#DíaMundialOsteoporosis: un tributo a una enfermedad silenciosa

0

2 millones de mujeres en España, 25.000 fracturas al año, y 1 de cada 4 personas posmenopáusicas la tienen. Sí, hoy hablamos de la silenciosa osteoporosis.

Con el objetivo de concienciar a la población sobre la existencia y prevalencia de la osteoporosis, hoy, 20 de octubre, se celebra a nivel internacional el #DíaMundialOsteoporosis, a fin de subrayar lo necesario de su prevención y diagnóstico, amén de dar visibilidad a los tratamientos existentes que la rodean.

¿Qué es la osteoporosis?

Se trata de la enfermedad esquelética más común del mundo, generada cuando los cambios metabólicos que se producen de forma natural a lo largo de la vida, alternando en el camino las fases de destrucción y las de formación de hueso, dejan de estar tan reguladas por las hormonas.

Con esta paralización, se produce una disminución de la densidad de masa ósea, de ahí la condición de dolencia esquelética de la osteoporosis.

Bajo su expansión en el organismo, los huesos se vuelven más porosos, y las cavidades o celdillas que normalmente existen en su interior disparan su número y tamaño. Como consecuencia, esos mismos huesos afectados por la osteoporosis se vuelven muy frágiles, sin casi resistencia a los golpes, de modo que se rompen con mayor facilidad.

¿Traducción? Que hablar de osteoporosis es hablar de una persona con huesos porosos, lleno de amplios y espaciosos huecos; una porosidad que le roba densidad a los huesos y convierte la estructura ósea en huesos débiles y quebradizos, más vulnerables de lo normal; fragilidad que se manifiesta en forma de un cuerpo con escasísima producción de masa ósea.

A la osteoporosis se la tiene por enfermedad silenciosa porque para muchos llega sin previo aviso y sin hacerse notar, de modo que no es de extrañar que las consecuencias de las fracturas causadas por la osteoporosis representen un problema grave para la salud de las personas mayores que la padezcan.

Y es que la osteoporosis suele estar muy asociada a la edad madura y a la vejez, porque, aunque existe una pérdida natural de masa ósea, que comienza tras alcanzar el pico de ésta, es decir, la cantidad máxima de masa ósea, la osteoporosis es un descontrol de esta disminución habitual que deja de ser natural y que comienza en torno a los 30 y 35 años, volviéndose aguda y preocupante con la pérdida de hueso generada por la postmenopausia.

¿Cuál es la franja de edad de afectación de la osteoporosis?

¿Significa que la osteoporosis es dolencia exclusiva de mayores y posmenopáusicas? No, desafortunadamente. Hay mujeres que la padecen antes de la menopausia, hombres que la sufren, adolescentes que la tienen y a veces ni los niños se libran de ella. La enfermedad, eso sí, prefiere el sexo femenino, ya que las mujeres tienen los huesos más delgados, en términos de estructura ósea, se entiende, presentándose más pequeños y menos densos frente a la consistencia ósea masculina.

Así, dos millones de mujeres en España padecen de osteoporosis; un porcentaje que al aplicarse en la población postmenopáusica da una prevalencia del del 25 por ciento, es decir, 1 de cada 4 mujeres con osteoporosis y que ya han dejado atrás la menopausia.

Según esta enciclopedia médica, la osteoporosis es causa y culpable de unas 25.000 fracturas anuales en España; en términos estadísticos, esto se traduce en 1 de cada 3 mujeres que a lo largo de su vida sufrirá una fractura osteoporótica, como mínimo, y 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años, aproximadamente.

Aunque el mal funcionamiento de distintas hormonas propician la aparición de la osteoporosis, junto a otros factores como la poca o nula actividad física, el alcoholismo, la mala dieta, la insuficiencia renal,  los hábitos tóxicos, la carencia de vitamina D, la influencia de enfermedades inflamatorias reumáticas o endocrinas o hepáticas… entre otras causas, lo cierto es que es una enfermedad que no se puede curar una vez llega.

Y si bien algo se sabe de las incidencias causadas por sus fracturas a nivel nacional, lo cierto es que todavía se desconoce el balance concreto del riesgo de padecimiento de la osteoporosis y el porcentaje exacto de personas mayores en España que están más expuestos a ella y, por ende, son más propensos de acabar padeciéndola.

¿Cuáles son sus síntomas?

Se trata de una enfermedad silenciosa, como ya hemos señalado, difícil de detectar porque la mayoría de los pacientes no se percatan de su presencia hasta que es tarde, cuando se dan un golpe y en vez de ganarse un ramalazo de dolor, por ejemplo, seguido de una magulladura o moretón, acaban con fracturas o, peor, se rompen algún hueso.

El constante dolor de espalda representa uno de los síntomas más frecuentes capaz de alertar a las personas mayores sobre la presencia de la osteoporosis, seguido de una postura encorvada y, por consiguiente, también de la pérdida de altura.

La cadera, la muñeca y la columna vertebral representan las zonas más vulnerables del cuerpo para quienes padecen de osteoporosis, ya que son las zonas más frágiles que más asiduamente se suelen fracturar o romper.

¿Se puede prevenir?

Prevenir la osteoporosis es muy difícil; a decir verdad, casi imposible. Mal que bien, el riesgo de acabar padeciendo la enfermedad se puede reducir, no obstante. ¿Cómo? Tomando como costumbre ciertos hábitos saludables, aquellos capaces de ayudar a fortalecer los huesos.

Es el caso del ejercicio físico, cuya realización regular, hecha con mucho cuidado, por supuesto, mantiene activo al cuerpo y al organismo. La dieta saludable, por su parte,  es otra buena aliada en esta lucha, especialmente aquella rica en vitamina D y calcio.

Y de la misma forma, y ya que es perjudicial para la salud, reducir a cero el consumo de tabaco y alcohol también es un aliciente a favor de minimizar el riesgo de aparición de la osteoporosis. El consumo de calcio, desde luego, cobra una importancia muy relevante y mayor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí