Las empresas del sector de la dependencia en España «están preocupadas» por la financiación necesaria para poder llevar a cabo el nuevo modelo de residencias.

Tal y como les hemos informado en Prensa Social, el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 llegó a un acuerdo con las Comunidades Autónomas para aprobar por una votación ajustada el nuevo modelo de residencias que se va a implantar en España.

Residencias: cambios más destacados

Tras muchos meses de negociación han salido adelante los requisitos mínimos para la acreditación por parte del Gobierno de los centros y servicios que atienden a las personas dependientes. Entre los cambios más destacados podemos señalar los siguientes: fin de las macro residencias; más habitaciones individuales; se eliminan las sujeciones; un mínimo del 80 por ciento de los contratos tienen que ser indefinidos; o que los centros ya existentes tendrán hasta diciembre de 2029 para adaptarse a la nueva normativa, entre otras.

El objetivo es avanzar hacia una atención más comunitaria y domiciliaria

La financiación del nuevo modelo, en duda

Las empresas del sector de la dependencia en España ven positivo este nuevo modelo de residencias pero ponen el foco en la cuestión económica: «sin financiación suficiente no podrá aplicarse». De hecho, Cinta Pascual, presidenta de la Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (ACRA) y presidenta del Círculo Empresarial de Atención a Personas (CEAPs), explica: «los criterios son buenos y el fondo de este nuevo modelo también. Pero se tiene que invertir más dinero».

«LOS CRITERIOS Y EL FONDO SON BUENOS, PERO SIN FINANCIACIÓN SUFICIENTE NO SE PODRÁ APLICAR»

Cinta Pascual, presidenta de ACRA y presidenta de CEAPs

Además, Pascual recuerda: «hasta ahora existía un modelo de mínimos, a partir del cual la mayoría de Comunidades Autónomas hace su propia normativa por encima de esta. Ahora es el Gobierno quien propone uno de máximos y cuesta mucho dinero».

Una mujer ayuda a caminar a una persona mayor. / © Geralt. Pixabay

«Este nuevo acuerdo de acreditación contempla un incremento porcentual de ratios, algo que todos deseamos para mejorar la atención. Lo que nos preocupa es que muchas comunidades tienen que subir el concierto de las plazas de precios tan bajos como 54 euros (o incluso menos) a 75 mínimo (plaza/día), y esperamos que tengan los fondos suficientes para hacerlo».

Declaraciones de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología

Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, José Augusto García Navarro, apunta: «Es un paso adelante muy importante respecto a lo que teníamos hasta ahora, que va en la línea de lo que queremos nosotros y los organismos internacionales».

Además, añade: «Es un modelo que, en base a la experiencia del Covid, intenta avanzar hacia una atención más comunitaria y domiciliaria, con menos residencias clásicas de toda la vida. Se trata de hacer residencias más parecidas al hogar de la persona mayor, donde se pone el foco en el concepto de unidad de convivencia de 15 personas y, algo muy importante, se dice que cada residente debe tener un profesional de referencia».

«HAY QUE PRIORIZAR LA INVERSIÓN EN LOS CUIDADOS DE LARGA DURACIÓN»

José Augusto García Navarro, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología

«Se necesita más ratio de personal. Aunque el compromiso del Ministerio de Derechos Sociales es que de aquí al año 2029 haya un profesional por cada dos personas atendidas. Es necesaria una mayor inversión económica que la actual para que pueda llevar a cabo», concluye el presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí