A lo largo del día de ayer, unas 500 personas recorrieron las calles de Madrid en una manifestación en favor de la visibilidad de los problemas de salud mental convocada por la Federación Salud Mental Madrid (UMASAM).

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental 2021 la marcha recorrió el paseo del Prado y llegó hasta la Puerta del Sol para concienciar sobre la necesidad de políticas para paliar las desigualdades que provocan los problemas de salud mental.

«Menos medicación y más atención»

La manifestación se detuvo unos momentos frente al Congreso de los Diputados donde se lanzaban proclamas como: «menos medicación y más atención» o «atar no es cuidar».

Marcha Salud Mental en Madrid frente al Congreso de los Diputados.
Imagen de la marcha por salud mental frente al Congreso. Imagen de Twitter UMASAM

Las reivindicaciones de los manifestantes se centraron especialmente en la demanda de una sanidad pública que cubra las necesidades de los pacientes con problemas de salud mental.

Reforzar la inversión en este sector es una de las herramientas necesarias para frenar esta nueva pandemia invisible, según la federación madrileña. 

Cada año en España se cuentan más de 3.000 suicidios al día, una cifra que respalda otro de los pilares de la manifestación: crear un plan de prevención de suicidios completo que incluya atención 24 horas y un teléfono de tres dígitos.

Otra de las demandas fue la presencia pública en este ámbito sanitario, haciendo hincapié en la desigualdad económica y social como factor agravante de los problemas de salud mental hasta tres veces más propicios en personas con una renta baja.

La marcha también quiso poner en relieve el trabajo del movimiento asociativo y revindicar que la salud mental es un derecho necesario

Por su parte, el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y Dependencia (CEDDD) se sumó al espíritu de estas reivindicaciones recordando que la salud mental «sigue siendo la gran olvidada de las políticas sanitarias».

Mientras sigamos sin una ley nacional que acabe con las desigualdades por territorios y garantice un mínimo de inversión, será imposible cumplir el objetivo Salud y Bienestar (ODS3) de la Agenda 2030, aseguran desde el CEDDD.

En un gesto simbólico por iluminar la problemática de la salud mental en nuestro país, la jornada finalizó con el encendido de luces con los colores del movimiento asociativo por la salud mental, verde y amarillo, de algunos edificios emblemáticos de la capital como la Fuente de Cibeles, la Real Casa de Correos, sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid, y la sede de Fundación ONCE.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí