«Era menuda como un soplo y tenía el pelo marrón», decía Serrat en una canción. Un huracán que no supo casarse bien y que sufrió las consecuencias de haberlo hecho. Concepción Velasco acababa de celebrar su octogésimo cuarto cumpleaños el día 29.

Esta vallisoletana no reparó en coger la maleta y marcharse a Madrid. De Conchita Velasco pasó a ser doña Concha y en ese rostro popular, conocido y reconocido por todos pasó también la historia de este país.

La gran Concha Velasco era tan versátil que fue «la chica ye-yé» y también Santa Teresa de Ávila. En sus 84 años estuvo encima de las tablas, en televisión y en lo que alguno le pusiera por delante, porque las artes escénicas y la interpretación corrían por sus venas desde los quince años.

Bailairna, cantante, actriz, presentadora, miles de facetas de una mujer llena de vida que se fue yendo y dejamos de verla. Esa vitalidad le hizo no dejar de trabajar porque fue única nuestra querida chica ye-yé.

«Lamentamos informar de que nuestra madre, Concha Velasco, ha fallecido hoy sábado 2 a las 02:00 en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, habiendo recibido los Santos Sacramentos, a consecuencia de una complicación en su enfermedad», ha explicado la familia en un comunicado remitido a los medios de comunicación.

«La mejor madre del mundo» como dicen sus dos hijos y el cariño de toda España» es el reflejo de una mujer que lo dio todo y su familia nos recuerda.

Descansa en paz, querida. Gracias por hacernos la vida mejor. Carmen Sevilla ya te está esperando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí