Madrid alberga el parque hinchable más grande de Europa

0

¡Y la medalla al parque hinchable más grande de Europa es para… Madrid! O más bien para el municipio de Alcorcón, ubicado en la urbe de la capital española.

Creado por y para el disfrute de todas las personas, el parque hinchable de Alcorcón es el más grande de toda Europa, y se mantiene apto para todas las edades; prueba de ello es la diversión que promete y subraya, y las sesiones de música y DJ que ofrece cada noche.

¿Por qué visitar este temático parque hinchable?

Saltar, escalar y sortear obstáculos. El parque hinchable Big Jump Park, promocionado por la compañía  Oka Games, es la atracción que da la bienvenida a la localidad de Alcorcón, en Madrid, a la sombra de una gran carpa aparcada en el parking exterior del centro comercial de Tres Aguas.

Se trata de un súper parque con piscinas de bolas, abierto a todos los públicos y conquistador de todas las entradas vendidas en la taquilla, que debe su existencia a la gestión de Oka Games, precisamente la empresa que tiene extendida por todo el mapa costero de España 17 parques acuáticos para los amantes de flotar en el mar.

«Con la idea de buscar una línea de negocio que fuese anual, pensamos en montar algo que fuese terrestre», explica al respecto Jesús Montes, gerente de la entidad. «Y para no comprar un castillo pequeño, nos hemos ido a lo grande», sostuvo. ««La idea es que fuese el más grande del mundo, pero abrieron uno en EEUU».

Contentos por ser, al menos, el parque hinchable más grande de Europa, Big Jump Park tiene una extensión de más de 1.500 metros cuadrados, y guarda en su paraje la disposición de varias zonas que reflejan la diversidad de los gustos de los visitantes, cuyo conteo, por cierto, superó con creces los 15.000 personas, y eso solo durante el mes de enero.

¿De qué ofertas de diversión dispone esta atracción?

Así, el parque hinchable más grande de todo el viejo continente cuenta con una multisport repartida en dos porterías, una cancha con dos canastas y una red de voleibol. Lanza también una invitación a adiestrar el equilibrio; ¿cómo? mediante unos grandes dados con forma circular que incitan a saltar, intentando, eso sí, completar el circuito sin perder el ritmo ni caerse.

La atracción dispone asimismo de una zona denominada cuatro en raya, donde el juego de toda la vida y de nombre homónimo adquiere una versión particular, la exigencia de encestar las fichas.

A todo ello se suma, además, la promesa de adrenalina que emiten dos toboganes de tres metros de altura, con uno de ellos derrapando al final en una piscina de bolas; y la oferta de caída libre que el parque hinchable lanza a todos los visitantes, desde una de sus pistas, ofreciendo la oportunidad de experimentar la sensación de estar cayendo en el vacío.

Sin olvidar, por supuesto, el rocódromo, dotado de una zona de escalada de 5 metros, la carrera de obstáculos que zigzaguea por un circuito preparado para que dos oponentes se midan la capacidad y el aguante, entre saltos y movimientos esquivos con el que sortear objetos.

Al final de todo hay un pódium y un banco hinchable, donde aquellos que no quieren aventurarse pueden sacar una panorámica de la escena y esperar a que terminen de divertirse los hijos o padres o amigos o familiares a los que acompaña.

El entretenimiento servido en una plataforma flotante

El parque hinchable que ha convertido a Alcorcón en una parada obligada de los amantes de la diversión vivida en atracciones cuenta asimismo con una zona de zapatero,  taquillas donde mantener a salvo las pertenencias, un rincón de espera, y un espacio donde los pequeños que miden menos de un metro de altura pueden entretenerse haciendo manualidades, pues por la estatura no pueden entrar en el parque hinchable.

«Hay sesiones para todas las edades», en palabras del gerente Jesús Montes, quien a continuación pasa a explicar la disponibilidad del parque hinchable más grande de Europa.

Por las mañanas se acogen eventos privados con asociaciones y colegios, realizando con los escolares y demás miembros de las instituciones visitantes divertidas competiciones, dinámicas de grupo y carreras de obstáculos. De 17.00 a 21.00, mantienen abierto el parque para el público general.

Este parque hinchable cierra sus muros a los niños y reserva sus noches únicamente a los adultos, celebrando sesiones en el centro del recinto, en torno a una cabina de dj. Y desde el pasado jueves, 10 de febrero, estrenaron «las sesiones para universitarios», de 21.00 a 22.00, «con otro tipo de música y una ambientación más parecida a la de una discoteca», tal y como puntualiza Montes.

«Y los viernes y sábados ofrecemos sesiones Only Adults en dos turnos (de 21.00 a 22.00 y de 22.00 a 23.00 horas)». Oka Games no oculta sus intenciones con esta estrategia de entretenimiento no apta para niños. «La idea es que a futuro vengan djs conocidos».

Como colofón, Big Jump Park dispone también de una zona reservada para celebrar cumpleaños y cenas privadas, donde saborear además el servicio de los menús de las cadenas alimenticias de comida rápida de KFC y Domino’s Pizza.

Por cuestiones de contrato, Big Jump Park cerrará sus puertas ubicadas actualmente en Alcorcón a finales de junio, aunque desde Oka Games ya han admitido que la idea de abrir de nuevo el parque hinchable en otro punto de la capital es una opción que tienen sobre la mesa, igual que exportar su formato de diversión a otras grandes ciudades del país.

«Lo ideal es hacer la reserva online porque los fines de semana se llena».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí