Mejore la seguridad del correo electrónico con estos consejos para su cuenta

0

Hablar de la seguridad del correo electrónico es aprender a proteger su cuenta contra el correo no deseado, el malware, los ataques de suplantación de identidad o phishing y otras amenazas malintencionadas.

Actualmente, el correo electrónico constituye una de las bases principales para operar en Internet, al menos con seguridad, lo que implica disponer de una cuenta de e-mail que sea fiable, dado que supone un nexo de comunicación indispensable para la actividad, al menos en lo que al movimiento digital y en la red se trata. Aunque también es precisamente esa cualidad lo que convierte al e-mail en un blanco apetecible para los ciberdelincuentes, quienes buscan acceder y obtener información sensible, primero, y emplearla en diferentes fines poco lícitos y dudosos, después.

¿Pero qué es exactamente la seguridad del e-mail?

Se trata de una práctica preventiva en defensa del correo electrónico, orientada a ahuyentar todo lo posible los ciberataques, por un lado, así como la protección contra la apropiación de cuentas y, cómo no, también la privacidad del contenido de los propios e-mails. Después de todo, la seguridad del correo electrónico es multidimensional, y no en vano se suele decir que puede requerir varias y diferentes capas de protección, tal y como apuntan desde este portal de soporte.

La buena noticia, no obstante, es que es posible dotar de auténtica seguridad a las cuentas de correo electrónico propias, ya sean personales o de trabajo, si bien es preciso cumplir al pie de la letra con una serie de consejos y recomendaciones. ¿El problema? Que muchas de ellas tienden a ser desoídas por los usuarios, aun cuando seguirlas resulta un buen método para intentar ahuyentar numerosos problemas a futuro, sobre todo aquellos relacionados con las estafas y/o con las invasiones a las susodichas cuentas.

De este modo, y teniendo en cuenta que el correo electrónico puede ser una fuente de malware, es justo señalar que blindar la seguridad del e-mail es muy importante, aun cuando uno crea que nunca le va a pasar… hasta que pasa. Y sí, uno puede recuperar su cuenta de correo tras un robo virtual, pero el proceso es complicado y más que tedioso y desde luego estresante. ¿Solución? Actuar a tiempo y evitar verse en esa situación. ¿De qué manera, exactamente? Siguiendo estos pequeños consejos, sin ir más lejos.

Estas son algunas formas de gozar de una cuenta de correo electrónico más protegida

La primera de estas pautas pensadas a reforzar la seguridad del e-mail pasa por emplear siempre contraseñas únicas, calzadas a cada cuenta y dotadas de cierta complejidad. Caer en la tentación fácil de poner la fecha de nacimiento, el cumpleaños de un hijo o pareja o hermano o el nombre de una mascota es un grave error, sencillamente.

En este sentido, cambiar la contraseña periódicamente o cada cierto tiempo también es otro método útil para mejorar y blindar la seguridad del e-mail, dado que una misma y eterna contraseña, por más segura que uno la crea, no es una efectiva garantía al cien por cien de la protección de la cuenta.

Por otra parte, activar las verificaciones de seguridad es un auxilio de protección contra la ciberdelincuencia; hablamos de una confirmación en dos pasos y demás medidas similares pensadas para ayudar a lograr que los ciberdelincuentes tengan más difícil acceder a esa cuenta de e-mail.

Por su parte, desde Microsoft también señalan que es mejor no abrir archivos adjuntos de desconocidos, por eso de que uno ignora de qué fuente proviene y que siempre es mejor prevenir que lamentar. Solo es conveniente no abrir archivos enviados por personas no agregadas en la lista de contactos cuando se tiene la certeza de que proviene de una dirección de correo electrónico de confianza, por ejemplo, o que corresponde a algo que se esperaba recibir.

Pero sí, lo importante (y más aconsejable en estos casos) es no abrir archivos ni documentos de origen desconocido, siendo preferente borrarlos directamente y sin más.

Un consejo que, asimismo, es aplicable a los enlaces dudosos, visto que una de las formas más habituales de estafar a los usuarios pasa por los correos desconocidos, consistente en trucar los enlaces almacenados en un correo.

¿Qué significa esto, entonces?

Que, aunque puedan parecer de fiar, es mejor prevenir. ¿Truco? Pasar el cursor por encima, ya que con eso es posible ver si el enlace es de confianza, efectivamente, o en cambio es dudoso. A la menor sospecha, en cualquier caso, es preferiblemente evitar hacer clic sobre él.

De igual forma, hacer uso de un software antivirus y mantenerlo actualizado representa otro modo de aumentar la seguridad del e-mail, y lo mismo puede decirse de instalarlo, mantenerlo siempre en su última versión y, cómo no, no olvidar cerrar sesión después de cada uso de la cuenta y, fundamental, nunca compartir datos personales por internet.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí