¿Qué hay de los fármacos contra el suicidio?

0

José Manuel Dolader para Prensa Social

En todos los países europeos la depresión afecta más a las mujeres, un 5,1% frente al 3,6% de los hombres, y la prevalencia es aún mayor en mujeres menores de 29 años o mayores de 55 y en situaciones como la pobreza, el desempleo o algunos hábitos como consumir droga, tabaco o alcohol pueden facilitar su aparición. 

En España la depresión es más del doble en mujeres (9,2%) que en hombres (4%), según datos de la Encuesta Nacional de Salud de 2017, que explica que la prevalencia de depresión es el doble entre quienes se encuentran en situación de desempleo (7,9%) que en los que están trabajando (3,1%). España tiene el privilegio de ser el cuarto país después de Alemania, Italia y Francia. En el caso de las personas mayores de 65 años pasamos a ocupar el primer lugar en Europa.


El año 2020 ha traído, además de muertes y pérdidas de empleo, un aumento de cuadros de depresión y ansiedad de entre un 25 y un 30%. En el caso de los suicidios, estos han aumentado un 7,4%, llegando a la dramática cifra de 3.941, convirtiéndose el año 2020 en el que más suicidios ha sufrido España desde 1906, año en que comenzaron a contabilizarse estas cifras en nuestro país.


Nuevos fármacos

En julio del año 2020, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos autorizaba en plena pandemia  el uso del spray nasal Spravato de la farmaceutica Janssen, para el tratamiento de personas que se encontrasen en riesgo de suicidio inminente.

La Comisión Europea hizo lo mismo en febrero del año 2021 y trajo la financiación de este medicamento en países como Francia, Suecia, Alemania, Noruega y Bélgica.

Sin embargo, en España, la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos ha decidido denegar su financiación y ha cerrado el expediente alegando incertidumbres respecto a su valor terapéutico y criterios de racionalización del gasto público destinado a prestación farmacéutica e impacto presupuestario en el SNS.

Algo que contrasta con las opiniones de todos los responsables de salud mental de los grandes hospitales madrileños que han probado este medicamento y afirman rotundamente que este medicamento es efectivo con la inmensa mayoría de los pacientes a los que han suministrado este spray nasal Spravato. 


Las personas con ideación suicida de nuevo se quedan sin apoyos.

En España no contamos con un Plan Nacional de Prevención del Suicidio como otros 28 países que sí lo tienen y ahora seguimos sin que la administración pública apruebe un medicamento que ha demostrado su eficacia.


¿Cuántas miles de familias tienen que seguir perdiendo por suicidio a un ser querido para que sea una prioridad de Estado en España?


José Manuel Dolader es director del Teléfono contra el Suicidio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí