El orgasmo masculino ya tiene una fórmula matemática en desarrollo por la ciencia que explica y detalla cómo lograr su éxtasis sexual.

Entendido como esa descarga repentina de la tensión sexual que se ha ido acumulando durante el coito o ciclo de la respuesta sexual, Según el resumen de la definición de la Asociación Americana de Psicología, por supuesto, el orgasmo es liberador y placentero y satisfactorio, al menos las más de las veces; una guinda del pastel que no todos alcanzan a probar, sin embargo, razón por la que ha inspirado numerosos estudios en los que se intenta averiguar los ingredientes que influyen y participan en su formación y desahogo.

Orgasmo, eso que no todos logran

Así, hablar del orgasmo masculino o del orgasmo femenino es aludir a Un fenómeno del cuerpo con carácter de proceso particular, por eso de que pone en marcha diferentes reacciones físicas y mentales.

Ahora, científicos e investigadores pertenecientes a la Universidad de Sussex, en Reino Unido, han desarrollado recientemente el primer modelo, basado en las mismas matemáticas aplicadas para potenciar el rendimiento deportivo, que permite conseguir el orgasmo masculino durante la práctica sexual de los hombres, o eso sugieren desde una nueva publicación de la revista Chaos’, medio interdisciplinario, por cierto, especializado en ciencia no lineal.

El trabajo en cuestión, basado en datos extraídos de prácticas sexuales entre 382 y 312 mujeres y hombres, respectivamente, viene a defender que los hombres que reciben demasiada estimulación psicológica precoz se enfrentan a una menor probabilidad de alcanzar el clímax del orgasmo masculino, básicamente.

Y es que el ensayo reúne a lo largo de sus datos y conclusiones fichas recopiladas durante una década, nada menos, versados en los diversos ciclos sexuales masculinos; lapsos de tiempo que van desde la excitación y la meseta, cabe matizar, hasta el orgasmo y la resolución, esencialmente.

Hablamos de datos que, tal y como explicaron los autores, estuvieron bajo comparación con anteriores ensayos realizados por la Universidad de Groningen, en los Países Bajos, monitorizando los cambios neurológicos experimentados, por un lado, y recogiendo nuevos periodos de excitación espontánea o respuestas de impulsos de hombres con lesiones medulares, por otra parte, y haciendo otro tanto con la aparición de los llamados ‘sueños húmedos’.

Durante la realización del estudio, los investigadores crearon dos fórmulas originales y diseñadas exprofeso para el trabajo, basadas en un modelo matemático. ¿El objetivo? Conseguir alcanzar el orgasmo durante las prácticas sexuales, fundamentalmente, de modo que la primera de ellas cubre los aspectos fisiológicos para alcanzar el clímax, al tanto que la otra abarca los rasgos psicológicos.

«Nuestros resultados abarcan los aspectos fisiológicos y psicológicos necesarios para alcanzar el clímax», reafirmó Konstantin Blyuss, doctor de la institución antes citada y coautor principal del ensayo, quien sostuvo que «hemos desarrollado el primer modelo matemático exitoso de desempeño sexual», concluyendo a renglón siguiente que los datos recopilados «refuerzan y demuestran matemáticamente los estudios existentes sobre la psicología del sexo».

Así es como las matemáticas se ponen al servicio del placer sexual y del orgasmo masculino

Como respuesta a todo ello, los investigadores resumieron que, para alcanzar el orgasmo masculino, «no hay que pensárselo demasiado». Y es que según explicó el facultativo, los hombres tienen un ciclo de excitación más sencillo que las mujeres y, justo por ello, tenderán a esforzarse más por encontrar la fórmula para alcanzar con mayor garantías el orgasmo femenino.

«Nuestros hallazgos arrojan luz sobre un tema socialmente tabú, que creemos que podría tener aplicaciones útiles para el tratamiento clínico de la disfunción sexual», en palabras de la coinvestigadora Yuliya Kyrychko, así como para proporcionar al público en general una fórmula probada para mejorar su vida sexual», agregando a tal respecto que «con lo que hemos aprendido de este estudio, pretendemos modelar matemáticamente la respuesta sexual femenina, que es fisiológica y matemáticamente más compleja que la respuesta masculina».

Entre tanto, el equipo de científicos tiene previsto orientar y modelar matemáticamente la respuesta sexual femenina de cara al siguiente paso de la investigación, partiendo de la base de que es «fisiológica y matemáticamente más compleja que la respuesta masculina», tal y como admitieron los investigadores.

La investigación, en suma, presume de haber encontrado por primera vez una manera de usar modelos matemáticos para predecir si alguien alcanzará el clímax, y todo a través de una ecuación matemática, sobre todo quienes experimentan disfunción sexual alguna que otra vez, o presentan un ciclo de excitación mucho más simple.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí