La Comunidad de Madrid instalará unos códigos en las paradas de autobús para facilitar la lectura a personas con discapacidad visual.

Este dispositivo de lectura, que recibe el nombre de NaviLens, comenzará a instalarse a partir de noviembre en las paradas de autobuses con las que cuenta el Consorcio Regional de Transportes (CRTM).

Pero ¿cómo funcionan los códigos NaviLens?

Los marcadores NaviLens suponen un nuevo concepto ya que, a diferencia de otros códigos como los QR o los tradicionales códigos de barras, las etiquetas ddTags pueden ser leídas hasta doce veces más lejos que los anteriormente citados. Además, realizan un barrido angular de hasta 160 grados con una capacidad de lectura ultrarrápida.

Es un sistema de señalización pionero que funciona mediante una aplicación gratuita que permite a las personas con discapacidad visual obtener datos a una considerable distancia de las paradas de autobús.

Los usuarios, mediante pequeños movimientos de su Smartphone, podrán obtener la información sobre el transporte público, las instalaciones y los posibles obstáculos con los que puedan encontrarse.

Cabe señalar que el pasado verano en Alcobendas, se instaló el primero de estos códigos, para continuar en San Sebastián de los Reyes, Tres Cantos y Colmenar Viejo.

Próxima parada: la accesibilidad total

De esta manera, se proseguirá con su implantación hasta alcanzar una cobertura total de la red de paradas de autobús.

El objetivo del Gobierno autonómico es colocar aproximadamente 1.500 dispositivos al año, hasta cubrir los más de 7.300 espacios de estas características, distribuidos en los 179 municipios de la región.

Este sistema ha sido aprobado y validado por la Fundación ONCE e implantado también en otros lugares como el Metro de Nueva York.

El plan de instalación se llevará a cabo tanto en las marquesinas ya existentes de los modelos de paradas Enthoven II y Renovada, así como en los nuevos modelos a implantar (Enthoven III) y en los nuevos postes a instalar.

La Comunidad de Madrid ha sustituido en dos años más de 200 marquesinas de autobús por otras nuevas más modernas y adaptadas a personas con discapacidad.

El objetivo de esta iniciativa es sustituir en cinco años 500 paradas urbanas e interurbanas por otras nuevas.

Además, tanto en las 2.500 marquesinas restantes de la red como en los 5.000 postes de autobús existentes en la región se están realizando una serie de mejoras encaminadas a mejorar la accesibilidad, modernizar su estética y facilitar su mantenimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí