Lenguas de comunicación

0

Estimada directora:

El castellano siempre fue la lengua culta en Cataluña. Como lo había sido el latín. Ya que ello permitía la interacción y el comercio con el resto de España y América y anteriormente con el Mediterráneo latino. A principio del siglo XX, fue más extendida aún. Muchas familias, especialmente entre la burguesía catalanoparlante, adoptaron para sus hogares y de forma natural esta segunda lengua de su territorio. Es de suponer que fue la lógica  facilitar a sus hijos la comunicación con un mundo más amplio.
Ahora parece que las autoridades catalanas se han empeñado en que los catalanes tengamos más dificultad de comunicación. Tal vez sea una reacción infantil. Por mucho que se empeñen, el mundo global se impone y tendremos que tender la lengua como instrumento de comunicación masivo. Además las nuevas tecnologías, la movilidad, internet y los medios audiovisuales le darán la puntilla. Tal vez el futuro nos lleve a que no sobreviva ni el propio castellano, por muchas subvenciones que le dediquemos. Lo que me atrevo a asegurar es que el futuro no va por localismos excluyentes.
Por mucho empeño que tuvo la Iglesia, el latín ya ha desaparecido. Solo se mantiene la cultura latina, pero no su lengua. Incluso en Italia se vieron en la necesidad —al no tener un idioma común— de inventar en el s. XX, el italiano actual, dada la imposibilidad de recuperar la lengua que nos fue común a todo el Imperio Romano.
La política no puede con la lógica de los tiempos, las personas ni la demografía. Menos aún, si son utilizadas como arma de confrontación y segregación de individuos libres.


Fernando López Clarós
Barcelona, 12.08.22

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí