La comunidad educativa reclama a la nueva ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, «más capacidad de diálogo» que su antecesora en el cargo, Isabel Celaá.

Los profesionales de la enseñanza han apuntado que la ex portavoz del Gobierno ha abandonado la cartera tras impulsar cambios legislativos en la materia, principalmente, la aprobación de la LOMLOE, que ha sido duramente criticada.

El presidente de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), Alfonso Aguiló, ha manifestado su deseo de «poder retomar el desarrollo de la ley con el consenso que siempre se ha buscado por parte de la comunidad educativa».

… Y más deberes para la nueva ministra

Más deberes le ponen el vicepresidente y la directora general de la Asociación de Colegios Privados e Independientes (CICAE), Gabriel Castellano y Elena Cid, respectivamente, quienes han querido recordar a Alegría «la importancia de continuar con la reforma del currículum y la evaluación, así como «avanzar en el proyecto de la Ley de FP y, muy especialmente, en el diseño de una nueva carrera profesional docente».

«Solo de esta manera podremos lograr adaptar la formación de las nuevas generaciones a los cambios sociales, laborales y tecnológicos necesarios para que estén realmente preparados para su futuro», han manifestado.

Desde Escuelas Católicas confían en que se inicie una nueva etapa de diálogo y de verdadera participación de toda la comunidad educativa.

«Esperamos que se recupere el camino para la mejora de la financiación y el pacto educativo. Ofrecemos nuestra colaboración como hemos hecho hasta ahora para avanzar en asuntos tan importantes y necesarios», ha declarado Pedro Huerta, secretario general de la entidad.

Mientras, el presidente de la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), Pedro Caballero, también ha tendido una mano al diálogo a Alegría y se ha mostrado confiado en que se abra «una nueva etapa en la que «haya más talante para acometer la reforma educativa, que se ha quedado a medias».

Le piden más dialogo a la ministra Alegría

El responsable de Educación de Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), Mario Gutiérrez, también ha reprochado a Celaá su carencia negociadora.

«Es muy importante que quienes vengan estén dispuestos a dialogar y negociar para cumplir el acuerdo en función pública para la estabilidad, la aplicación de la LOMLOE y la ley de función del Estatuto Docente», ha aseverado gutiérrez.

Desde CSIF recuerdan a la nueva ministra que hay que preparar el comienzo del próximo curso escolar y le solicitan que se mantenga al personal de refuerzo que se incorporó a las plantillas de las comunidades autónomas como consecuencia del Covid.

Desde la Confederación de Sindicatos de Trabajadoras y Trabajadores de la Enseñanza (STES-i), también han apuntado la falta de diálogo en la era Celaá por lo que reclaman más compromiso.

Entre los retos de Alegría señalan: la aplicación de la LOMLOE, la tramitación de la ley de FP, la escuela rural, la modificación de currículums o la mejora de las condiciones laborales del profesorado, entre otros.

Asignaturas pendientes: educación concertada, y especial

Por otra parte, el Sindicato Independiente de Enseñanza de Madrid (FSIE) reclama que en esta nueva etapa «cese la discriminación y ataque a la enseñanza concertada y sus profesionales»; y que puedan «reconducirse y mejorar temas tan importantes como la educación infantil, la educación especial y la financiación de los módulos de los conciertos educativos».

Por su parte, el presidente de la Federación de Asociaciones de Directivos de Centros Educativos Públicos (Fedadi), Raimundo de los Reyes, ha puesto «un aprobado» a algunas de la reformas acometidas por Celaá, como la LOMLOE así como la FP, aunque ha admitido que algunas de sus declaraciones y actuaciones más conflictivas pueden justificar su relevo en el ministerio.

Asimismo, a la nueva ministra le ha pedido que continúe con las reformas iniciadas y busque el «archi reclamado consenso» que dé estabilidad en materia educativa.

Por su parte, el presidente nacional del sindicato de enseñanza ANPE , Nicolás Fernández, ha manifestado cautela respecto a los cambios a la espera de saber cuál va a ser la línea de trabajo de Pilar Alegría. «Ahora solamente podemos desearle éxito y acierto en su gestión pero nada más, por prudencia», ha manifestado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí