Los internados por Covid-19 y daño cardíaco reingresan por complicaciones

Los internados por Covid-19 y daño cardíaco reingresan por complicaciones

0

Si algo caracteriza a la Covid-19 es que cuesta prever las secuelas que dejará en sus pacientes, más en aquellos vulnerables por sus enfermedades cardíacas.

Una de cada diez personas que tuvieron que ser hospitalizadas por Covid-19 y daño cardíaco vuelve a ser ingresada debido a complicaciones. Tal es el resumen de los datos de un nuevo estudio científico realizado por el Hospital del Mar, en Barcelona, el cual ha sido difundido frescamente en una reciente publicación de la revista internacional Journal of Clinical Medicine.

La Covid-19 es un indicador de daños cardíacos que genera hospitalizaciones y reingresos

El nuevo ensayo español determinó que un 12 por ciento de este tipo de pacientes son hospitalizados de nuevo y al cabo de relativamente poco tiempo o, peor aún, mueren en ese mismo período, frente al 1 por ciento de pacientes sin el mismo antecedente patológico enfrentándose a un panorama y destilo similar.

¿Por qué son importantes estos datos? Si bien hasta ahora científicos y especialistas habían relacionado este indicador de daño cardíaco con un riesgo de problemas de los pacientes durante su ingreso en un centro sanitario, las demostraciones del trabajo vienen a enfatizar que otro tanto ocurre en los pacientes que ya han recibido el alta hospitalaria, sin embargo.

En este sentido, la investigación apunta que 12 por ciento de los pacientes ingresados por covid-19 que ya padecían de daño cardíaco en el momento de su hospitalización acaban requiriendo volver a ser ingresados, empero, llegando a morir incluso en el primer año después de superar la enfermedad; unas circunstancias que solo concurren en el 1 por ciento de personas que no tienen esta patología o la desarrollan al infectarse del virus SARS-CoV-2. De ahí que entre las líneas del trabajo persista la recomendación de revisar con frecuencia y rutina los marcadores de daño cardíaco en sangre que lleguen a presentar los pacientes ingresados por coronavirus. ¿Con qué fin?

Para poder hacer un seguimiento esmerado de estos problemas a largo plazo, tal y como señalan en el ensayo; y a la vez también «para poder ayudar a guiar el tratamiento, el manejo intrahospitalario y el manejo posthospitalario, cuando el paciente reciba el alta», en palabras de Andrea Izquierdo, coautora del estudio y doctora adjunta del Servicio de Cardiología del barcelonés Hospital del Mar.

En beneficio de este trabajo, cabe detallar que los investigadores involucrados en su científica elaboración contaron con un año entero para comprobar la marcha de 86 pacientes pertenecientes a los hospitales del Mar y del Joan XXIII de Tarragona, los cuales habían ingresado por Covid-19.

Eran enfermos que acumulaban elevados niveles de troponina en su sangre, precisamente la proteína que se libera cuando se produce daño en el músculo cardíaco del miocardio, causando un infarto en el individuo.

A estos datos se le sometió a un careo comparativo con otros 86 pacientes de la misma edad y sexo y que, aun careciendo de la patología cardíaca, habían acabado ingresando por el mismo motivo que los primeros.

¿Qué se dedujo de esta comparativa?

Los resultados de esta fase del estudio revelaron que el primer grupo «reingresaban más y tenían mayor mortalidad durante el primer año de seguimiento que los pacientes sin el indicador de daño cardíaco en sangre«, según declaró la doctora Izquierdo, y eso a pesar de ser pacientes que «hubieran superado el covid-19 y hubieran regresado a casa.

De hecho, a la mitad de los pacientes que presentaban este elevado marcador se les sometió a pruebas tras seis meses de recibir el alta médica. Catas que, por cierto, sirvieron para comprobar que el corazón de aquellos que habían sufrido daño cardíaco presentaba paredes más gruesas, un factor relacionado más con sufrir hipertensión arterial que con el virus del Covid-19, seguramente.

Más aún; los investigadores destacaron que aquellos pacientes que acumulaban elevados niveles de troponina en su sangre tenían una situación de partida peor que las personas que no tenían este incremento, asociándole mayores comorbilidades, desde hipertensión arterial, hasta episodios de insuficiencia cardíaca, por no hablar de insuficiencia renal crónica.

Se trata de un colectivo al que «hay que seguir de forma más estrecha para evitar estos reingresos», tal y como ha apuntado Núria Ribas, jefa de sección de la Unidad Coronaria del Hospital del Mar, centro sanitario desarrollador del trabajo, abundando a su vez que los reingresos que necesitaron en cambio el 10,5 por ciento de los pacientes de este colectivo se produjeron por motivos no asociados con el Covid-19, dato que resalta especialmente frente al 1,2 por ciento del otro grupo.

Según Rivas, esta circunstancia convierte a los niveles de troponina en sangre en un «buen indicador de mal pronóstico a largo plazo en pacientes con covid-19, a pesar de haber superado la enfermedad y de forma independiente de la edad y el sexo».

Por su parte, Jaume Marrugat, otro autor del presente trabajo científico e investigador del IMIM, el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas, puso su énfasis resaltador en otro foco, afirmando que este recién desvelado indicador es bastante ventajoso, «dado que es una determinación relativamente barata y disponible en todos los hospitales», por lo que «hacerla en todos los pacientes con covid-19 que requieren hospitalización es factible», defendió, abundando asimismo que «ofrece una estratificación de riesgo no solo durante la hospitalización, sino también a largo plazo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí