Nuria Martínez Ros, la fuerza de Tercera Edad en acción

0

Nuria Martínez Ros dará que hablar en los años venideros. Su tesón ha hecho que el partido que lidera suponga un antes y un después en la política española. Su fortaleza radica en su forma de asir su compromiso con las personas, las de arriba y las de abajo; las de derechas y las de izquierdas, porque todas, sin deja una, tienen los mismos problemas que ella. En su apasionante aventura cuenta con un equipo que recoge los verdaderos problemas de la España asolada por las injusticias. Triunfarán porque en su valentía y honestidad, solamente se refiere a las personas, a esas por las que trabaja con ahinco. Gracias Nuria por concedernos esta entrevista.

Prensa Social: ¿Cuándo se fundó su partido?

Nuria Martínez Ros: Tercera Edad en acción se fundó en 2018. Un grupo de personas mayores de la Comunidad Valenciana decidió que nos tenemos que defender solos, que ya era hora de que la voz de los mayores llegara a las instituciones y defendiera los derechos de todos en política. Después, el proyecto se fue extendiendo por toda España. Y aquí seguimos trabajando para que siga creciendo.

P.S.: ¿A qué personas representa Tercera Edad en acción?

N.M.R.: Nuestro lema es “Por nosotros, por nuestros hijos y por nuestros nietos”. Tercera Edad en acción representa, en primer lugar, a la tercera edad. Lo llevamos escrito de forma explícita en nuestro nombre de partido, por lo que está bastante claro. Sin embargo, no somos “solo” un partido de personas mayores. Representamos también a todos los “mayores” de 50 años, que está muy desprotegido actualmente y sometido a una subliminal discriminación por razón de la edad en temas laborales. También defendemos de una manera especial al colectivo de las personas que están en situación de dependencia o que tienen diferentes capacidades, al entender que se trata de personas que están poco representadas y atendidas en las instituciones.

Podemos pensar por lo dicho que excluimos a los jóvenes o que no tienen cabida en nuestra formación y proyecto, pero no es así. Nuestro proyecto, tal como reza nuestro lema, también se preocupa por las nuevas generaciones, entendiendo que son el futuro del país y que tampoco tienen todas las facilidades del mundo para empezar su vida.

P.S.: ¿Los fundadores siguen en activo en el partido?


N.M.R: Siguen en su mayoría en el partido, en el Consejo Ejecutivo Nacional o como presidente de honor, dándonos apoyo y consejo constante.

P.S.:¿Tenemos una cuarta, quinta, sexta…edad, representan a todos?

N.M.R: Sí, la tenemos. Hablar de una “tercera edad” se queda ya corto, porque la esperanza de vida ha aumentado desde hace décadas y, en general, las personas vivimos más años. ¿Qué es “tercera edad”? ¿Hasta los 80? Pues según algunas estimaciones, para 2040 viviremos hasta los noventa y pico y casi 100 años. Esto es más que la “tercera edad”.

P.S.: Dicen que van a trabajar con responsabilidad y prudencia.


N.M.R: Sí. Nuestro objetivo es cambiar la política y convertirla en una buena gestión del gasto público. No estamos conformes con cómo se ha desarrollado durante los últimos años, en materia económica, sanitaria, política, con tanto enfrentamiento… Queremos aportar cordura, sensatez, y sentido común eso que te da los años y la experiencia y que nosotros, los mayores, hemos adquirido gestionando nuestra vida personal y profesional. La política necesita más responsabilidad y empatía, no es un juego.

P.S.: ¿Qué edad tienen los asociados?


N.M.R: Nuestros afiliados son, en gran medida, personas mayores, jubilados. Pero también hay una parte importante de personas que no lo están y tienen alrededor de 50 años. Por añadir un dato que suele sorprender, también tenemos gente muy joven afiliada.

P.S.: ¿Desde cuándo están en la carrera electoral?


N.M.R: Nos hemos presentado a elecciones locales desde 2019, pero no ha sido hasta el año pasado, en 2021, cuando nos presentamos a unas autonómicas, en la Comunidad de Madrid.

P.S.: ¿Este partido es nacional?


N.M.R: Tercera Edad en acción es un partido a nivel nacional. Queremos que la voz de los mayores de todos los rincones de España se escuche, sin dejar a nadie atrás. Necesitamos defender nuestros derechos unidos y que se nos tenga en cuenta, tanto a los que vivimos en grandes ciudades como a los que viven en pequeños núcleos urbanos o rurales.

P.S.: Ustedes tienen un consejo de sabios. ¿Estos expertos a quiénes representan?


N.M.R: Lo llamamos Gran Consejo Nacional y es un órgano consultivo, que debate cuestiones importantes de la actualidad para contrastar puntos de vista experimentados. En las civilizaciones antiguas era muy común que las sociedades tuvieran un consejo de sabios, generalmente “mayores”, por su experiencia, que debatían y aconsejaban al pueblo, sirviendo de guía ante las grandes cuestiones. En nuestros días, donde el ritmo de todo es frenético, necesitamos calma, reflexión, mesura, serenidad.

P.S.: Se han presentado a los comicios del 4 de mayo pasado, ¿verdad?

N.M.R: Sí, nos presentamos a la Comunidad de Madrid. Logramos ser uno de los partidos minoritarios con más votos.

P.S.: ¿De qué vive su partido? ¿Cómo lo hacen?


N.M.R: Tercera Edad en acción no tiene financiación pública, puesto que esta solo se concede a los partidos políticos con representación parlamentaria. Nos mantenemos con las aportaciones de nuestros afiliados, de nuestros propios bolsillos y por el trabajo altruista de todos los cargos del partido. Tampoco deseamos subvenciones, donaciones capciosas, ni pactos oscuros que nos aten de manos y no nos dejen libertad de acción una vez lleguemos a las instituciones. Nosotros ayudamos y venimos a ayudar de corazón, sin esperar nada a cambio, y espero lo mismo de aquellos que deciden ayudarnos a nosotros.

P.S.: ¿Por qué se condena al ostracismo a las personas mayores?

N.M.R: Hay una creencia, desde hace tiempo, acentuada en los últimos años, de que lo mayor, lo antiguo, no vale para nada. Es una cultura que prestigia lo nuevo y lo joven, olvidando que la experiencia es tremendamente valiosa. Digamos en una metáfora que se otorga un gran crédito a la potencia y a la velocidad, despreciando el fondo, la resistencia, que no solo es complementario y necesario, sino a menudo más importante aún. Venimos a reivindicar que los mayores tenemos grandes aportaciones que hacer. Y que la velocidad y la potencia juntas es un valor que ninguna sociedad de progreso debe despreciar.

P.S.: ¿Son mayores los de 50 en adelante pero las necesidades son distintas, verdad?


N.M.R: Desde luego, todas las personas tenemos unas necesidades básicas, pero muchas otras diferentes. Una persona jubilada necesita, por ejemplo, que no se amenace constantemente su medio de vida, que es su pensión, que se garanticen unas residencias dignas, más económicas y que se le involucre en el progreso digital, con empatía. Una persona de 50 años no está en esta misma situación, aunque lo estará en unos años: necesita trabajar; si es autónomo que sus cuotas sean más bajas; reducir la carga impositiva… Lo que es común es que hay que reducir gasto institucional inútil y destinarlo a las cosas que son prioritarias, a mejorar la salud, a fomentar el emprendimiento, a permitir que las personas mayores que quieran seguir trabajando después de su jubilación lo hagan, sin perjuicio de su pensión. ¿Por qué no aprovechar el talento sénior?

P.S.: ¿En relación a los jubilados, qué aportan al partido?


N.M.R: Los jubilados son el grueso de nuestros afiliados en este momento y, desde el punto de vista práctico, son el sostén de Tercera Edad en Acción. También son nuestra razón de ser: hemos decidido entrar a la política para defender nuestros derechos, los de todos los mayores, y garantizar por ejemplo que las pensiones sean dignas, que se eliminen el IRPF de las pensiones y el IBI de su vivienda habitual.

P.S.: Este proyecto pretende proteger a los mayores pero a partir de los 50 años todos somos mayores, ¿no?


N.M.R: Es difícil establecer una edad a partir de la cual una persona es mayor. Una persona de 50 a ojos de una persona más joven lo es, pero aún tiene mucha vida por delante. Todos tenemos mucho que aportar a cualquier edad.

P.S.:¿En qué situación está la tercera edad en este país?


N.M.R: La tercera edad en España está completamente olvidada por los políticos, solo se acuerdan un año antes de elecciones. Basta echar una mirada y comprobar cómo se amenaza con recortar las pensiones cada dos por tres o no se dedican más recursos a mejorar las residencias, reducir la brecha digital o aprovechar el talento sénior. En nuestro partido creemos que los políticos deben hacer mucho más por los mayores, nos lo deben.

P.S.: ¿No tener una ideología concreta según apuntan supone que solamente se van a enfocar en las personas y en sus necesidades, cierto?


N.M.R: Así es. En Tercera Edad en acción decimos desde el principio que no tenemos ideología, pero sí ideas. No nos centramos en si esta decisión es de izquierdas o de derechas, en si la propone tal partido o aquel otro. El enfrentamiento social y político nos preocupa, solo resta y limita y nosotros, queremos libertad de opciones, proponer soluciones pragmáticas a los problemas reales, avanzar. No podemos boicotear nuestras posibles soluciones por causa de ideologías de uno u otro signo, para nosotros trasnochadas y limitantes. Todo cuanto sea mejorar nuestra situación, y el futuro tanto nuestro como de nuestros hijos y nietos, nos interesa.

P.S.: Hablan del ahorro, del gasto inútil, ¿son gestores de la otra España invisible?


N.M.R: En Tercera Edad en acción decimos que somos gestores porque hemos trabajado toda nuestra vida, también lo somos del ahorro, porque estamos acostumbrados a ahorrar y gestionar nuestros recursos de una manera responsable. Precisamente, lo contrario al Estado que tenemos, que derrocha en una cantidad ingente de dinero en gastos institucionales, muy cuestionables, como el número de políticos, consejeros, asesores, ministerios, consejerías… Como los grandes ahorradores y gestores de a pie, conocemos bien que es esencial distribuir el dinero de una forma adecuada, con responsabilidad y mesura. Somos por lo tanto, gestores que no hemos tenido más remedio que crear un partido político porque es la forma legal establecida para poder participar en los diferentes gobiernos, ya sean nacionales, autonómicos o municipales. Nosotros no queremos que nos llamen políticos el día de mañana, consideramos que seremos gestores del servicio público.

P.S.: ¿Cuáles son los problemas más graves a los que se enfrenta la tercera edad?


N.M.R: Estas semanas hemos visto que se ha hablado mucho de uno de ellos: la llamada “brecha digital”. Nuestro mundo actual es completamente digital, electrónico, y muchos trámites se están gestionando de esta manera, sin tener en cuenta que hay personas que no manejan las nuevas tecnologías. Esta falta de digitalización en los mayores es uno de ellos y nosotros fuimos el primer partido u organización, hace ya casi un año, antes de toda esta campaña, que reivindicamos mayor atención por parte de bancos y de administración digital.

No solo este. Los mayores necesitamos que se garanticen las pensiones, y es más, que sean acordes con el coste de vida del pensionista, que se aumenten aquellas que son tan escasas, hasta alcanzar el SMI, ¿qué menos? Asimismo, eliminar el IRPF de la pensión, puesto que ya se han pagado impuestos durante los años cotizados.

Mejorar la sanidad, con más recursos; mejorar las residencias, exigiendo unas condiciones más estrictas de calidad; fomentar el talento sénior y el joven, el emprendimiento en general… Necesitamos que haya un mayor contacto entre generaciones y que todos nos beneficiemos del trabajo de unos y otros, puesto que todos tenemos capacidades y talentos que aportar.

No me olvido de un tema fundamental y gravísimo: la soledad no deseada. Terrible que tantas personas se sientan solas que muchas veces no se valen por sí mismas. Un mayor contacto entre generaciones y fomentar el talento sénior son fórmulas que creemos ayudarían a reducir este problema que afecta a tantas personas en España y ante el que pedimos atención y soluciones.

P.S.: Entre los puntos que ofrecen tienen propuestas que quieren englobar en un ministerio de mayores para hacer:

Entre otras destaco:
Atención integral del mayor y de la persona con discapacidad.

Sello de calidad residencias y hospitales

Aplicación ley dependencia

Acompañamiento personas mayores

Defensor del mayor

Redistribución de los recursos
Ayuda soledad no deseada
Eliminación y reducción del IBI

Aumento de las pensiones hasta el SMI

Personas en situación de dependencia

Legislación sobre el Voluntariado

P.S.: Explíquenos su proyecto.

N.M.R: Nuestro proyecto es bastante ambicioso: como comentas, tocamos todos los temas y áreas importantes. Consideramos que debemos respetar al máximo a las personas mayores y no tan mayores. Esto pasa, primero, por fomentar e inculcar unos valores que reduzcan el edadismo o la discriminación por razón de edad. Se puede combatir de diferentes formas: con un fomento de las relaciones entre generaciones, impulsando el talento sénior, permitiendo que las personas jubiladas creen riqueza sin perjuicio de su pensión… Impulsar la economía plateada (Silver Economy, en inglés) es otra manera de romper tabúes y visibilizar que una persona mayor aún tiene mucho que aportar y consumir.

Somos conscientes de que la situación en las residencias deja mucho que desear; se ha visto durante la pandemia. Son muy caras y la administración debería ayudar más a la tercera edad y a las personas que necesiten atención individual, puesto que estos costes a veces son inasumibles o dejan a las familias asfixiadas. ¿Cómo es posible que se destinen tantos millones a gastos tan cuestionables y se permitan situaciones tan injustas?

Sobre los gastos institucionales inútiles, queremos que se haga un análisis exhaustivo de dónde van las partidas del Estado y de las Comunidades y que se empiecen a distribuir con más ahorro, prudencia y responsabilidad. No podemos derrochar dinero, recursos, en gastos absurdos, sabiendo que hay tantas necesidades no cubiertas. ¡Es una vergüenza!

¿Cuántos ministerios hay? ¿Cuántos asesores? ¿Cuántas consejerías? Y, sin embargo, ninguna que defienda de manera particular a los mayores y a las personas con diferentes capacidades. Nuestra casuística lo merece y más el hecho de que la sociedad envejece cada vez más y se nos toma poco en cuenta, según cumplimos años.

En esta línea, además de crear un ministerio para los mayores y las personas con otras capacidades, consideramos necesario una estructura idéntica a nivel comunitario, una consejería, y la figura del Defensor del Mayor, al igual que lo hay para los menores, también necesaria.

En el tema de las pensiones, consideramos que deben igualarse las mínimas hasta el SMI, puesto que con menos se vive de una forma muy precaria; que se debe eliminar el IRPF de la pensión, porque ya se ha pagado impuestos en los años cotizados; y que el IBI de la vivienda habitual del pensionista debe desaparecer. Estamos viviendo tiempos difíciles, de crisis, ¿por qué no pensar en el bienestar de los ciudadanos, facilitando que tenga los mayores recursos posibles e intervenir los menos posibles?

Todos estos temas nos interesan. También el fomento entre generaciones, el fomento del emprendimiento, la reducción de los impuestos a los trabajadores autónomos, la cohesión social, el fomento de la convivencia basada en el respeto para terminar con el enfrentamiento social que existe, necesitamos grandes reformas en la Constitución y en las leyes. El sistema educativo es retrógrado, nuestros chicos estudian de la misma forma que se estudiaba hace dos siglos. Nuestra idea es buscar soluciones a los problemas reales, eliminar rencores, ideologías y la continua alusión al pasado: hay que avanzar, nuestro futuro está delante y no detrás. Y todo esto es importante que lo hagamos unidos, sin dejar a nadie atrás. Somos mayores pero vanguardistas.

P.S.: Dicen que van a trabajar con responsabilidad y prudencia. ¿Cómo lo van a conseguir en este maremagnum de partidos que hacen lo de siempre?


N.M.R: Ya estamos haciéndolo. Nuestro cometido es trabajar por cambiar la política, por dar voz a un colectivo que en este momento no termina de verse representado en los dirigentes, porque se siente olvidado. Vamos a seguir trabajando con la mirada puesta en nuestro objetivo, conscientes de que las cosas no se logran de la noche a la mañana. Somos responsables porque entendemos la política con respeto, con tolerancia a opiniones divergentes a la nuestra, pero escuchándonos y con educación, que es importante para cualquier relación personal. Somos prudentes porque la experiencia de tantos años nos ha conferido visión y reflexión y sabemos que tomar decisiones “en caliente” y sin una estrategia clara y sopesando las consecuencias, no es la mejor idea.

P.S.: El respeto tiene que volver, dice usted. ¿Qué les hemos hecho a los mayores?


N.M.R: El respeto por los mayores se ha ido perdiendo con el tiempo. Hace décadas, en la sociedad existía muchísimo más respeto a nuestros padres y abuelos, a la autoridad. También a los maestros. Se inculcaba un respeto, que hemos perdido, hasta casi pasar a la falta de él. Nos gustaría impulsar una nueva mirada hacia los mayores y hacia los valores. Reconocer la valía y la experiencia de las personas mayores es algo que deberíamos poner de moda.

P.S.: ¿La proporción de personas mayores va in crescendo?


N.M.R: Así es. Vivimos en sociedades donde la esperanza de vida aumenta, mientras que por otro lado la natalidad es cada vez menor. Por ello, debemos tener en cuenta a las personas mayores, prestar atención al envejecimiento, para que sea activo y saludable, y fomentar políticas para aumentar la natalidad.

P.S.: Para 2068 seremos 14 millones de personas mayores. ¿Sueña con ser el partido más votado?


N.M.R: Por supuesto que nos gustaría que todos los mayores apostaran por nosotros. Somos un partido creado para representar a los mayores —también a los no tan mayores, pero que algún día lo serán— y ser la opción elegida sería un éxito rotundo. De momento, seguimos con los pies en la tierra, trabajando para que se nos vaya conociendo, haciendo reivindicaciones para mejorar y defender nuestros derechos. Si seguimos así, ese futuro llegará. Nos hará muy felices.

P.S.: Vamos a cambiar de tercio: ¿cómo es usted en la vida normal fuera de la política?


N.M.R: Tengo una familia. Soy abogado además de dirigir este Partido, por lo que el trabajo ocupa un gran espacio de mi día a día. Entre este, mi familia, y mis quehaceres diarios ocupo mi rutina. También me gusta escaparme, siempre que puedo, a ver a mi madre y mi hermano, que viven en Valencia; mantenemos una relación bonita. Si me queda algo de tiempo libre, lo que me gusta es la naturaleza y estar al aire libre, practico el trekking, mountainbike y en verano, snorkel.

P.S.: Ser mujer, ser líder, ser presidenta de un partido es mucho en este mundo de hombres. ¿Sabe que ya es un referente en la política española?


N.M.R: No sé si soy un referente, aunque me halaga el hecho de escucharlo. Trabajo para que la política sea más inclusiva con todas las edades, y también con las mujeres. De hecho, somos el partido con más mujeres afiliadas y simpatizantes de España, hablando en proporción lógicamente. Reconozco que también soy una gran admiradora de los hombres y creo que hombre-mujer se complementan muy bien, es un gran error que traten de enfrentarnos cuando unos y otros, tenemos muchas cualidades idénticas y otras, complementarias.

P.S.:¿Le da vértigo esta experiencia?


N.M.R: Al contrario, asumo la política como una misión, una manera de trabajar por influir y dejar el mundo, el país, un poco mejor de lo que está ahora. Tengo entusiasmo por ello y esto me ayuda en los momentos difíciles y en los bajones, que los hay. Creo que llega un momento en la vida en el que tenemos el deber moral de devolverle algo de todo lo que nos ha dado.

P.S.: ¿Quiere ser el icono para otras mujeres que creen no poder intentarlo lo hagan?


N.M.R: Mi objetivo no es ser un icono, de hecho, no soy capaz de imaginarme a mí misma así. Trabajo en este partido porque creo que es lo mejor para España y para los ciudadanos. Si mi trabajo, mi ejemplo, sirve para inspirar a otras mujeres a perseguir sus metas, bienvenido; aportar es siempre positivo.

P.S.:¿Qué le ha llevado a meterse en política?


N.M.R: Cuando conocí la existencia del partido era recién nacido, me lo hizo saber mi madre. Estoy muy unida a ella, y a los mayores en general, desde pequeña. Me sentí llamada a involucrarme y a ser útil. Entonces me afilié. Al poco tiempo, fundadores del partido me pidieron que lo dirigiera. Lo pensé mucho porque era una gran responsabilidad, muchísimo trabajo y renunciar a muchas cosas que, en adelante, no me iba a poder permitir, pero decidí dar un salto de fe y aquí sigo, casi tres años después, al timón de este proyecto tan necesario.

P.S.: Vamos con cosas mundanas:

P.S.: ¿Un libro? La revolución de las canas de Antonio Huertas e Iñaki Ortega, fue una de las fuentes de inspiración en la creación del Partido y en parte del desarrollo de la declaración política.

P.S.: ¿Un viaje? Tanzania.
P.S.: ¿Una película? Avatar.
P.S.: ¿Un sueño? Ver a Tercera Edad en acción en el Congreso de los Diputados.

P.S.: ¿Algo por terminar? Una casa que tengo en la sierra.

P.S.: ¿Un recuerdo bonito? Muchos, pero me acuerdo mucho de mi abuela. Me gustaría que estuviera conmigo, me ayudaría y sé que disfrutaría de todo esto.

P.S.: ¿Qué tiene en la mesilla de noche? El libro Moncloa de Toni Bolaño, me dice quien me lo ha regalado que es imprescindible que lo lea si quiero entender los misterios de cómo manejan los hilos de la comunicación política. La revolución de las canas, que es el de cabecera y ese es perenne, y por la noche, también tengo un vaso de agua y el móvil.

P.S.: ¿Un vino? Juan Gil de Jumilla

P.S.: Díganos cuál es su mensaje para las personas con discapacidad, en situación de dependencia o mayores, lectores todos de nuestro periódico, por favor.

N.M.R.: Queridos todos, soy Nuria Martínez Ros. Presido 3ª Edad en acción, un partido político creado para llevar la voz y la experiencia de las personas “mayores” y aquellas que tenéis diferentes capacidades a las Instituciones. Hemos venido, precisamente, a dar voz a quienes no nos sentimos representados en los diferentes gobiernos, nos lo debemos, merecemos que nos escuchen y nos tomen en serio. Creemos que, si nos unimos, si enlazamos nuestras voces en una sola, esta se hará muy fuerte y podremos defendernos de verdad, siempre de una manera sensata, responsable y velando por el bien común. Somos un grupo de personas que nos hemos enrolado en esta aventura porque creemos que podemos llegar a mejor puerto, tenemos la capacidad, la fuerza, la ilusión, la generosidad y el tiempo; solo hace falta voluntad y paciencia. No nos conformemos con la resignación. Tenemos mucho que aportar al mundo y vivir de una manera más tranquila, agradable y feliz. Nosotros no tenemos una larga trayectoria política, somos mayores, pero tendremos grandes relevos que son nuestros jóvenes de 3ª. Queremos llegar para ayudar, para aportar la experiencia, la buena gestión y la paz que el país tanto necesita. Vamos a trabajar y lo vamos a lograr porque somos un partido con corazón y el corazón, es el arma más fuerte que existe.

P.S.: Muchas gracias, doña Nuria por hablarnos francamente acerca de todo lo que queda por hacer por España y por los españoles de bien. Sobre todo, por esas personas, que somos nosotros, que son vulnerables y apenas tienen hoy, dónde elegir. Mucha suerte en su andadura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí