tensión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular e infarto de miocardio

La Organización Mundial de la salud (OMS) lleva años advirtiéndolo. Asegura que la mayoría de la población duplica la ingesta de sal respecto a los valores recomendados.

Hay que conocer los riesgos que puede conllevar ese exceso de sal. Como hemos apuntado anteriormente, contribuye a la hipertensión. También aumenta el riesgo de sufrir cualquier tipo de cardiopatía o un accidente cerebrovascular. Es asimismo peligroso para quienes padecen gota, problemas en el hígado, los riñones o la tiroides, y puede producir problemas en el sistema nervioso.

La recomendación de la OMS para el consumo diario de sal es de 5 gramos al día; de tal manera reduciremos en gran medida la posibilidad de sufrir las patologías mencionadas. «Disminuye la tensión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular e infarto de miocardio», señala la OMS.

Beneficios y propiedades de la sal

Pero no todo son contraindicaciones y no hay que ver a la sal como una enemiga, sino como una compañera de menú con la que hay que tener un poco de cuidado. No podemos demonizar a este aderezo tan importante en nuestra dieta, ya que también posee numerosas propiedades y beneficios para nuestra salud.

La sal ayuda al buen funcionamiento de los músculos y de los nervios. Equilibra los niveles de líquidos en nuestro cuerpo. También contribuye a una correcta digestión, al acelerar el proceso estimulando los jugos gástricos. Además, nos ayuda a mantenernos con energía y equilibra los niveles que necesitamos de potasio, calcio y sodio. Reduce la necesidad de insulina y estimula la producción de las hormonas que hacen que durmamos bien: la serotonina y melatonina. No hay que olvidar que su consumo es importante para mantener con buena salud nuestro aparato óseo evitando la pérdida de agua y sodio, con riesgo de osteoporosis.

Cómo controlar la ingesta de sal

Para conseguir que nuestra ingesta diaria de sal sea lo más correcta posible, es muy importante llevar una dieta saludable y equilibrada, además de ser conscientes de los peligros y los beneficios que tiene su consumo.

plato con alimentos saludabñes
Alimentos saludables para una correcta dieta. (C) Tododisca.com

La mejor opción para no excedernos con el consumo de sal es comer en casa productos frescos y aumentar en la lista de la compra fruta, verduras y legumbres.

Una buena idea para que los platos sean un poco más sabrosos en lugar de sosos es utilizar especias y hierbas aromáticas. Además de beneficiar nuestra salud, nos evitará tener que añadir sal a la comida.

Arantza Ostolaza

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí