¡Pierda 500 calorías en 45 minutos con esta rutina de cardio!

0

Adelgazar en casa y sin ayuda de gimnasios es posible. Solo hace falta unos hábitos alimenticios saludables y rutina de cardio que abajo le presentamos.

Se acabó eso de darle largas a si ejercitar o no el cuerpo y a dejarlo todo para un después que nunca llega. Con esta rutina de cardio que le ofrecemos en bandeja de consejo podrá mejorar su salud, de hecho, ejercitarse debidamente, y alcanzar una bajada de peso en un plazo razonable. Y todo sin necesidad de moverse de casa o de perder un tiempo valiosísimo en el desplazamiento.

45 minutos de sudor y fortaleza

Hablar de rutina de cardio es aludir a una serie de ejercicios que ponen al metabolismo en acción, ayudándole con el esfuerzo a activar al cuerpo; y propiciando con ello la quema de calorías, que a su vez conducen a una pérdida de peso saludable.

La presente rutina de cardio engloba cinco minutos y 45 minutos de ejercitación física, sin que en ningún momento se pare de mover el cuerpo. ¿Cuál es el objetivo? Conseguir quemar 500 calorías al terminar los ejercicios que, por cierto, son bastante enérgicos y variados.

La mecánica de esta rutina de cardio empieza con saltos con sentadilla, un ejercicio que, por descontado, elevará su ritmo cardíaco, propiciando el poder quemar la grasa, aparte de fortalecer y ejercitar piernas y glúteos.

Para realizar bien este ejercicio hay que empezar de pie, manteniendo los pies separados y en línea con los hombros, con la espalda muy recta y los brazos estirados al frente, muy apretados uno con otro.

Después hay que agacharse manteniendo esa misma postura y haciendo una sentadilla, con las rodillas en un ángulo de 90 grados y, situados así, pegar un gran salto hacia arriba, extendiendo brazos y piernas. Lo aconsejable es repetirlo unas cuantas veces, y así ganar más efecto aún.

El segundo ejercicio de esta rutina de cardio es la elevación de rodillas; un movimiento explosivo que causa que el ritmo cardíaco se dispare, acelerando el metabolismo, por un lado, y facilitando que los músculos del abdomen, la cadera y los oblicuos se fortalezcan, por otra parte. ¿cómo se realiza?

Separando las piernas y manteniendo los pies a la altura de los hombros; después hay que flexionar una de las rodillas, la izquierda o derecha, no importa, pero manteniendo recta la cadera.

Lo siguiente es elevar la rodilla hasta el pecho, con la otra pierna bien plantada en el suelo y los brazos flexionados, de modo que se mantengan uno adelante y otro atrás, creando entre ambos un péndulo, muy similar al que se hace inconscientemente al caminar.

Es un ángulo que realmente ayuda a mantener el equilibrio. ¿El siguiente paso? Repetir el mismo ejercicio, pero esta vez con la pierna contraria, realizando de nuevo la mecánica, pero intercambiando el orden de las piernas.

El Kick Boxing es el tercer ejercicio de esta rutina de cardio. ¿En qué consiste? Es enérgico y muy completo. Se trata de lanzar golpes, cubrirse y desplazarse al mismo tiempo; una práctica que, por descontado, exige del movimiento continuo de todos los músculos.

Para ello hay que colocarse en posición de combate, con los pies algo separados, uno detrás del otro, mientras las manos protegen pecho y cara. Una vez listos, toca saltar sobre un pie y luego sobre el otro, aunque a un ritmo muy rápido, lanzando además golpes con fuerza hacia adelante, con cuidado eso sí de que la espalda siga la trayectoria apuntada, a fin de evitar que se lesione. Se recomienda realizar este ejercicio a lo largo de tres minutos, descansando otros tres antes de retomarlo de nuevo.

Las zancadas son ejercicios de alto impacto, representan otra práctica muy importante de esta rutina de cardio; dado que trabajan bíceps, gemelos, femorales, abdominales, glúteo mayor y hasta los músculos erectores de la columna de la espalda.

Ahora bien; para llevar a cabo este ejercicio hay que mantenerse en pie, con las piernas un poco distanciadas la una de la otra, las manos colocadas en la cintura. Posicionados así, hay que respirar, dar un paso adelante (ni muy corto ni muy largo) con una sola pierna, el torso completamente recto y el pie bien firme en el suelo.

¿Qué hay de la otra pierna? Debe descender lentamente hasta casi rozar el suelo, evitando que el pie acabe de puntillas; respirar profundo al conseguirlo y, para terminar, hay que volver a la posición inicial, empezando de nuevo el ejercicio, pero esta vez con la otra pierna, repitiendo la mecánica varias veces.

Y sí, aunque al principio cuesta un poco, es normal, e igualmente se puede lograr; la cuestión más importante está en no agachar la espalda, manteniéndola firme, y desplazar toda la fuerza del ejercicio al abdomen.

El último ejercicio incluido en esta rutina de cardio es el llamado ‘planchas’, que se afianza más en la resistencia. ¿Cuáles son sus ventajas? Que obligan a la musculatura a trabajar bastante, desde el recto abdominal y el Traverso, hasta el hombro y, en cierta forma, también los tríceps.

Para realizarlo uno se debe hacer con una colchoneta; puestos bocabajo, hay que apoyar el cuerpo en los antebrazos, que a su vez deben estar flexionados. Y, sin romper esta disposición corporal, hay que estirar los pies, con la columna vertebral bien extendida, hasta lograr que el cuerpo quede erguido por completo.

Aquí los muslos deben quedar un poco por encima, por supuesto, con los talones bien estirados, eso sí. Y hay que conseguir mantener esta misma posición durante unos segundos, como mínimo, dejándose caer después sobre la colchoneta, y repitiendo la mecánica otras cuantas veces más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí