Las subvariantes de Ómicron infectan el inicio del verano

0

Las subvariantes de Ómicron permanecen inmunes al buen tiempo del verano y transforman la temporada en el inicio de una nueva ola de contagios de virus corona.

Desfallecer, pero nunca dejarse eliminar. Tal parece ser la máxima del Covid-19, con ese círculo incesante de castigar con vigor para luego languidecer y renacer poco tiempo después. Y es que las subvariantes de Ómicron parecen proyectar otra nueva ola en el horizonte, justo a inicios del verano, época propicia al contagio, y precisamente cuando los registros de Sanidad apenas han terminado de exhalar los últimos contagios confirmados de la séptima ola.

El virus SARS-CoV-2 recurre a las cálidas temperaturas para volver a inyectar su infección

Una vez más y para no variar, el coronavirus ha puesto a España en alerta roja, con un disparo de contagios que amenazan con desatar la que sería la octava ola en el país. Un incremento de infección bastante desfavorable, pues coincide con el inicio del verano y el final del periodo escolar; lo que en la práctica significa más contacto interpersonal entre la población y, con ello, más peligro de que la situación empeore.

Tanto es así, que las últimas jornadas han estado marcadas por unos indicadores del virus que suben la presencia de las subvariantes de Ómicron de manera alarmante, o así lo reflejan los últimos datos del Ministerio de Sanidad.

Según estos registros oficiales, la incidencia acumulada en los mayores de 60 años —que, recordemos, es actualmente la única que se mide en la aún imperante etapa de vigilancia y gripalización del Covid-19— ha crecido bastante en los últimos días, situándose en los 102 puntos a fecha del pasado viernes. Hablamos de una incidencia que, dicha en otras palabras, está en los 755,21 casos por cada 100.000 habitantes a 14 días; una tasa de registro que no se veía desde el 24 de mayo.

Pero a este indicador le han bastado poco más de dos semanas para subir unos 200 puntos, aproximadamente, dejando muy atrás los 500 casos que marcan la línea del riesgo muy alto, según el semáforo Covid de Salud Pública.

¿A qué se debe este repunte de infecciones?

Madrid es, por ahora, la comunidad autónoma con más contagios registrados a nivel nacional en la última quincena, contabilizando 1.313 casos confirmados; cerca le siguen Canarias y La Rioja, cada una de las cuales supera los mil positivos por separado. Castilla-La mancha también refleja una positividad ascendente frente a esta nueva ola de Covid-19, algo de lo que Baleares y Extremadura también se contagian.

El platillo del lado contrario lo conforman Andalucía y la Comunidad Valenciana, las únicas CCAA del país que, por ahora, se mantienen por debajo de la barrera de los 1.000 notificados.

Y todo apunta a que las cosas irán a peor en las próximas jornadas, con nuevas tasas de ascensos de estas subvariantes de Ómicron, ya que actualmente la incidencia nacional a siete días se sitúa en los 419 casos; es decir, más de la mitad de la de 14.

En cuanto a la mortalidad, a finales de esta reciente semana se notificaron 195 nuevos fallecidos, elevando así el total de muertos confirmados por Covid-19 hasta los 107.799, mientras las urgencias llegaban a 749 atenciones el pasado lunes.

Una incidencia en crecimiento que, por descontado, tiene un notable reflejo en las hospitalizaciones; algo que llevaba desde marzo sin ocurrir, con pacientes covid que ocupan el 6,67 por ciento del total de los hospitalizados en España en este momento. Lo bueno, al menos, es que la ola aún no ha afectado a los cuidados intensivos.

En cuanto a las causas que explican esta reconquista del coronavirus por la salud de las personas, casi todos los indicios de Sanidad apuntan hacia las subvariantes de Ómicron, encabezados por los linajes BA.4 y BA.5, los cuales están remplazando al BA.2.

Al igual que sus antecesoras, estas cepas son mutaciones del virus SARS-CoV-2, con la salvedad de que escapan más fácilmente de la protección inyectada en las vacunas actuales; ni siquiera la tercera dosis consigue vencer en la pugna de poderes contra los cambios antigénicos que trae consigo cada dosis de estos sueros.

¿La buena noticia? Que por ahora no se han detectado grandes diferencias en la gravedad de los nuevos casos de este intento de rebrote del coronavirus y sus subvariantes de Ómicron, si bien no todo es categórico, y ni siquiera el último informe del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII)les atribuye a estos linajes toda la carga de esta incidencia disparada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí