Hace cien años nacía la mujer del clan Flores, porque mucho pescailla pero la que tiraba del carro era ella. Madre de tres hijos nunca pudo superar no haber podido con la droga que se comió la vida de su hijo Antonio quien se quitó la vida a los pocos días de ella fallecer.

«Como no me la metas en el bolso», le espetó a Pemán. Y en esos días de vino y rosas cuando la España franquista era libre de aquella manera, ella con los labios pintados de bermellón francés invadía los hogares de los españoles con la primera cadena y era el árbol que escondía el bosque. Porque los bosques se esconden tras las personas cuando en su grandeza dejan algo más que un baile sin igual.

«Jamás hubo nadie como ella…» Jesús Quintero.

Lola Flores hubiera nació un 20 de enero y hubiera cumplido cien años si la vida no se la hubiera comido a los 72. Su memoria permanece intacta como intactos los recuerdos y sus frases emblemáticas. Porque entre guasa y guasa metía unos rejones que espabilaba a propios y a extraños. Esa si que no se casaba con nadie y el empoderamiento actual era una zapatilla rusa al lado de su savoir faire, indiscutible, inimitable y único.

O aquello de: «perdón pero se me ha caído un pendiente. Ustedes me lo vais a devolver porque mi trabajito me costó…El pendiente íñigo no lo quiero perdé, por favó»

Ni cantaba bien ni bailaba pero en su libertad encontró el destino de lo que supone salir adelante. «Con estos mimbres saco a mi familia palante», decía. La guitarra del bailaor, su marío, tampoco mejoraba la escena pero ambos supieron ser ellos. Sin trampa ni cartón, porque fueron lo mejor del panorama musical español.

«Estaba por encima del bien y del mal» decía su hija Rosario en un documental; era Lola Flores, la mujer empoderada de los años de la represión. En «El coraje de vivir», otro documental biográfico que emitió Antena 3 en los años 90 llegó a confesar los «pipazos» con alguna amiga. La muy moderna contaba lo que otros callaban, pero es que ella era Lola Flores.

Sufrió violencia en sus propias carnes y supo qué eran los cuernos porque a pesar de su empoderamiento estaba casada y era para siempre. Hoy es el cumpleaños de La Faraona, si no sabes quién es, no sabes qué sucedía en España. La leyenda permanece, la mujer nunca murió.

«Si me queréis, irse…»

Lola de españa dixit.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí