Ola de calor: Sanidad activa un plan nacional de actuaciones preventivas

0

Las altas temperaturas registradas en estos últimos días de mayo han llevado al Ministerio de Sanidad a activar su plan preventivo contra la ola de calor.

42 grados en Sevilla y hasta 32 grados en Madrid. Aún no es verano y la ola de calor ya está azotando a España, razón por la que el Ministerio de Sanidad ha optado por activar desde este jueves el Plan Nacional de Actuaciones Preventivas de los Efectos del exceso de Temperaturas, táctica orientada a afrontar las consecuencias de la ola de calor en la salud de la población.

Salud Pública actúa prevenidamente contra las altas temperaturas

Muchas de las provincias del país han registrado en las últimas horas altos grados de temperatura. Es el caso de Jaén, Zaragoza, Huesca, Salamanca y León, que ya han activado la alerta amarilla, el nivel 1 de una ola de calor; e incluso de Granada, que ha activado el nivel 2, el naranja.

Y es que los efectos derivados de la ola de calor y asociados a las temperaturas excesivas implican la coordinación de las instituciones de la Administración del Estado, tal y como ha explicado Sanidad en un reciente comunicado, subrayando la necesidad de poner en marcha acciones e iniciativas preventivas que tanto las administraciones locales como las CCAA afectadas pueden realizar.

A fin de que el plan se desarrolle correctamente, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha brindado con puntualidad diaria las temperaturas máximas y mínimas de cada región, cifras que continuará proporcionando en días venideros, tanto los de la jornada en curso como las predicciones correspondientes a los cinco días siguientes.

Son temperaturas desagregadas por AEMET, según la capital provincial y las zonas isotérmicas pertinentes, tomando en cuenta además lo determinado en los niveles de riesgo de cada provincia o zona isotérmica, así como el número de días en los que se superan las temperaturas umbrales establecidas en el Plan.

«La comunicación a las comunidades autónomas permite poner en marcha conjuntamente con ellos las medidas previstas en el nivel correspondiente», tal y como explicó el departamento ministerial que dirige Carolina Darias. Y es que el calor excesivo «puede alterar nuestras funciones vitales cuando el organismo es incapaz de compensar las variaciones de temperatura corporal», y así lo han recordado desde Sanidad.

Amén, claro está, de descargar diversos problemas de salud incentivados por la ola de calor, desde deshidratación y calambres, por ejemplo, hasta golpes de calor e insolación, sin ir más lejos; los cuales además pueden generar problemas multiorgánicos como compulsiones e inestabilidad al caminar o, peor, el coma.

Por otra parte, Salud Pública ha apuntado asimismo que la exposición a temperaturas excesivas afecta a niños y personas mayores, especialmente, igual que a embarazadas y a personas con patologías crónicas de base.

Otro colectivo expuesto aún más a esta ola de calor, según Sanidad, lo componen quienes están en situación de aislamiento, marginación, dependencia o discapacidad. He ahí el por qué desde el Ministerio de Darias se ha puesto énfasis en sacar adelante un decálogo de recomendaciones generales, para así minimizar los daños causados por la ola de calor.

Consejos para combatir los efectos de las altas temperaturas

Es importante beber mucho agua y líquidos y hacerlo con frecuencia, haya o no sed, independientemente además de la actividad física que se realice. Para esta continua consumición de líquidos cabe aclarar que se deben evitar las bebidas muy azucaradas, con alcohol o cafeína, pues son las primeras en favorecer la deshidratación.

Otra recomendación contra la ola de calor consiste en apostar más por las comidas ligeras, ya sean ensaladas o verduras, frutas o zumos, y aquellas «que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor».

En su ya activado Plan Nacional de Actuaciones preventivas Por las altas temperaturas de la ola de calor, Sanidad también ha recomendado reducir la actividad física bajo el sol, permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, bien a la sombra o bajo techos climatizados, sin olvidar refrescarse de cuando en cuando y evitar realizar deportes al aire libre durante las horas centrales del día.

Tampoco está de más usar ropa ligera y holgada, aquellas que permiten transpirar; ni se debe perder de vista la importancia de consultar al «profesional sanitario ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí