Paralímpicos: Teresa Perales, sin diagnóstico clínico

0
© Paulino Oribe/CPE

La nadadora española anuncia que continúa sin saber qué le sucedió al finalizar los Juegos Paralímpicos de Tokio aclara que no sufrió estrés y ansiedad.

Cuando el pasado día cinco de septiembre se anunció el ingreso de Teresa Perales en una clínica de Tokio, a todos se nos encogió el corazón. La nadadora española con más medallas paralímpicas de la historia no iba a poder disfrutar de la ceremonia de Clausura de los Juegos, cuando ella había hecho méritos para disfrutarla tras llegar a la cita lesionada.

El pasado cinco de septiembre Teresa Perales fue ingresada en una clínica de Tokio a pocas horas de la finalización de los Juegos Paralímpicos

Ahora, cuando se cumple prácticamente un mes de aquel episodio, la propia deportista ha sido la que se ha pronunciado al respecto: «un no tengo un diagnóstico clínico, pero todas las pruebas están saliendo bien, aunque faltan muchos resultados».

Perales posa con todas las medallas logradas en los Juegos Paralímpicos © Twitter.
Perales posa con todas las medallas logradas en los Juegos Paralímpicos © Twitter.

Perales, que no pudo regresar a España con el resto de la expedición, desmintió todas las informaciones que habían asegurado que su ingreso se debía a un cuadro de estrés y ansiedad.

«Nunca me han diagnosticado un cuadro de ansiedad y si así lo fuera, por supuesto que no tendría ningún problema en decirlo»

«En primer lugar, nunca me han diagnosticado un cuadro de ansiedad y si así lo fuera, por supuesto que no tendría ningún problema en decirlo. Siento mucho que mientras estaban descartándome enfermedades como un tumor, un derrame cerebral o meningitis, sin que mi familia y yo lo supiéramos, y por supuesto sin nuestra autorización, alguien dijera erróneamente a los medios que tenía un cuadro de ansiedad y estrés», explicó en un vídeo publicado en su perfil personal de una red social.

Convulsiones, crisis espásticas y una fuerte hiperactividad muscular

La aragonesa reveló que ha tenido «convulsiones, crisis espásticas y un fuerte hiperactividad muscular». «Durante muchos días fui incapaz de controlar mi propio cuerpo. Por suerte, estos síntomas están muy controlados y con la medicación puedo hacer una vida normal, la que me permiten mis fuerzas tras tantos días en cama», reveló.

A caballo entre España y Tokio

«Hace ya algunos días que estoy en su casa gracias al cuidado de muchas personas en Tokio y España. Quiero agradecer a todos el cariño que he recibido estos ‘veintipico’ días que he estado hospitalizada entre Tokio y Madrid. No he podido contestaros antes porque quería tener suficiente fuerza física para hacer este vídeo y contaros en primera persona lo que me está pasando», relató.

Agradecimientos al Comité Paralímpico Español y a su servicio médico

La que fuese galardonada con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes tuvo palabras de elogio hacia el Servicio Médico del Comité Paralímpico Español (CPE):

«No tengo suficientes palabras de agradecimiento para la doctora Espejo y el doctor Fernández por todo el cariño, apoyo y paciencia durante todo el proceso en Tokio donde descartaron enfermedades graves», subrayó.

A la espera de diagnóstico, pero descartando una enfermedad grave

«Lo importante para mí estando tan lejos era teneros como mi preciada familia, que por las restricciones no podía estar y que sufrió esto a miles de kilómetros de distancia. Gracias también a la Embajada de España en Japón y al CPE por facilitar mi regreso en un avión medicalizado, al equipo de la UCI y Neurología del Hospital Sanitas La Moraleja por su cariño y a los medios de comunicación por su respeto y cariño absoluto a pesar de tantos días de silencio».

«Ha sido muy duro, pero sin todos vosotros detrás habría sido mucho peor y jamás os lo podré agradecer lo suficiente. Quiero volver a mi vida normal, pero debo darme tiempo e ir con calma. Esto son piedras en el camino que espero que pronto queden atrás», zanjó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí