Lupus: identifican la vía molecular por la que el estrés lo afecta

0

El estrés es una variante que altera notablemente a muchas patologías; entre ellas el lupus, con quien mantiene una vía molecular de lo más significativa.

Un equipo de investigadores, pertenecientes al Instituto de Medicina Genética de la Universidad de Hokkaido, en Japón, ha identificado recientemente un mecanismo molecular inducido por el estrés que afecta al LESNP, más reconocido como lupus neuropsiquiátrico; revelando así y con su descubrimiento una posible diana para un favorable tratamiento de la enfermedad, tal y como publican en la revista ‘Annals of the Rheumatic Diseases’ (ARD).

El lupus corre el velo de alguno de sus parámetros neuropsicológicos

Los investigadores, dirigidos por el profesor Masaaki Murakami, han sacado a la luz una nueva vía molecular que tiene a las proteínas de señalización celular en el cerebro como el centro de la explicación que justifica cómo el estrés afecta al LESNP a través de manifestaciones neuropsicológicas difusas.

Cabe aclarar, respecto a esta enfermedad, que el llamado lupus eritematoso sistémico (LES) es una patología crónica y autoinmune que afecta a todos los sistemas orgánicos del cuerpo, incluyendo en su sintomatología sucesos de brotes llamados periodos de enfermedad; episodios que se alternan con periodos de remisión, donde los síntomas son escasos.

El lupus eritematoso sistémico es, como todo lupus, una enfermedad rara; con la diferencia de que este tipo en concreto causa que el sistema inmunitario del organismo ataque erróneamente a sus propios tejidos sanos, sobre todo a la piel y a las articulaciones. Se trata de una dolencia que carece de cura, actualmente, con tratamientos que se centran más en prevenir los brotes y reducir a la par su gravedad y duración.

¿Su versión más grave y severa? El lupus eritromatoso sistémico neuropsiquiátrico, ya que afecta al sistema nervioso central, castigando tanto al cerebro como a la médula espinal.

No obstante, los investigadores se centraron más bien en estudiar el lupus neuropsiquiátrico con manifestaciones neuropsicológicas difusas (LESNPd), al que se le atañe muchas causas posibles, pese a que su patogénesis sigue siendo poco conocida. En este sentido, el interés de este grupo de científicos era sobre todo en los efectos del estrés, y más cuando se sabe que el estrés crónico tiene mucha responsabilidad en el desarrollo de muchas enfermedades autoinmunes.

Una revelación que pone al descubierto un tipo de lupus

Durante su trabajo, los investigadores realizaron diversos experimentos, tomando como modelo un conjunto de ratones que presentaban síntomas similares a los que se manifiestan con el LES, sometiéndoles a estrés por privación de sueño, con el fin de profundizar en los mecanismos moleculares inducidos por el estrés que podrían afectar al LESNP.

Como resultado de su esfuerzo, pudieron identificar que la CPM o corteza prefrontal medial del cerebro se activa de forma anormal; y es que al menos 509 genes de esta zona cerebral sufrieron un significativo efecto en su expresión, debido a la privación del sueño que sufrieron los ratones.

Lo que más observaron fue la regulación al alza de un gen proinflamatorio microglial vinculado a dos interleucinas, las llamadas IL12 e IL23, las cuales inhibieron los síntomas neuropsiquiátricos inducidos por el estrés.

Con su identificación, los científicos demostraron que el aumento de este par de interleucinas activaba las células microgliales de la CPM, ratificando en el mismo proceso que los niveles de IL12 e IL23 que están presentes en el líquido cefalorraquídeo de las personas con LESNPd eran más elevados que la mostrada por la gente sana, demostrando a su vez que la CPM de los pacientes con LESNP está atrofiado. Unos resultados que, por cierto, utilizaron como marcador de diagnóstico. De todo ello se deduce, por tanto, que los hallazgos de los modelos de ratón pueden ser aplicables a los seres humanos. En palabras de Masaaki Murakami:

«Al revelar el efecto de los efectos inducidos por el estrés en la expresión de la IL12 y la IL23 en el LESNPd, los hemos identificado no sólo como un marcador de diagnóstico, sino también como una nueva diana terapéutica para esta enfermedad».

Un beneficio vacunal para los pacientes con lupus

En otro orden de novedades, la revista The Lancet Rheumatology’ ha publicado recientemente un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman, de la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos, que también versa sobre el LES, haciendo énfasis eso sí en su exposición al virus SARS-CoV-2.

Según apuntan sus resultados, quienes reafirmaron su pauta completa con una dosis de refuerzo de la vacuna contra la Covid-19 por padecer lupus eritematoso sistémico, tienen aproximadamente la mitad de las probabilidades de sufrir una infección posterior por coronavirus.

Un hallazgo que debería tranquilizar a las personas que padecen LES, en opinión de sus investigadores, quienes advirtieron, eso sí, que es necesario seguir controlando a los pacientes con LES, a fin de poder determinar si existe algún nivel de «corte» de anticuerpos por debajo del cual este tipo de pacientes se vuelven más vulnerables a la infección por Covid-19. En palabras de Amit Saxena, reumatólogo y coinvestigador principal del estudio, «los resultados de nuestro estudio ofrecen a las personas que viven con lupus eritematoso sistémico la confirmación clínica de que las vacunas son muy eficaces para protegerles contra la Covid-19 grave, a pesar de su mayor riesgo de contraer la enfermedad».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí