El que fuera exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, agitador del #15M y otras mamandurrias, ahora ejerce de periodista porque no pudo entrar en la facultad como profe para seguir adoctrinando. Su otra profesión es la del «micrófono en mano»; esa que le permite también llegar a las gentes —como decía Julio Iglesias— y decir cualquier cosa por poco afortunada que ésta sea.

Es por ello que en su Canal Red —rojo, por si no lo han pillado— ha recogido a todas las almas descarriadas; esas que el periodismo serio no contrataría ni harto de vino y ahora pretende contratar al hombre que ha atontado a la población con chismes durante dos décadas porque Vasile ha caído en desgracia. El mister que le ha dado a la carnaza y a los desvaríos del respetable sigue vendiendo sus cosas. Ni ciencia, ni documentales, ni nada que tenga que ver con la cultura: damos un repaso a la vida de La más grande en varias temporadas y si te he visto, no me acuerdo, que le den a las cosas del saber.

Pero no contento con la oferta, le pone condiciones el mister: «si consigues que Podemos y Sumar vayan juntos…me voy contigo, chavalote». El gurú del cotilleo se mueve por dinero, dice y aunque el exvice lo sabe, también sabe lo que él le reportará. Ahora lo que no sabe el ex de Irene es que tiene que hacer lo posible para unir a las mujeres de la villa y que la de las «cosas chulísimas» y su ex se lleven bien. Pues no pides nada…

Y así las cosas, este ser que sigue llorando porque se ha quedado sin su insultante caché televisivo, va a procurar lo propio para que suba el share de la tele del hombre que pudo gobernar, conocido por ser padre de los tres hijos de la igual-da. Y entre el mucho lirili y el poco lerele, antes de que le fichen otros que quieran vender carnaza, Pablete —oportuno él—, le llama para decirle que las Charos y los Manolos ya tienen un espacio en la teletonta para que la telebasura se perpetúe en ésta nuestra comunidad. Aprovecho para enviarle un abrazo a José Luis Gil (Juan Cuesta).

Ahora le toca hacer algún repor a los Desokupas y a la madre de sus churumbeles para que los líos de esas gentes que se acuestan unos con otros puedan propiciar una mejor audiencia. Como decía El Quijote, «cosas veredes, Sancho», y en ello estamos sin pestañear. El canal rojo servirá en una franja para hacer apología de su doctrina y el resto para que los anuncios financien el cotilleo y los líos de Bárbara Rey con el emérito y otras historias para no dormir.

De momento ha abierto la hucha, llamada crowdfunding por los progres para ver rellenan de perras la buchaca. No sé si con lo que les den suelto tendrán para alimentar a JorgeJa. Ja, ja, ja. ¡Mira qué risa!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí