¿Sabe qué es el pinzamiento lumbar? Conozca abajo cuáles son sus causas y síntomas, y los tratamientos caseros y efectivos que existen para este tipo de dolor.

La Navidad es muy bonita… pero también puede resultar de lo más estresante, y hasta suele exigir un precio muy doloroso. Cargar cuesta arriba con el árbol y las figuritas de los belenes, por ejemplo, o sudar con las cajas de la vajilla especial para desempolvar, mismamente, e incluso agacharse y levantarse y volverse a inclinar para colocar los adornos, implican un trajín de esfuerzo físico y carga muscular que le pasa factura al cuerpo, aun siendo en forma de contracturas o puntos gatillo o un pinzamiento lumbar. Todo un padecimiento que, por cierto, se engloba dentro de los males de la lumbalgia.

¿Qué es el pinzamiento lumbar?

Tener molestias en la zona lumbar de la espalda es un padecimiento que a nadie agrada, especialmente si se presenta en dosis fuertes y dolorosas. Y es así, de hecho, como se puede resumir a grandes rasgos el dolor lacerante del pinzamiento lumbar, caracterizado ante todo por generar una incapacidad de movilidad en quien la sufre, por un lado, además de regalarle una batería de síntomas muy molestos al paciente, por otra parte.

Llamado también dolor lumbar, se trata de una patología muy frecuente en las consultas médicas, o así lo indican desde SEMERGEN, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, en su artículo El dolor lumbar’.

«Se define lumbalgia como la sensación dolorosa circunscrita a la columna lumbar que impide su movilidad normal. Se denomina lumbalgia aguda si dura menos de tres meses, y crónica a partir de este límite temporal, cuando se acompaña de intolerancia al esfuerzo, con o sin afección de las extremidades inferiores».

La incidencia del pinzamiento lumbar entre la población es tan alta, actualmente, que los expertos de SEMERGEN aseguran que entre el 60 y el 80 por ciento de las personas llega a padecer algún episodio de este mal en algún momento de su vida, debido a que afecta a todos los sexos por igual, básicamente, pero también a que existen factores que predisponen a sufrirla.

Aparte de ser un proceso osteomuscular, el pinzamiento lumbar es la dolencia que más absentismo laboral provoca en España; aunque lo cierto es que puede decirse lo mismo de muchos otros países. Lo que está claro, según la entidad antes citada, es que el pinzamiento lumbar y el dolor lumbar aqueja al 15 y 20 por ciento de la población, aproximadamente, si bien tiende a dispararse hasta el 50 por ciento entre los colectivos con actividad laboral.

En este sentido, el consenso especializado indica que el pinzamiento lumbar suele ser más frecuente entre los adultos de 20 a 40 años, y más común entre las mujeres de dicha franja de edad; y llegando a presentarse en algunas de estas personas como episodios de ciática, especialmente entre quienes cuentan con entre 35 y 50 años.

¿Cuáles son las causas más frecuentes y los síntomas más habituales del dolor o pinzamiento lumbar?

Cabe admitir, en este punto, que son muchas las manifestaciones que pueden ayudar a rastrear esta molestia dorsal. Desde un pinzamiento en la zona (y de ahí el nombre, por cierto), hasta una contractura muscular paravertebral y un dolor en la región lumbar, que en la mayoría de las veces deriva a un dolor también en una o ambas extremidades inferiores. Amén, cómo no, de sentir una afección al realizar buena parte de los movimientos vertebrales.

Y aunque lo más recomendable es acudir a un profesional sanitario para que dictamine la causa del pinzamiento lumbar de cada persona, los expertos de SEMERGEN aseguran que tanto las alteraciones degenerativas y la sobrecarga funcional, como las malformaciones adquiridas y/o congénitas representan buena parte de las causas del dolor lumbar; y afirmando asimismo que también existen causas funcionales y psicógenas, metabólicas e inflamatorias, infecciosas y por neoplasias.

¿Qué implica esto, exactamente?

Que en la lista de responsables de la aparición del pinzamiento lumbar y del resto de males de esta zona se encuentra la espondilolistesis y la estenosis vertebral, la espondilosis y la espina bífida, la insuficiencia vertebral o de origen coxofemoral y las dismetrías pélvicas, la espondiloartritis o artritis reumatoide.

Una serie de dolencias a las que también se suma la enfermedad ósea de Paget y la osteoporosis, así como los tumores vertebrales primarios o secundarios.

Ahora bien, ¿existe tratamiento para el pinzamiento lumbar?

Sí, afortunadamente, aunque lo más habitual es que el dolor se disipe al cabo de una semana. El problema lo tiene ese 10 por ciento de pacientes cuya Lumbalgia no se resuelve y, aún peor, persiste incluso después de seis meses. Un colectivo al que los expertos suelen recomendar un tratamiento especializado, que abarca el tomar paracetamol e ibuprofeno y otros fármacos orales que alivien el dolor. Una terapia que asimismo implica estar en cama lo menos posible, puesto que el reposo, la inactividad y el sedentarismo no ayudan realmente; e igualmente realizar actividades, aunque cuidándose mucho uno de no hacerse daño.

  • «La mayoría de los pacientes pueden practicar en los primeros 15 días ejercicios aeróbicos que produzcan el mínimo de sobrecarga lumbar, como caminar, ir en bicicleta o nadar», tal y como recomiendan desde SEMERGEN. «Después estarían indicados ejercicios para fortalecer los músculos extensores de la columna lumbar (su práctica precoz podría exacerbar los síntomas de lumbalgia)».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí