La calidad de vida de los pacientes ostomizados depende mucho de su región residente, del marcaje y el enfermero estomaterapeuta, según el Consejo de Enfermeros.

Durante el Congreso celebrado con motivo del Día Mundial del Paciente Ostomizado, un acto dirigido por el Consejo General de Enfermería y organizado en colaboración con Coloplast, en conmemoración de la Semana Mundial de los Pacientes Ostomizados, diferentes pacientes con dicha dolencia y diversos enfermeros estomaterapeutas se reunieron para hablar de su experiencia con esa enfermedad que cuenta en su campo de afección con 70.000 personas en toda España, y cuya calidad de vida, dicho sea de paso, varía según la región autonómica en la que vivan.

La importancia estomaterapeuta: una relevancia de labor con marcaje

El tratamiento estomaterapeuta es un refinamiento de especialización entre sanitarios que sólo aquellos enfermeros que han cursado la especialidad están capacitados para realizar.

Se trata de una rama de la enfermería que enseña todo acerca del uso de la bolsa de vaciado que llevan los pacientes ostomizados, ayudarles psicológicamente, orientarles con guía en esos cuidados, y evitarles complicaciones en las intervenciones.

No en vano es una patología al que se le achacan 43 casos nuevos al día, y eso sólo en España, suponiendo en total 16.000 individuos al año, personas que acaban sufriendo una ostomía.

«Ha llegado el momento de hacer visible la labor que hacen las enfermeras estomaterapeutas», instó durante el acto José Luis Cobos, vicepresidente del Consejo General de Enfermería.

«Es necesario que los profesionales expertos estén al frente del sistema nacional sanitario», manifestó el también enfermero estomaterapeuta.

Así, la especialización señala al abdomen como el lugar perfecto para realizar el estoma, un agujero a través del cual evacuar los deshechos directamente en la bolsa de vaciado que llevan los pacientes ostomizados.

Y para llevar a buen puerto esto es esencial el marcaje, tal y como destacó en el mismo evento la presidenta de la Sociedad Española de Enfermería, Inmaculada Pérez, quien también es experta en Estomaterapia, explicando asimismo que la técnica «permite que estos pacientes tengan una buena calidad de vida», pues gracias a la técnica pueden llegar a vivir con normalidad pese a llevar una bolsa donde depositan sus heces y orina.

De las 43 personas al día que sufren una ostomía en España, incorporándose a los 16.000 totales al año, el 60 de ellos lo llevan de forma temporal, según datos del Consejo de Enfermería, mientras que un 40 por ciento acaban portándolo de por vida.

A pesar de esta realidad tan frecuente, la situación de los pacientes ostomizados no cuenta con mucha visibilidad mediática y poblacional, de ahí que el CGE decidiera, de común acuerdo con quienes la padecen, que requerían de una atención profesional experta para que los 70.000 pacientes ostomizados que habitan en el país tengan por igual y a nivel nacional unas condiciones dignas y de calidad.

«Es importante que un profesional se encargue de hacer el marcaje para evitar que el estoma se encuentre en una zona de pliegues, de cicatrices o un lugar de una antigua complicación», matizó Pérez, remachando durante su turno de palabra que «por eso es necesario que haya consultas de Estomaterapia en todas los hospitales y regiones».

Una campaña semanal a favor de los pacientes ostomizados

Con motivo de la Semana Mundial del Paciente Ostomizado, el Colegio General de Enfermería decidió lanzar #Mientras Vives, una campaña con la cual visibilizar la desigualdad territorial que existe en España entre los pacientes ostomizados, buscando asimismo reseñar la importancia de contar con consultas de ostomía en todas las regiones y hospitales del país.

Y es que según el orden de consultas de estomaterapia plasmados en el ‘Libro Blanco de la Ostomía’, Cataluña, Extremadura, Valencia, Madrid, Cantabria y País Vasco son las regiones que más acumulan este tipo de requerimientos terapéuticos, en orden descendiente, acumulando ratios que no superan los 300 pacientes por consulta.

Lo que deja a Ceuta y Melilla, Canarias, Baleares y Aragón como las últimas autonomías en este ranking, con más de 400 pacientes por consulta. Todo ello viene a significar que, si bien ha habido avances, «la necesidad de recuperar la normalidad y de que Sanidad dé a las enfermeras la importancia que tienen» es primordial, según apuntes del propio Cobos durante el acto conmemorativo del pasado 5 de octubre.

«Se puede tener una vida totalmente normal», aseguró.

Y es que disponer de una enfermera estomaterapeuta, capaz de guiar a los pacientes a la hora de realizar el marcaje, así como tenerles para educarles y formarles en el conocimiento de su patología es una opción que se vuelve factible según la región en la que viva el afectado, lo que por sí solo supone una importante diferencia entre igualdades y autonomías.

«Si desde el principio estos pacientes contaran con el apoyo, cuidado y seguimiento de una enfermera estomaterapeuta, podrían llevar una vida totalmente normal», defendió por su parte el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez, quien hizo llegar su opinión al respecto durante el evento, a pesar de que no pudo estar en presente en cuerpo y mente en el acto.

Una ayuda inestimable en beneficio de los pacientes ostomizados

«Mientras la sanidad púbica cubre la Estomaterapia, la privada no, y depende del cirujano acordarse de pedir a un experto el marcaje», denunció a su vez Alejandra Mera, enfermera especialista estomaterapeuta que ejerce tanto a nivel público como privado de Málaga, refiriéndose a la situación que los pacientes ostomizados viven en la provincia andaluza.

«Conozco pacientes a los que no se les ha realizado el marcaje y no podían salir a la calle porque tenían escapes de fluidos», contó a su vez Yolanda Martínez, con ostomía desde hace 20 años y enfermera estomaterapeuta al cuidado de los ingresados en el Hospital Universitario de Puerta del Hierro. «He tenido la suerte de tener el estoma en una buena posición, pero tuve que aprender todo lo que es llevar la bolsa casi de forma autodidáctica», compartió con los asistentes al evento.

Desde luego, la ayuda de estos sanitarios es primordial. Con el avance de la atención volcada a los pacientes ostomizados por parte de profesionales expertos tienen todas las garantías a su favor para poder seguir con su vida, si es que no mejorarla.

«Puedes seguir paseando, ir a la playa, al campo… No nos limita, no se ve ni se huele», testifica Natividad Leal, paciente de la enfermedad. Por su parte, Roberto Ruíz Debeza, responsable de marketing de Coloplast. Hizo una reivindicación durante s turno de palabra.

«Las enfermeras de Estomaterapia ayudan a normalizar la vida de estos pacientes y a tratarlos», defendió. «No solo les ayuda de forma sanitaria, sino que les ofrece un apoyo psicológico fundamental para que estas personas acepten su situación y vivan la vida que quieren vivir», enfatizó a favor de los derechos igualitarios de los pacientes ostomizados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí