Así lo ha venido denunciando la plataforma de mujeres pensionistas y feministas Oneka (País Vasco), ya antes del Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres, que se celebra hoy.

La plataforma de mujeres pensionistas y feministas Oneka, compuesta por más de 300 personas, ha mostrado su compromiso con la lucha contra la violencia que sufren las mujeres, en los días previos a la celebración del Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres.

«ser mujer y, además ser mayor, son factores de alto riesgo para sufrir violencia».

A través de un manifiesto, Oneka destacó: «las mujeres mayores son el colectivo que más dificultades tiene para defenderse, ya que la desconfianza a ser creídas, el miedo a denunciar, la situación de vulnerabilidad y la vergüenza acrecientan la sumisión y el silencio, y llevan a sufrir esta violencia machista de una manera oculta».

Además, advirtieron: «la prolongada trayectoria de violencia de género asociado al proceso de envejecimiento tiene un gran impacto en la salud, por lo que cada vez se hace más necesaria la aplicación de protocolos integrales de detección de violencia de género en las mujeres mayores en las áreas de salud de las instituciones como puntos centinela para la detección».

Pensiones de las mujeres

La plataforma también quiso remarcar que «una gran mayoría de las pensiones de mujeres están por debajo de los 700 euros, entre ellas las de viudedad, lo que les aboca a vivir en el umbral de la pobreza, e incluso por debajo de él, por lo que demandamos una pensión mínima de 1.080 euros, en catorce pagas, para todas las mujeres».

«la brecha de pensiones lleva a una situación de precariedad, pobreza, soledad y abandono a que son sometidas gran cantidad de mujeres mayores como consecuencia de las pensiones de miseria con que cuentan para subsistir».

Por otro lado, Oneka finalizó: «falta reconocimiento por el trabajo realizado por muchas mujeres a lo largo de toda la vida, de forma gratuita en el hogar y muchas veces en puestos de trabajo remunerados, pero sin cotización y, por lo tanto, sin derechos, como los empleos en el trabajo sumergido, en cuidados, en servicios, lo que deriva en no tener una pensión propia subjetiva».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí