Situada al norte de nuestro país vecino, Francia, la ciudad de París ofrece al viajero numerosos lugares para visitar y rincones con encanto para perderse. La eterna ciudad del amor, es uno de los destinos ideales por la mayoría de las personas que disfrutan con un viaje de ensueño.

El destino nos debería premiar con un viaje, al menos una vez en nuestra vida, a esta bella ‘Ciudad de la Luz’. ¿Por qué este nombre? París fue la primera ciudad de Europa en iluminar sus calles con luz eléctrica. Por otro lado, hay una tradición que cuenta como el Rey Luis XVI ordenó iluminar toda la ciudad con linternas, algo novedoso para la época, y así surgió la ‘Ciudad de la Luz’.

¿Por qué visitar París?

 Además de ser uno de los lugares más sorprendentes del mundo, tienen infinitos motivos para elegirla: un viaje romántico para conocer, por ejemplo, el ‘Mur de «Je t’aime’, el Mural del Amor, para saber decir ‘te quiero’ en 300 lenguas, en el barrio de Montmartre; saborear su rica y especial gastronomía, como su plato popular ‘Ratatouille’, sus croissant, o los escargots; una escapada con amigos;  disfrutar con la familia en Disney Land Paris o tener una estupenda excusa para enriquecernos con su patrimonio cultural y descubrir las culturas del mundo.

París acoge una gran cantidad de museos y monumentos: El Louvre, el Centre Pompidou, el Quai Branly, el Musée d’Orsay, entre otros.  El acceso es libre todos los días del año para las colecciones permanentes del Musée de la Vie romantique o también del Musée d’Art Moderne de la Ville de Paris. Es igual para los once museos de la Ville de Paris.

Otros museos son accesibles gratuitamente el primer domingo de cada mes, como el Musée d’Art moderne, el Centre Pompidou y el Musée d’Orsay. París es una ciudad para perderse por sus calles, deambular, descubrir, disfrutar y sorprenderse.

Arco del Triunfo, uno de los monumentos más emblemáticos de París.@GettyImages

Si hablamos de monumentos, no pueden dejar de visitar en esta ciudad, el Palacio de la Ópera, deslumbrante; el Centre Pompidou, que alberga el museée national d’Art moderne; Sainte-Chapelle, joya gótica con sus 1113 vidrieras; Arc de Triomphe; los Castillos de la región Ile de France; el Palacio de Versalles y sus jardines, entre otros muchos que lucen, majestuosos, en las calles y alrededores parisinos.

Capítulo aparte, debemos nombrar la Catedral de Notre-Dame. Tras un grave incendio el 15 de abril de 2019, la catedral, su tesoro y sus torres están cerrados hasta nuevo aviso, hasta que terminen sus labores de reconstrucción. La apertura está programada, según la web oficial de Turismo de París, para 2024.

Los distintivos nacionales ‘Tourisme & handicap’ (Turismo y discapacidad) y ‘Destination pour tous’ (Destino para todos) ayudan a las personas con discapacidad a conocer los lugares, hoteles, apartamentos y lugares de ocio que ofrecen accesibilidad adaptada en Francia. La información sobre la accesibilidad de cada uno de estos lugares, juzgados adaptados, se puede encontrar en un listado descriptivo en el sitio web PARIS INFO.com, haciendo clic en la pestaña ‘ Visitar París con una discapacidad ‘.

Descubrir la Torre Eiffel

Nos detenemos en su monumento más visitado y el símbolo de la ciudad, de la modernidad y tecnología de finales del siglo XIX. París está unida a su Torre Eiffel. Si están en París, es casi visita obligada. Una curiosidad, la torre cambia de color cada cinco años, 50 toneladas de pintura para evitar la corrosión.

La Torre Eiffel vista desde sus alrededores.©-42-North-via-Unsplash

Decíamos, París, Ciudad de a Luz. La Torre Eiffel se suma a este hecho. Cada día al caer la noche, empieza la magia. Se viste hermosa con su alumbrado sorprendente, dorado, con su centelleo al principio de cada hora. Además, acompaña este espectáculo de luz, un faro en la parte superior de la Torre, que también comienza a funcionar después del anochecer. Todo, para dar seguridad al quien decide conocerla, visitarla o disfrutar de su compañía.

Hay que tener en cuenta que desde el 21 de Julio de 2021, todos los visitantes de 18 años y más, tienen que presentar un Certificado COVID de la EU válido, o un pasaporte sanitario para los visitantes no europeos.

Las emociones se hacen dueñas de cada uno, en cada piso de este monumento. Desde al atrio hasta la cima. Sin duda, una visita extraordinaria. Sensación de vacío con el suelo de cristal. Escalar sus plantas en el ascensor. Verse rodeado de toneladas de hierro que se alzan sobre nuestros ojos. Y la cumbre, y sus vistas.

La Torre Eiffel dispone de una serie de instalaciones para recibir a los visitantes discapacitados. Eso sí, las personas de movilidad reducida no podrán ascender hasta la cima ni utilizar el acceso por las escaleras.

Los visitantes en situación de discapacidad pueden presentarse al personal de recepción de la Torre Eiffel, para acelerar el proceso de compra: para guiarlos al punto de información, situado en el Pilar Oeste (pago por tarjeta bancaria) o a las cajas (pago en efectivo o por tarjeta bancaria). El Punto de información, así como las demás cajas están equipadas con bucles magnéticos para personas sordas.

En la primera planta, los tres pabellones donde se encuentran la tienda, el bufé y el Salón Gustave Eiffel, así como el pasillo son accesibles a las personas de movilidad reducida y a los invidentes. Para estos últimos, existen unos paneles redactados en braille y otros se han ilustrado en relieve.

En fin, una pequeña muestra de lo que ofrece la capital de Francia. París tiene muchos motivos para visitarla.  Es una de las ciudades más importantes e influyentes del mundo. Desde el punto de vista turístico, París es una de las ciudades más visitadas de Europa. ¿Tienen ya un motivo para visitar la ‘Ciudad de la Luz’? Seguro que sí, porque “«siempre nos quedará París».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí