La revolución tecnológica evoluciona a pasos agigantados y ya nos permite vivir experiencias reales en mundo imaginario. Traspasar la barrera para adentrarnos en la “otra esfera”, un lugar de fantasía donde podemos dejar de ser nosotros mismos, olvidarnos de nuestra vida, y vivir una aventura ficticia llena de emociones donde podemos llegar a salvar al mundo de la destrucción total.

Así suelen ser las premisas que utilizan los escape room’s para atraer a sus clientes. Un escape room, en castellano “sala de escape”, es un juego de aventuras donde tienes que poner a prueba tu mente y tus habilidades. Consiste en crear una ilusión irreal al introducirte, solo o en compañía, dentro de una habitación donde debes solucionar enigmas y rompecabezas de todo tipo para ir avanzando de sala en sala, desenlazando una historia y conseguir escapar antes de que finalice el tiempo disponible.

Las salas están ambientadas en lugares parecidos a una película de acción y aventuras que enfatizan lo arriesgado de la experiencia. Suelen ser laboratorios abandonados, naves espaciales, búnkeres militares, casas encantadas, etc. 

Los escape room’s ofrecen un plan de ocio emocionante para los amantes de la ciencia ficción y ahora gracias al avance tecnológico también pueden ser llamados ocio inclusivo. La Fundación Asindown y Mutanttee Scape fueron los pioneros en crear un espace room virtual adaptado para personas con discapacidad, enfocado principalmente para personas con síndrome de down y discapacidad intelectual.

Un proyecto que promueve la accesibilidad y la inclusión en el ocio “en línea” cubriendo la necesidad de adaptar planes de ocio de actualidad que están muy de moda, a nuevos usuarios con todo tipo de capacidades. 

La aventura escapista que ha creado Mutanttee Scape se llama Canción del verano y te introduce en una historia con el punto de partida de que el confinamiento ha bloqueado la inspiración de los profesionales del mundo de la música que tenían que preparar la cancón del verano. Un desafío en el que tendrás que ayudar a producir esa canción y llegar a tiempo para que pueda ser bailada todo el verano.

Canción del verano está disponible de manera gratuita a través de la web de la organización para que juegue todo aquel que quiera, tanto familias con niños, personas mayores y por supuesto personas con discapacidad con la única pretensión de hacerles disfrutar del tiempo libre y poder desarrollarse con un ocio de calidad.

De esta manera se les invitan a “salir de la realidad un rato” y a acercarse a otras vivencias. “Implementar nuevas opciones es un reto constante dentro del programa de ocio de Asindown, y en estas circunstancias no nos queremos quedar atrás”, manifiesta la responsable del proyecto, Paula Domínguez.

Asindown es una entidad lleva años promoviendo y creando una programación de ocio inclusivo obteniendo unos beneficios que son imprescindibles para la mejora en el rendimiento psicosocial y cognitivo de personas con síndrome de Down y discapacidad intelectual.

“Desde la Fundación hemos trabajado durante este confinamiento para que esta área de sus vidas no parara en seco” asegura Domínguez, “decidimos generar un Escape Room virtual puesto que la ilusión y superación a la que nos tienen acostumbrados nuestros usuarios nos exige subir el nivel de nuestras actividades”.

Una iniciativa ideal para aumentar la oferta de ocio para las personas que no pueden salir mucho de casa por motivos determinados y que con esta aventuras digitales pueden cambiar de vida por unos momentos y desconectar de la realidad para vivir una experiencia virtual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí